Buscar este blog

jueves, 2 de diciembre de 2010

Dia D de D de Driver

Aqui estoy... Calentando motores...


Nunca pensé abrir un blog.
De hecho éste lo ha arrancado un amigo, y me lo ofrece como un regalo.

Así que iré al grano: Creo en la literatura libre y gratuita.
¿Y esto qué es?
Pues que me gusta contar historias, regalar cuentos y escuchar los de los demás.
El motivo es que me divierto, aprendo y hago amigos; tres razones contundentes.

Una historia puede ser una anécdota vivida, un relato inventado, una vivencia transmitida o la respuesta a una pregunta complicada.

Si eres de los que tienen preguntas que requieren respuestas diferentes.
Si te han dado respuestas que no te han servido.
O simplemente quiere compartir palabras, tal vez podamos correr un buen rato juntos.

Y eso ya es más que mucho.











? ? ?

22 comentarios:

  1. hola hermano! que ilusión...como te dije es cuestión de probarlo... y luego dejate llevar...

    ResponderEliminar
  2. ... pues aquí estamos, esperando a que tus ventanas se queden llenitas de palabras. Si tú no lo llenas, pues se lo decimos a las peques, que les hará mucha ilusión ir colgando cosas... jajajajaja.

    ResponderEliminar
  3. Hola, camarada. Hoy estoy de Inquilina. Tranquilo. Respira hondo. El grupo de blogueros a los que le falta un tornillo (ya puedes imaginar quién lo lidera) queríamos sacar la nariz en un lugar que fuera TUYO. Aunque sea por poco tiempo... que ya sabemos que le tienes alergia a ser bloguero propietario.

    Saludos compañero, camarada.

    PS. No vale enfadarse, ¿eh?

    ResponderEliminar
  4. ¡Menuda sorpresa!
    Unos colores horteras, un camión y detrás unos piratas de medio pelo.
    Esto empieza a oler a gasoil.
    Sólo se me ocurre una cosa.

    Decir amig@
    es decir juegos,
    escuela, calle y niñez.
    Gorriones presos
    de un mismo viento
    tras un olor de mujer.

    Decir amig@
    es decir vino,
    guitarra, trago y canción
    furcias y broncas.
    Y en Los Tres Pinos
    una novia pa' los dos.

    Decir amig@
    me trae del barrio
    luz de domingo
    y deja en los labios
    gusto a mistela
    y a natillas con canela.

    Decir amig@
    es decir aula,
    laboratorio y bedel.
    Billar y cine.
    Siesta en Las Ramblas
    y alemanas al clavel.

    Decir amig@
    es decir tienda,
    botas, charnaque y fusil.
    Y los domingos,
    a pelear hembras
    entre Salou y Cambrils.

    Decir amig@
    no se hace extraño
    cuando se tiene
    sed de veinte años
    y pocas "pelas".
    Y el alma sin mediasuelas.

    Decir amig@
    es decir lejos
    y antes fue decir adiós.
    Y ayer y siempre
    lo tuyo nuestro
    y lo mío de los dos.

    Decir amig@
    se me figura que
    decir amig@
    es decir ternura.
    Dios y mi canto
    saben a quienes nombro tanto.

    ResponderEliminar
  5. Hace ya tiempo que Driver me explicó la superioridad moral del camionero.

    La lluvia estropeó los planes de coger castañas en una casa de pueblo que nos habína dejado en la sierra de Aracena, y mientras el resto del grupo jugaba a las cartas, acabamos media botella de cognac a medias, delante de la chimenea.

    "El camionero tiene lo que todos los demás han perdido. Tiene tiempo. Ves amanecer y tienes por delante una autopista. Doce horas , a veces más, te separan de tu destino. Todo ese tiempo es para tí."

    Driver te mira de frente. Necesita captar tus ojos y, si te distraes detiene su discurso.

    Siempre me gustó mirar el movimiento imprecedible de una lumbre, pero él no te deja.

    "Y desde tu cabina puedes ver llover, por ejemplo. ¿ Cuánto tiempo hace que tu no puedes quedar mirando cómo cae la lluvia? Y vemos llegar el día y marcharse. Delante de tus ojos pasa el mundo, los campos, los cielos distintos.

    El camión apenas te pide una leve atención que ya tienes automatizada. El resto de tu mente es para tí. Puedes hacer lo que quieras."

    Le hablo del riesgo de aburrimiento, del cansancio, de las prisas por llegar. No sé si me escucha.Sigue contándome lo que pasa en la cabina de un camión de transporte internacional.

