Buscar este blog

lunes, 27 de diciembre de 2010

EL PADRINO 11 Hijos, mujeres y futuros.

Al fondo del valle , donde parece que no hay nada, se dibujan unas casitas oscuras de las que solo se puede ver el humo de las chimeneas y el campanario de una iglesia.


En “El Palo, Disco-Bar” suena una balada de los Guns an Roses, que a Pedro le gusta poner al final del día cuando mira al local calculando lo que queda de hacer y el tiempo que puede tardar en poder cerrar y dar el día por concluido.
Siempre se quedan al final los mismos. El Eladio, capaz de asimilar veinte cubatas sin inmutarse, encargado de mantenimiento de los vehículos oficiales del ayuntamiento sin haber visto de cerca en su vida una llave de bujías; el Sebas, que a partir del segundo cubata no dice nada y solo mira y asiente con una extraña luz en la mirada y una sonrisa bobalicona que le dejó el abuso de hachis de hace ya unos cuantos años, cuando le tuvieron que ingresar de un ataque de risa. Y Gines, si es que no va de putas esa noche, dueño de la mejor ferretería de la comarca y tío segundo de Eladio.

“Siempre los mismos y a veces pienso que siempre diciendo las mismas cosas”.

Se acaban demasiado pronto los meses de verano, cuando todas las noches son una fiesta. Cada noche unos ojos pueden sorprenderte y cada día descubres bailando en la pista a alguna chica del pueblo que hace apenas unos años era una niña que peinaba muñecas en los bancos de la plaza. Pero joder , que rápido pasa el verano y que puto es el bar cuando se hace de noche pronto y la gente se va del pueblo porque “la gente que mas me flipa se va a la capital”.

Llevo tres años con el chiriguito y la pasta empieza a no compensar el paso lento y macabro de los días en el invierno en este pueblo perdido del mundo.

Siempre al final los mismos y la caja tiritando. Hoy ni lo cuento, que le den por culo, mañana lo veo, total para lo que hay que contar.

El cabrón de la cámara frigorífica tampoco ha venido hoy y por lo que veo tengo que tapizar los sillones porque este verano parece que se han sentado aquí caballos.







- Tu sobrino se fue hace un rato y yo estaba cerrando ya...pero si quieres un pelotazo...

- Coño, y qué ha pasado hoy que esta esto muerto.

- Joder Gines , que la semana que viene empieza octubre .

- No me lo cargues mucho y nos vamos rápido.

- ¿ Larios ?

- Vale, vale...





Gines sacó del bolsillo de la chaqueta un paquete de Winston, después de forcejear un poco con el forro que siempre se le enganchaba y le alargó un pitillo a Pedro.



Pedro tenía veintitres años, pero llevaba ya seis detrás de la barra del Mecano. Un disco-bar que eligió como medio de vida , después de un largo debate con su madre que le obligó a hacer con ella un viaje al Pirineo Aragones , el verano que le planteó su decisión de dejar de estudiar. Su madre en el pueblo ejercía de concejala de cultura y cumplía las apariencias.



- La gente no la conoce . Cuando salía del pueblo era otra cosa. Ella dice que la generación del 68 o 69 o no se que coño, pero para que te hagas una idea, mi madre me pilló una china en un pantalón en aquel viaje a los Pirineos y , nos la terminamos fumando juntos. Ella conmigo se lo ha currao. Y una cosa es hablar y decir las cosas y otra cosa es ser legal.



Pedro tenía siete años cuando su madre le empezó a explicar porque su padre no estaba en casa con ellos. Pero hasta que no tuvo quince no entendió lo que eso significaba.



- Ella me tuvo a mi pero no había pensado en una familia y todo eso: la casa, el hogar o lo que sea, la mesa el mantel y el sillón del padre y todo eso...Eso no lo deseaba ni lo había pensado...Y no te creas que mi padre, por él, lo dejaba todo y se ponía a montar la historia de la familia y toda la parafernalia. Pero ella no quería que hiciera eso forzado, obligado o como quieras decir...Ella dijo, el marrón es mío y yo me como el marón , ¿entiendes? Que no hay mucha gente así, sin miedos ni leches...Yo lo he hecho yo me lo como...



