Buscar este blog

jueves, 6 de enero de 2011

MAGIA BLANCA






¡Este año les pillo!, ¡Vaya que si les pillo!
Me ha tocado guardia, de dos a seis de la mañana.
Armado con unas gafas de visión nocturna y una cámara fotográfica, estoy dispuesto a pillarles "in fraganti".

¡¡Zas!! Foto de los Reyes Magos.

Repto por el pasillo.
Despacio, sin prisa.
Cada baldosa del suelo me la conozco de memoria.
Avanzo milimétricamente. Sin hacer ruido.
Como una serpiente.
Previa lubricación de los goznes, abro las puertas con cautela.
Oigo el sonido de un tambor. Es mi corazón.
Me acerco sigilosamente al salón. ¡Este año les pillo fijo!
...
Oigo pasos tras de mí.
Un galope de caballos.
¡Son mis dos hijas!
Van en quinta, a doscientos cuarenta kilómetros por hora.
Giran en la curva de la entrada al salón.
Me dan ráfagas, me adelantan.
Derriban la puerta del salón de una patada infantil, y gritan...


¡¡¡¡ HAN VENIIIIIIIIIIDO LOS REYES MAGOS !!!
...
Otro año que tampoco les pillo.
Se nota a la legua.

Son muy profesionales.


13 comentarios:

  1. Bueno, muy bueno. Si señor.

    ResponderEliminar
  2. Es imposible pillar a los Reyes Magos. Me he levantado 14 veces esta noche, se nota que mis igualitos no podían dormir bien de los nervios, pues ¿te puedes creer que entre la vez 13 y la 14 habían dejado los regalos y no los he visto?.

    Se han bebido la leche, se han comido las galletas y el pasillo esta mañana estaba lleno de paja de los camellos y yo no he oído ni un sólo ruido ¿cómo pueden entrar con camellos y todo y no enterarnos?.

    ResponderEliminar
  3. Vamos a ver... Por que crees que se les llama Magos?

    Puedes tenerlos delante de sus narices pero es esa magia la que nos impide ver su luz.

    Muy muy buen relato.

    Un gran beso

    ResponderEliminar
  4. ..conocía esta historia hermano, así que yo también lo he intentado...Además he llenado el piso del piso con pieles de plátano... antes me he comido unos 53 plátanos claro ... ni con esas, yo creo que esos Magos vuelan, o sus camellos van volaos ¡málditos jorobados!

    Total, el piso hecho un cisco, otra bronca más de tu cuñada, y... el cocido que hoy preparaba mi suegra... no he podido con él ... comer 53 plátanos en una noche de reyes es duro hermano...

    ResponderEliminar
  5. Bah, usas un mal sistema, Driver. Déjate de gafas e inventos electrónicos. Dejate de noches en vela. Tú levantate prontito y asoma la nariz a la calle. Cuando veas al primer niño que mete patadas a un balón reluciente y detrás a su padre con una bufanda nueva, fija los ojos en la imagen. Luego cierralos y verás la estrella.
    Más o menos.

    ResponderEliminar
  6. Corcho, Driver...¡¡¡Que son Magooooooooooos!!! Cuando tú vas ellos vuelven. Y si vuelven , tú vas. Si miras a la derecha, ellos están a tu izquierda y viceversa. Si reptas , ellos vuelan... No los pillarás...a no ser que sigas el consejo de la sabia hedbana lolo. Cierra lo ojos. Aprrriétalos hasta que no puedas más y se formen esas estrellitas. Ahí van ellos tras la que lleva cola.

    ¿Te aplastaron tus ciudadanas? ¿Se portaron bien contigo? Espero que sí. Te lo mereces, colega.

    ResponderEliminar
  7. ¡Nada! ¡sigo en mis trece!
    He de pillarlos, más pronto que tarde.
    Debe de existir alguna forma, ¡maldita sea!
    Tres camellos, tres Reyes, una docena de pajes y catorce toneladas de regalos por edificio, no pueden pasar desapercibidos tan fácilmente.

    ¡Ya se!
    Hilos de coser atados a campanitas de Navidad.
    Los pondré entre las sillas, por las ventanas, en la chimenea, en el pasillo, en la puerta de entrada.
    Y cuando los Reyes entren y se tropiecen con los hilos, las campanas de Navidad sonarán.

    ¡Ding!,¡dong!...¡ding!,¡dong!