    "Y con la mujer, ni te imaginas. Cuando te enamoras, puedes pasar horas imaginando qué le dirás, cómo le acariciarás...Tienes horas y horas para desearla, para pensar, sin prisa, en su forma de andar, de mover el pelo, de sonreir. A veces piensas horas y horas en la mujer. No es una u otra. En la mujer. Hay mucha gente que se muere sin haberse dado cuenta de lo que significa una mujer. Una mujer hermosa. No sé si me entiendes. Lo que supone. La dimensión del fonómeno. La capacidad de modificarlo todo. La fuerza descomunal de una mujer."

    Por primera vez dejó de mirarme y su mirada se perdió en el fuego de la chimenea.

    "Las chicas del calendario Pirelli, por ejemplo. Es que los italianos son otra cosa. Eso es otro tema. Mucha gente se muere sin saber lo que significa Italia y sobre todo los italianos. La belleza y cómo se relacionan con la belleza los italianos. He llorado mirando alguna de las chicas del calendario Pirelli. No me digas por qué. Tu no tienes tiempo para entenderlo. Si se lo cuentas a otro camionero lo entenderá. Era una imagen demoledora. Se sujetaba el pelo con una mano y levantaba la cabeza en un gesto de orgullo, o de...no sé cómo explicarte. Llegó el mes de julio y al pasar la página de mi calendario Pirelli apareció ella. Estuve desde Cáceres a Bruselas contemplando aquella mujer.

    El viaje se me hizo muy corto., Y en un momento, no se cuándo exactamente, recuerdo que se me saltaron las lágrimas"

    Nota: el autor de este texto es Jose María Calero, un amigo que toca la guitarra a la sombra de la Giralda.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, bueno, bueno....

    Se busca hombre en situación de merecer con camión. Indispensable foto. Del camión.

    Ganas por goleada!!!

    Te sigo de cerca

    ResponderEliminar
  7. Bien.
    Dado que alguien ha colgado un blog con mi nombre, y dado que no tengo ni puñetera idea de cómo se hace una entrada, he decidido contarme una historia a mí mismo.
    Más que nada porque llevo un rato aporreando botones con mi ratón, sin ningún resultado tangible.
    Así que contaré una historia que me pasó el otro día.
    Me encontré con una reina.

    LA REINA DEL MERCADONA.

    Una vez al mes me tengo que escapar.
    Aviso a mi jefa y me voy.
    ...
    Es mi noche libre.
    Deambulo conduciendo, y cuando algo me llama la atención, aparco y miro.
    ...
    La sensación de vagar me gusta.
    Es simple. Conducir despacio en la noche de la gran ciudad, un poco de música y los reflejos del agua recién regada en una ciudad enorme.
    Los barrenderos arrojan enormes chorros por encima de las calzadas.
    Apuntando hacia las estrellas.
    ...
    El cartel estaba escrito en letras de neón.
    Un bareto cualquiera.
    Entré y me acomodé en la barra.
    Pedí una tónica con mucho limón.
    Tres rodajas gordas.
    ...
    En la noche de la gran ciudad, te sientas en la barra de un bareto, como un naúfrago enmedio del Océano.
    Te miras dentro y ves un corazón fisurado en varios trozos.
    Es lo habitual.
    Otros marinos cansados se refrescan el gaznate, siguen la música con el pie, o sueñan que mañana será un buen día.
    De todo hay.
    ...
    Salieron al pequeño escenario.
    Eran tres.
    Una chica y dos señores.
    Uno tocaba el piano y el otro percutía una batería de segunda mano.
    La chica iba vestida de negro, y llevaba una pequeña pandereta en la mano.
    ...
    El trío empezó a tocar música negra, tañida por blancos.
    ...
    Jazz en la noche.
    En directo.
    ...
    Los naúfragos pedían copas, entre gestos sutiles. Regidos por la ley del mínimo esfuerzo.
    El Jazz, los músicos, la noche y las estrellas les importaban una higa.
    Buscaban afanosos una vena que morder. Vampiros en vida.
    ...
    La cara de la chica me sonaba.
    Era la cajera del Mercadona.
    "¿Efectivo o tarjeta?"
    "Tarjeta"
    "¿Me permite su deeneí?"•
    "Tome".
    "Gracias".
    ...
    Nadie la escuchaba.
    Al público del bareto de segunda, en un barrio de tercera, junto a una Avenida de cuarta, le importaba un pito su música.

    Una pringada más cantando.
    Será cajera en un supermercado, o administrativa, o limpiadora.
    Lo que es seguro es que es pobre.
    Sólo hay que mirarla.
    ...

    ResponderEliminar
  8. Sus ojos se tornaron rabiosos. Tensos.

    De acuerdo. Soy una pringada, pobre y estoy cantando en un bareto cutre.
    Pero es lo que hay.

    Pedí la cuenta.
    Mientras esperaba el cambio me sequé el sudor.
    Aquel garito era cutre de verdad.
    Mucho calor.
    Y no tenía gana de ver cómo la chica se desgañitaba delante de los restos de un naufragio.