Pedro no había tenido familia, pero tenía padre y tenerlo delante siempre le causaba unas sensaciones especiales, distintas. Cuando era pequeño siempre venía de fuera porque había estado de viaje. Y siempre traía regalo. Era una misma cosa: la figura enorme de su padre y un regalo. Luego, durante un tiempo, pensó muchas veces pedirle explicaciones y tenía rabia dentro suficiente como para haber reunido todos los regalos y haberselos tirado un buen día a la puta cara cuando apareciera, como siempre hacía de vez en cuando ,cuando menos lo esperaba. Entonces fue cuando su madre le contó a historia. La historia de su vida. La historia de una noche en la vida de su padre y su madre. La historia de la vida de su madre. Una historia que tardó en mirar de frente sin miedo y que , ahora ya cuenta sin mayor problema a las tías que terminan viendo amanecer con él en el coche , las madrugadas de verano.



- Y mi padre , cada día me cae mejor... a pesar de todo coño. Tampoco tuvo opción. Y viene de vez en cuando y para mi es mi padre , tío. Vive en la cabina de un puto camión y me quiere con locura...Mañana viene.





- Ya te notaba a ti esta noche yo algo.



- Mañana verás por aquí aparcado el bicho que trae.

- Me parece que ya lo conozco de otras veces.

- Es grande .

- Si de transporte internacional o no se como coño los llaman.



- Mañana viene.

- Vámonos que este cubata no da mas de sí.

- Te sirvo otro.

- No jodas, si no se los que llevo.

- Hoy has ido antes a evacuar...

- Por eso.







Suena una balada de los Guns an Roses, que le gusta poner al final del día cuando mira al local calculando lo que queda de hacer y el tiempo que puede tardar en pode cerrar y dar el día por concluido. Siempre se quedan al final los mismos.

Al Eladio el Driver le pareció un tío enrollao. Incluso se dieron los teléfonos después de que el Driver le enseñara la cabina del camión , como un niño enseña su juguete nuevo.



- Pedro, tu sabías que el chaval que va con tu padre conducía antes ambulancias.

- Coño Eladio , te he dicho tres veces que es la primera vez que lo veo en mi vida. Este es el primer año que va con mi padre en el camión.



El Sebas , se había quedado colgado de la balada y rompiendo la regla con mucho esfuerzo habló.



- Pedro tío, de quién es esta canción que nunca me acuerdo.



Y Pedro se lo repetía advirtiendo , como tantas otras veces, que , justo al decirselo, el Sebas estaba acordandose que siempre le preguntaba lo mismo y que nunca se enteraba. Y pensando eso se distraía otra vez y tampoco se enteraba. Pasaba un mal momento, la verdad y , poco después se callaba otra vez apenas arrepentido de haber dicho algo. Con un Fortuna arrugado que sacaba de un paquete a medio acabar que guardaba en el bolsillo trasero del pantalón superaba el mal trago.



Pedro explicaba a los tres que la mirada de su padre era distinto a todo. A todo. “Pasaran uno meses hasta que venga y la sentiré conmigo, como algo mío”.



- Es que es una historia la tuya tío.

- ...

- Mi padre ayer me dijo que , hablando con el Driver de “lo-que-es-un-hijo” y tal, se había dado cuenta que era lo mas importante que había hecho en la vida y ...



A Pedro se le saltaron las lágrimas y la voz quebrada de un rockero afónico se hizo presente entre el humo , las luces y dos tios que hablan con el camarero en un pub a punto de cerrar de un pueblo perdido de Galicia.



- No me jodas Pedro, no llores tío...

- ...mi padre tiene un ...no se tío...como un olor o... la piel que es como la mia... o no sé tío...pero estuve toda la tarde con él y cuando vi que el camión se iba, me jodió y...que es un tío legal y va de frente ... se gana su pan en la puta cabina...



