Buscar este blog

martes, 15 de febrero de 2011

CAPRICHOS


A veces piensas en el destino, en los hechos que te faltan por vivir, en las cosas que vas a conocer, en esos conocimientos que te esperan a la vuelta de los días.

Tu ignorancia es total. Tu desconocimiento absoluto.
Lo que sabes ya está. Pero..., ¿y lo que ignoras?

Buscas libros antiguos para acariciar con tu vista, conversaciones que te enriquezcan, sueños que enerven tu alma.
Y pardillo de tí, llegas a pensar que está todo determinado, que el paso del tiempo avanza inexorable y tú eres una brizna de hierba revoloteando enmedio de un huracán de acontecimientos.

Y de pronto llegas a una playa solitaria, donde el Creador se ha permitido un capricho.
Sobre la roca sedimentaria el viento y la erosión han labrado una forma caprichosa.

Te fijas en su forma, su posición, la manera en la que desafía a la ley universal de la gravitación.
Y te quedas pensando.
Que el Creador te dio una mente. Y que ella es el viento, ella es la erosión, la forma caprichosa.

Y que tal vez estés equivocado, que nada está absolutamente determinado.
Entonces te sientas en la arena y contemplas más despacio el capricho Divino.

Y cuando lo tienes interiorizado, aprehendido, captado en su esencia, te levantas.
Te quitas el pelo de la cara, y la arena de los ojos. Estás en condiciones.

De escribir un nuevo capítulo de tu vida.

Con formas caprichosas.

8 comentarios:

  1. Inanimados no, benditos caprichos.

    ResponderEliminar
  2. Matemátiva divina.
    Los frutos, colores, series, enlaces, organismos, estructuras arbóleas, céspedes, briznas, semillas volanderas, cortezas de corcho, pistilos, granos, sémolas, pétalos, aguas calcáreas, arroyos, gravas, arenas, limos, raíces, cadencias solares, fríos, inclinaciones de ejes terrestres, latitudes, longitudes, fondos marinos, amebas, medusas, plancton, chirretes, sardinas, pulpos, bandadas, reptiles, gusanos, colibrís, mamíferos, herbívoros, carnívoros, homínidos...

    Observados por un homo sapiens.
    Que se maravilla.
    Ante...
    La matemática divina.

    ResponderEliminar
  3. Para imprimirlo. Otro día hablamos de enlaces y relaciones... vértigo me da, Driver.

    ResponderEliminar
  4. ¿Te ha sfijado que ese capricho es la figura de un animal de ojos cansados que sediento y agotado se ha parado a beber el infinito de la Mar Océana?

    La sed de infinito como capricho.

    Saludos y un abrazo gorrrrrrdo desde esta orilla.

    ResponderEliminar
  5. ...cierto es Hermano, a la que te crees que sabes algo, te sientes ingnorante, ignorante.

    ...lo de los caprichos del Creador, a mi me suenan a guiños, y si me doy cuenta que es Él, sonrío.

    ResponderEliminar
  6. Todos somos "capricho" del Creador... de quién sino.
    Curiosos, únicos, iguales pero a la vez tan diferentes.
    También Él tuvo el capricho de darnos raciocinio... habrá que usarlo, pues.

    La matemática divina es la que propone la perfecta ecuación , y a la vez la única que no admite una solución determinada.

    Bicos

    ResponderEliminar
  7. Dolores.
    Me comprometo a escribir sobre la ecuación perfecta.
    Todo un reto.
    Vamos a ello.

    ResponderEliminar
  8. Gracias, Driver. Nunca hubiera pensado que todo puede ser un capricho ¿o un mimo? del Creador.

    Estás sembrao, colega

    ResponderEliminar