    "¿Treinta pavos por una tónica?, ¿tengo cara de tonto?"

    "Va incluida la actuación"

    "Pues entonces quiero actuación"

    La chica acabó su canción, coincidiendo con el erupto asqueroso de un administrativo experto en bajas laborales.

    Así que treinta pavos.
    Pues vale.
    ...
    Empecé a aplaudir.
    Solo.
    Más solo que la una.
    Más triste que un torero tras el telón de acero.
    Con cara de treinta pavos robados en un bareto de tercera.
    Plas, plas.
    Se me calentaban las manos.
    Plas, plas, plas, plas.
    Ritmo.
    ...
    La chica me miró y me sonrió.
    Como sonríe un condenado a otro.
    ...
    Y entonces lo hizo.
    Se volvió hacia los dos músicos, y llevándose un el dedo índice en posición vertical a los labios, les hizo un gesto de silencio.
    ...
    La chica de negro agarró el micro, se echó el pelo hacia atrás, dio un paso hacia delante y se ubicó debajo del único foco que la sala cutre se permitía tener.

    Empezó a cantar a capela.
    Con un par.
    Al principio una especie de nana africana, que poco a poco se convirtió en una dulce melodía acompasada.
    Rompía el ritmo con contrapuntos vocales.
    Y cantó como los ángeles.
    La cajera cantó como los ángeles.
    ...
    Cuando acabó todo el público aplaudió.
    Con ganas.
    Yo me quedé con la boca abiertayel firme convencimiento que mi siguiente gesto sería subirme al escenario y abrazarla.

    Se me adelantó su novio. Un ser vivo de dos por dos metros, que me aclaró las ideas con su potente presencia.
    Alguien tenía que abrazarla.
    Estaba escrito.
    ...
    Salí a la calle.
    El frío de Madrid me partía la cara en dos.
    Conduje un rato.
    Atravesé un chorro de agaua que un barrendero se esforzaba en mantener sobre Prícipe de Vergara.

    Chasf, chasf. Agua fría.
    ...
    Me alejé.
    Pensando que había oído cantar a la reina.
    La Reina del Mercadona.
    ...
    Una chica vestida de negro.

    ResponderEliminar
  9. Ya "toca" escribir la entrada.

    La espero/amos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Enhorabuena Driver!! Menudo Trailer te has agenciado! Y además veo por una esquinita las alas de un avión surcando el cielo..El Día Dos de Diciembre es el Día D de Driver. Disfruten del Despegue (o Desembarco) y del Diseño de su Destino.

    ResponderEliminar
  11. Un saludo, Driver, y gracias por tu invitación. Ánimo!!!

    ResponderEliminar
  12. ..."Preve" quisas a Driveg también le va un cadillac solitario


    Muchó gustoó de vegrleé monsieur Driveg...adelante con su singladugáa.

    ResponderEliminar
  13. ¡Suerte con su blog, Driver!

    Pasaré por aquí a leer sus cuentos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Hala, menudo camionasso.
    Una alegría Driver; cuentista con casa propia.
    Qué menos, oye.
    Irá suelto y suave, seguro.

    Besos de inauguración.

    ResponderEliminar
  15. Será imposible seguirte el ritmo pero es un placer que por fin exista un rincón donde siempre se te pueda encontrar, cuenta cuentos :))) Un abrazo y suerte.

    ResponderEliminar
  16. ¡Bien! Aquí estaré, sin falta, para leer cn avidez.

    ResponderEliminar
  17. ...esto es un cuento chino.
    Donde está Driver? De puente? De chiquitas?
    eh?

    ResponderEliminar
  18. La Garrrta d'Alvares7 de diciembre de 2010, 19:22

    Ahhhh, pues yo me espero a Mc.- D, seductor caballero, único e inigualable, irrepetible, incombustible, inmarcesible, incognoscible, apetecible ..... ble, ble, ble, ble ........

    Je, je, je .... ¿qué será, será?

    ResponderEliminar
  19. Bueno bueno bueno, ya era hora ¿no?. Así tendremos todos tus cuentos al día y reunidos.
    Suerte!!!!!!!!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Para D de Driver :
    Para mí constituye un placer supremo viajar solo y en coche. Pongo la radio. Escucho música . Contemplo el paisaje. Pienso en libros. Recuerdo amigos. Abro las ventanas. Huelo los olores de las cuatro estaciones. Me río alegre por la viveza de mis sentidos. Me alegro del hecho de estar vivo. Siento mi existencia. Siento el mundo alrededor. Disfruto de mi soledad. Pocas cosas hay en la vida tan libres. Pura aventura.

    Jesús

    ResponderEliminar