La vieja balada se quedó suspendida en el aire mientras Pedro se fue a por los hielos para preparar el gin tonic de Gines, que acaba de entrar en el local. El Eladio miró a el Sebas y el Sebas apartó la mirada pero tuvo tiempo de apreciar el gesto emocionado del Eladio, que lo disimulaba.Sonó la música y el golpe de la puerta al cerrarse puso un final que los dos sin hablar deseaban.



Siempre se quedan al final los mismos. El Eladio, capaz de asimilar veinte cubatas sin inmutarse, el Sebas, que a partir del segundo cubata no dice nada y Gines, si es que no va de putas esa noche.





Ruge el motor en los puertos , cuando la carretera es estrecha y hay que llegar a veces a segunda para poder hacer avanzar aquela mole en curvas cerradas que bordean los valles. Ruge el motor y ocupa el espacio de silencio en la cabina. Conduce el Gordo y Driver se asombra en la comntemplación de valles humedos y profundos entre la neblina.



- Estas carreteras solo existen ya en España.

- ...

- Dos camiones como éste no pasan...

- Driver , que pocos kilómetros llevas fuera de España, tio.

- ...

- Asi las he visto en todos los sitios... y en los Alpes he pasado hasta miedo en algunos puertos, cuando parece que medio palier se sale al precipicio en cada curva.



Ruge el motor, avanza el camión como un animal enorme y enfermo buscando la cumbre que nunca llega. Ruge el motor y apenas pueden oirse. Vuleve el silencio y siguen los kilómetros lentos. El Gordo concentrado en la carretera. Driver mirando el espectáculo del paisaje.

- Pues tu hijo me ha caido de puta madre .

- Es una relación especial...los hijos de mi matrimonio los veo en casa cada vez que regreso de un viaje y eso hace que se amortiguen las sensaciones...con éste cada vez que lo veo es un pelotazo.

- Ya me di cuenta . El tambien estaba jodido cuando os despedisteis.

- Te dicen que estás en un rio que te lleva y que van a seguir ellos algo que tu has continuado.

- ...

- Los hijos Driver, nos hacen y nos deshacen, nos dan todo y al tiempo nos ponene ya en la puerta de salida de esta puta vida...

-...

- Y encima va eL cabrón y me dice que está pensando meterse en la historia ésta del trasnporte...

- ... (...putada)

- Tu tranquilo Driver...que lo que tengo claro es que no podría trabajar con un hijo sentado donde estas tú...en esta puta cabina...me como la mierda yo solo...y no se si me la podría comer con mi hijo al lado...



El destino puso en la siguiente parada para repostar y tomar un café una excursión de un colegio y Driver y el Gordo después de tres minutos en silencio, cambian el tono de sus pensamientos sobre la paternidad y sobre la descendencia:


- Qué coñazo de niños, joder parecen bichos incansables... casi me meo entero por culpa de tres cabroncillos de éstos que me han dado un empujón en los servicios.

- Mira la cara de los maestros... tio nos los cambina por el camión a pelo.