    Al oir las campanas saldré de mi escondite y les pillaré.

    ¡Ding!,¡dong!...¡ding!,¡dong!

    Las campanas de Navidad, ¡ésa será la señal de que están aquí de nuevo!

    ¡Ding!,¡dong!...¡ding!,¡dong!

    ResponderEliminar
  8. Driver Pirata en tierras de Castilla8 de enero de 2011, 6:52

    Sunsi, con la edad que tengo y sigo sin saber escribir la carta a los Reyes Magos.
    Reconozco que soy un desastre a la hora de pedir.
    Me paso tres pueblos.
    ...
    Explícome.
    Como me gusta el mar, este año (¡en plena crisis!), voy y me pido un barco.
    Pero no uno cualquiera, ¡noooooo!, uno de vela, de tres palos, para dar la vuelta al mundo.
    ¡Toma ya!

    Los Reyes me han traído una caja de madera.
    La abro y dentro descubro un sextante (aparatejo que sirve para medir la latitud en alta mar), con una nota:
    "El año que viene te regalaremos el salvavidas".

    Estos Reyes se han apuntado a la compra a plazos.
    A este ritmo tendré el barco completo cuando cumpla los mil trescientos años.
    Y para entonces mis amigos y amigas estarán poco ágiles para saltar por la borda y jugar a los piratas.

    Motivo fundamental por el que deseo tanto tener un barco.

    ResponderEliminar
  9. Perroviejo: no te puedo ayudar, pues como ves a mí me ha pasado lo mismo. ¡Y encima mis hijas me han pisado la espalda!
    En estos momentos descanso, con una mezcla de estupor, estupefacción y estupenda almohada en la zona de los riñones.
    ¡Ahy!


    Lolo: te cuento un secreto. Si cuando cierras los ojos, te los frotas con los nudillos de los dedos (con cuidadito, no me seas bruta y te saltes un ojo), ves la Vía Láctea.
    Nunca supe el motivo de esa "lluvia de estrellas", pero funciona de verdad.

    ¡Y esta vez, quítate las gafas antes de frotarte los ojos, que no quiero líos con la justicia!

    Gala: Apagué la luz del salón para así verlos cuando su luz propia resplandeciera.
    Pero nada, no vi nada.
    Ni gafas de visión nocturna ni ná de ná.
    ¡Hala!, me voy a devolver las gafas al Tajo Español, digo al Cortinglés.

    Tomae: Hermano, tú te has pasado con los plátanos. Pero a mí me ha tocado la peor parte de la película.
    ¡Toda la mañana limpiando moñigas de camello!
    Y con esto de la moda ecológica, ya no se pueden recoger con cepillos sintéticos y recogedores de plástico, ¡noooooooo!.
    Hay que hacerlo a manurri, en plan sano, en plan natural, en plan no contaminante.
    Fatal. Lo he pasado francamente mal.

    ResponderEliminar
  10. ¿Que los reyes magos son los papás!

    ¿Pero aún creéis que los Reyes Magos existen?

    ¡Será la gente ingenua!
    .

    ResponderEliminar
  11. Hace tiempo que sospecho que los Reyes no son los padres, sino los abuelos.
    Así que no disimules Moisés.
    Igual un año de estos te pillo y te hago una foto que lo demuestre.
    Es cuestión de tiempo.

    ResponderEliminar
  12. Un sobrino se puso a llorar cuando le dijeron que los Reyes eran los padres.
    ¿Y cómo van a comprar mis padres TODOS los juguetes?

    ResponderEliminar
  13. Tu sobrino se merece una tía que le cuente un cuento bonito.
    Un cuento que hable de ilusión por los regalos, de amor de padres, de Reyes que atravesaron desiertos para adorar al Niño Dios, de dunas gigantes que los camellos coronan con potencia inusitada, de estrellas en el cielo que sirven de guía, de pastores humildes que se refugian al calor de una lumbre para adorar a un niño, de palmeras que se inclinan en los oasis con el viento del oeste.

    De una tía que le cuente un buen cuento, y que le haga sentir partícipe de una tradición milenaria, parte consustancial de ella.

    Y entonces..., dejará de llorar.
    Y tendrá ilusión por los Reyes.
    Y una tía cojonuda.
    ...
    Deberías intentarlo.
    Por él, por tí.

    Si te sale bien, serás una bruja de magia blanca.
    ...
    Merece la pena intentarlo.

    ResponderEliminar