Habían pasado muchos dias, semanas , meses y Driver se habia descolocado en el tiempo a fuerza de no saber nunca y exactamente en que punto del espacio se encontraba. Un día , en la cabina medio despierto , medio dormido había sentido que estaba quieto y lo que se movía era todo lo que podía ver por el enorme parabrisas del camión. Llegó a sentirlo como cierto y no había nada sorprendente en la situación. Qué mas da que nos movamos nosotros o que se mueva lo de ahí fuera . De pequeño sentado en el asiento del tren que esperaba a salir en el andén pensó que ya salían y cuando el tren que estaba a su lado desapareció de su ventanilla, se asustó pensando que con el tren se iban tambien el kiosko de los periódicos y la cantina de la vieja estación de su pueblo. Ante la escena durante unos segundos se sobrecogió: de pronto todo el pueblo había empezado a moverse y el estaba quedando allí sentado en un tren que se quedaría en un lugar del espacio, sin pueblo, sin nada... Después se convenció otra vez de que era su tren realmente el que se estaba moviendo y el pueblo se quedaba donde estaba.. Pero durante todo el viaje estuvo pesando si realmente había alguna diferencia ambas situaciones o eran la misma cosa. Eso mismo le pasó un amanecer en la cabina del camión. Cuando se hacía necesario porque algun incidente les había comido el tiempo previsto para un porte, tenían que conducir dia y noche turnándose cada cinco o seis horas. En esos caso el que no descansaba dormía. Apenas hablaban y la noche y el día pasaban a ser covenciones ajenas a su preocupación. Faltaban apenas cuarenta kilómetros para llegar a Madrid y en la cabina medio despierto , medio dormido había sentido que estaba quieto y lo que se movía era todo lo que podía ver por el enorme parabrisas del camión. Habian pasado muchos dias, semanas , meses y Driver se habia descolocado en el tiempo a fuerza de no saber nunca y exactamente en que punto del espacio se encontraba.





Cuando superó ese extraño estado de trance derivado del cansancio que le tenía sunmergido en una calma falsa pero pero placentera, preguntó cuanto faltaba y Paco le dijo que poco.

- Ya termino yo, estamos a cuarenta kilómetros.

- Te cundió.

- Es que vine solo y con aire fuerte de culo.

- Al final ha habido suerte.

- La madre que parió al toldo, a la trocola y a la madre que los parió...

- Podiamos estar aquí ya tres dias...

- Que le den por culo , estamos en plazo de entrega.

- Ya ...hemos pasado sueño pero no perdemos un duro, que es de lo que se trata... ¿No ?

- Nos ha jodido.





Después de pasar el tunel de Guadarrama, la claridad del día se extendía por segundos y la bruma dejaba ver las encinas , los prados y los murillos de piedra que son ta frecuentes en la parte norte de la provincia de Madrid , llenos del tono blanquecino y frio de la escarcha.

Paco empezó sentir una vaga percepción que tenía que concretar, como una llamada lejana de una voz conocida que le decía algo urgente y necesario que le constaba descifrar. Estaba tranquilo porque era ua sensación frecuente que siempre resolvía con acierto. Era la llamada antigua y esencial de una de sus órtanos vitales mas vitales: el estomago. Driver le comentaba algo que Paco no escuchó porque no le estaba atendiendo. Y poco a pco pudo ver en su mente la imagen oronda y sonriente de La Manuela. En su mente vio el Letrero de
“ Churros”, pintado sobre una plancha de hierro negro con una brocha de pintura blanca y después de dudar dijo sonriendo:

- En Pozuelo, coño.

Driver estab acostumbrado a los monólogos de Paco, y había aprendido a respetarlos.

- Driver.

- Dime.

- Qué prefieres una tia guapa pero antipática o una tia fea pero simpática.

- Si esta buena me da igual.

- Que cabrón... digo estando iguales.

- La fea , osea la simpática... osea fea pero que esta buena ¿no ?

- Te lías solo, coño.



Driver no entendía bien aquella historia pero el tono de Paco le anunciaba algo bueno.

- Driver si te gustan los churros, te vas a enterar.

- Calentitos con un chocolatito.

- Exactamente.

- Tienes controlao el tema Paco, te veía venir.

- Y ya me dirás que te parece La Manuela.





Driver giró sobre su cuerpo para alcanzar su pequeña bolsa de aseo y mirando en el espejo de la visera empezó a recomponer su rostro con un peine sobre el que echaba agua que gurdaba en un botecito azul de plástico al que si le apretabas de golpe podías convertir en un spray manual.

Poco después , Paco se desviaba de la autopista y se metía en un pueblo del extrarradio madrileño , en donde al lado de una gasolinera y junto a otros camiones se divisaba una casita pequeña rodeada de otras similares y derruidas o medio derruidas, con un letrero en la puerta hecho con una plancha de hierra negra en la que había puesto con pintura blanca “ Churros”.





Después de empuejar la puerta de madera vieja encajada , una cortinas de chapas te daba en la cara antes de entrar en aquel garito en donde una mujer , con el pelo recogido y una especie de delantal que debía haber sido blanco alguna vez, se afanaba por dirigir con la paleta el chorro de masa que un chaval joven vertía sobre el aceite hieviendo. Un escudo del Real Madrid y una virgen impedían ver la teta izquierda de una chica de almanaque en bikini que sonreía debajo de un letrero que ponía “Talleres Matías”. A la izquierda una amplia estancia bañada por la luz de un buen ventanal y lleno de mesas vacías con manteles de plastico de cuadros rojos y verdes.

El ruido de la puerta y la cortinilla hicieron que la mujer se girara para mirar a los nuevos clientes. Tenía una extraña deformidad en una ceja y unos ojos saltones y asimétricos. La boca enorme dejaba ver unos labios rojos y carnosos empujados por los dientes grandes y oscurecidos que parecía que querían huir de donde la naturaleza los malcolocó. La blusa medio abierta dejaba ver una piel tersa y compacta y al final del escote aparecían el inicio de lo que ella sabía que hacia a los hombre que le miraba olvidar la extraña cicatriz de la ceja y el caos organizativo de su dentadura.

- Ya no te acuerdas de los pobres Manuela.

- Anda mira...si es el Paquito...cuanto tiempo hace que no te dejas ver. Desde que se acabó el tunel, te dejas caer de Pascuas a Ramos.



Aquella mujer combinaba un sonrisa abierta con una perfecta sincronización entre la palabra y el gesto de su cabeza y de su cuerpo. Llevaba mas de veinte años sabiendo donde miraban todos los hombre que se ponían detrás de la barra y por carácter lo entendía, le gustaba y se sentía complacida. Por eso al cabo de los años se había convertido en una mujer comprensiva, agradable y complaciente. Se sentía deseada y eso, precisamente eso, la hacia tan deseable.

Driver escuchando la conversación entre ella y el Gordo, entendió la pregunta en el camión sobre las mujeres feas y las mujeres simpáticas. Ya le había pasado otras veces eso de que entendiera las palabras de su compañero, al rato de que se las dijera. La miró , pensó que era una hembra y justo en ese momento ella le miró sonriendo y le dijo:

- Y tú, ¿cómo te llamas?

- Driver, bueno...

- Ese nombre es de una película

- No se.

- ...

-...

- Y no se descompensa en camión .

Dijo ella al tiempo que se remangaba para fregar un par de tazas junto delante de ellos, aprovechando los tres para reirse al tiempo que ellos miraban y ella sentía que le miraban.

- ¿Cuántos?

- Pon una docena y luego veremos.

- Pues están recien salidos

- Entonces como éste – dijo el Gordo señalando a Driver -


Se rieron y ella remató: si , porque tú, Paquito llevas salido mucho tiempo.

Y se volvieron a reir , al tiempo que se dirigieron a una mesa.






- Qué tia mas cachonda.

- Qué , ¿ te gusta la Manuela?

- Tiene ... la piel boita... o no se qué...

- Pues no la has visto andar todavía.







Driver había aprendido muchas cosas en unas cuantas semanas al lado de el Gordo. Entre otras , que cuando tienes hambre comer es una fiesta. Y , como tantas veces, en aquella estancia fría y medio vacía, los dos compañeros de viaje, recomponían su alma entre bromas , voces y carcajadas, por lo que fuera. Ahora el final de un largo recorrido les hacía sentir la satisfacción del deber cumplido. Por delante tenían tres días de descanso y se sentían como niños que están a punto de salir al recreo.

Manuela salió de la barra y llevando la badeja en una mano se dirigió hacia la mesa. Tenía una gracia especial en su persona y cuando andaba todo su cuerpo era expresión de su mágica atracción. Era de esas mujeres que se muestran como son: su blusa , su delantal y su falda apenas servian para hacer aquella hembra mas evidente. Driver la miró y después miró al Gordo que ya estaba esperando su mirada. Driver no dijo “qué hembra” que fue lo mismo que el Gordo no escucho.



-Los churros y el chocolate calentito y espeso, como debe ser.

- Siéntate Manuela, para un rato. ¿Cómo va la cosa?



Terminó de colocar lo que les llevaba y después de agarrarse el delantal para limpiarse las manos levantándose al tiempo y como sin querer parte de la falda, miró a Driver y retirando una de las sillas se sentó a su lado.

- ¿Cómo me has dicho que te llamabas?

- Driver, me llaman Driver, que quiere decir el hombre de la carretera en ingles...

- Driver... está bien... suena a película

-...

- Pues aquí vamos tirando Paquito...sacando esto cada día adelante.

Y bajando el tono de voz buscando la complicidad de ellos y con cierta picardia al dejar abiertos angulos cercanos y demoledores de su escote:

- Medio sola, pues no encuentro un tio que trabaje ni debajo de las piedras.



Manuela tenía siempre camareros nuevos. Eran muchachos apuestos y sanos, a los que el paso del tiempo les hacia languidecer. La frescura que ella tenía desaparecía en ellos y finalmente terminaban dejando el paso al siguiente.Manuela se había quedado viuda al poco tiempo de casarse y aquel bar de carretera, al que la autopista había dejado un poco descolocado, era su única fuente de ingresos. No se volvió a casar pero , a cambio muchos asiduos de la carretera la consideraban un poco su mujer. Les daba alubias con pimentón y les regañaba por cómo llevaban la camisa de sucia. Habia trabajado muchos años entre hombres y se sentía su mujer, su amante y a veces su compañera. Tenia carácter y ternura. No olvidaba los nombre y contradiciendo siglos de historia, no solo no era un objeto sexual para nadie , sino que tenía , cada cierto tiempo un hombre que era su objeto sexual, de usar y tirar, joven guapo, aunque no siempre inteligente. Quien sabe si Manuela cumplió sin querer el sueño incumplido y pendiente de todas las hembras de la raza humana. Si, su fortaleza y su alegría eran las propias de quiene son precursores de cambios decisivos en la historia de la humanidad.



Después de subir al camión , todavía estuvieron hablando de la Manuela un rato. El Gordo le contó detalles y anécdotas que el Driver, después de haberla conocido y tidavía impresionado por su atractiva simpatía, vivió como propias.

- Es la leche , la tia.

- Y te has fijado cómo huele

- Coño , es verdad , ahora que lo dices... y eso que esta haciendo churros...

- Es la leche

- Pero de puta madre, olía de puta madre. Que tia .





Ya se divisaba la linea del cieo de la gran ciudad. En silencio empezaron a pensar en los dias de descanso, pero tambien en el mundo que dejaba allí cuando se marchaban a trabajar y que en algún momento del viaje llegaba a olvidar. No estaba claro si volvía a casa, pues para ellos su casa era la cabina del camión.

Era martes y la luz del mes de marzo derretía la escarcha del campo y anunciaba un dia de primavera. Al fondo la nube de humo negro , pero a los lados las praderas verdes y los encinares salpicados de anuncios. Conformen se acercaban quedaba en la ventanilla menos espacio de campo y más chalets y promociones de adosados de distintaos niveles y calidades.

Driver sintió un cierto vacío , como una sensación incierta de inseguridad cuando pensó en su madre, en el Pelanas y en Maria...Una virgen que se ilumina por la noche y de la que siempre olvidaba el nombre ( menos mal que lo ponía en un letrero debajo), que compró en un pueblecito de Francia un poco antes de entrar en España por el Pais Vasco. Una pegatina para el casco de la moto, que compró llegando a Madrid en una gasolinera cuando se acordó de que no le llevaba nada al Pelanas. Y una litografía de los Campos Eliseos que había comprado para María pensando que llevársela iba a ser mucho mas fácil de lo que sentía ahora.

Su madre no entendió que su único hijo decidiera trabajar lejos de donde ella apuraba los últimos años de su vida.

El Pelanas igual le decí que aquella pegatina la vendían en el Kiosko del cojo en la plaza del barrio.

Y María , que había llevado con él durante las tres semanas de vieje escondida en un lugar impreciso entre el estómago y los pulmones, quizás no tuviera muchas ganas de volver a ver a alguien que conoció para rellenar los papeles del entierro de su padre.



Sentía Driver dos cosas distintas e incluso contrarias dentro de su pecho. No quería volver adonde un día había sido él , pero ya no era él mismo. Pero al tiempo estaba deseando volver a sentarse en la cocina de su casa mientras su madre le hacía la comida y veían la tele encima del frigorífico. Quería demostrarse a sí mismo y al Pelanas , que nunca se puede ir alguien de donde ha estado y ha sido siempre. Tenía dentro el imborrable recuerdo de los ojos de Maria Ortuño atravesando los suyos en el término municipal de Corral de Almaguer.

Dentro de un hombre caben una cosa y la contraria.Dentro del corazón de un hombre caben un sentimiento y el contrario. Y eso lo saben todos los hombre que han mirando dentro sin miedo y sin angustia, aunque lo niegan y siempre lo negarán.

Dentro de Driver, en el centro, vivía esa angustia y esa alegría que nos hace sentirnos vivos algunos días, cuando notamos que en el paladar se juntan la incerteza y la ilusión por lo que estas deseando que pase , aunque al tiempo no quieres que llegue a ocurrir.



El Gordo rompió un silencio lleno de recuerdos, que habia metido en la cabina las caras de los que los dos iban a encontrar, las cosas que dejaron por hacer.

- La semana que viene nos vamos a Italia

- No decias que no era seguro.

- Me llamó anoche el de las maderas y me lo confirmó. Tengo tres dias para buscar algo para traernos de Milan... son la leche ...algun dia cuando llegue el momento voy a ser yo el que diga que no...

- Salimos el Lunes...

- Tempranito si Dios quiere. Hay que llegar temprano a La Barzola... un pueblo de Teruel , donde cargamos...y , si puede ser seguir la ruta y el martes en Milan.

-...

- Cuento contigo.

- Nos ha jodido.





Driver empezó a sudar y a revolver compulsivamente la guantera y una especie de mariconera llena de bolsillos que había comprado en una gasolinera de Palencia.

- Tiene cojones... donde coño he metido la servilleta donde anoté el teléfono de María.

- Driver tira esa bolsita de maricón que te has comprado porque con tanto bolsillo siempre te dejas por mirar en el que tiene lo que buscar dentro.

- No me jodas Gordo, que estás con tus cachondeos, que me juego la descendencia...

- Joder Driver, no tienes ni el teléfono y ya quieres tener hijos con esa tía...vete tranquilo colega que los churros te han recalentao el carburador...

- Me cagúenlaputa

- Ya

- En el puto bolsillo pequeño de dentro que no habia mirado...

- Te lo dije... bueno ya tienes el teléfono... ya puedes ir pensando el nombre de la criatura...

- No me toques los cojones.


3 comentarios:

  1. Pues por aquí he estado, leyendo golpes de realidad en los ojos del Driver.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues el próximo capítulo va a ser sangriento.
    ¡Vamos a por los políticos!
    Y no me gustaría estar en su piel.

    Otro abrazo para TU y tu, Ana y Anita.

    ResponderEliminar
  3. Este me lo he leido entero, y me ha gustado. Claro que no siempre puedes parar tanto rato en un puerto. Aunque tampoco tiene sentido cortarlos porque esto sea un blog y eso. Con lo que la conclusión es que así esta muy bien. Que me gusta lo que haces.

    ResponderEliminar