Buscar este blog

miércoles, 16 de febrero de 2011

LA FORMULA MAS BELLA DEL MUNDO.

Lo cierto es que cuando me pico me esfuerzo.
Supongo que como todos.
....
Resulta que le prometo a una ingeniera gallega escribir sobre la fórmula perfecta.
¡Hala!, sin pensar ni nada, en mi más puro estilo.
Primero disparo y luego miro a quién le he dado. Un poco inconsciente sí que soy.
...
Bien, al grano.
Resulta que de forma equívoca nos han educado o bien con un estilo racional (ingenieros, arquitectos, médicos, físicos, químicos, informáticos), o bien con un estilo humanista (psicólogos, juristas, filólogos, escritores, filósofos, humanistas).
Y luego están los que ni ciencias, ni letras. Es mi grupo preferido. Los buscavidas.
...
Algo debemos de haber hecho mal, pues los domingos por la tarde te puedes encontrar paseando por el parque a ingenieros preguntándose por el más allá, por la condición humana o por el sentido filosófico de la existencia. Y al otro lado del parque están los de letras, preguntándose por las leyes físicas que rigen el movimiento de los planetas y la trascendencia mecánica de la Ley de Gravitación Universal.
Unos y otros insatisfechos, incompletos, con más preguntas que respuestas.
...
Si sigues pasenado por el parque te encontrarás con el tercer grupo. Los buscavidas.
Están tirados en la arena de los juegos infantiles, disfrutando de la mera observación del arte de gatear de un enano de dos años. Y va y se tiran con él sobre la arena. Y gatea con el enano, en una infinita carrera hacia la eternidad, y hacia la hora de la merienda.
...
Bien, ya tenemos estos elementos.
Nada nuevo bajo el sol de febrero.
Si queremos avanzar tendremos que hacernos preguntas imposibles y responderlas de forma muy imaginativa.

Pregunta: ¿existen fórmulas matemáticas exactas, que además sean bellas?
¿hubo algún ser humano que fuera capaz de establecer una relación entre la supuesta exactitud del mundo racional y la supuesta modulación humana de los conceptos abstractos?
Dicho de otro modo:
¿estos dos kilos y medio de tejido neuronal que aloja mi cráneo, me pueden abrir nuevos campos hacia conceptos que dentro de la absolutez de su rotundidad matemática, me abran paso en el mundo de la relatividad de la abstracción?
O más sencillo.
Pueden las matemáticas acercarme al Creador.
...
Llegados a este punto, supongo que alguno de vosotros estáis pensando que el charco donde me he metido tiene la profundidad de una sima abismal.
Pero no.
Soy un tramposo, y mi discurso tiene truco.
Antes me he leído la biografía de Euler.
...
Éste fue un sabio matemático, con gran preocupación por los temas filosóficos.
Y hete aquí que un buen día, tras haber alcanzado las cotas más altas del conocimiento matemático, tras abrir nuevos campos en este tronco de las ciencias, tras meditar profundamente sobre las leyes que rigen los procesos naturales, y tras pensar muy mucho sobre la condición humana y la condición divina, cogió una pluma y escribió sobre un papel en blanco algunos de los signos matemáticos más simples.

Puso un cero. 0 . La nada absoluta. Un invento muy antiguo para definir la inexistencia.
Puso un uno. 1 . El individuo. La unidad. Tú solo frente a las circunstancias. La vida.

Puso el número pi. El número irracional que es la base de la geometría, está en la cimentación de la comprensión de la superficie y el volumen de todos los cuerpos geométricos. La llave que les abrió a los griegos la comprensión de un mundo definido. El número que permitió el salto gigantesco entre la inexactitud humana y la infabilidad divina. Todo un as.

Puso el número e. La base de los logaritmos neperianos. El número que más ha hecho por el desarrollo de la Astronomía, al permitir una potencia de cálculo tan increíble, que el homo sapiens avanzó en cien años más que en toda la historia de la Humanidad. Y empezó a comprender el Cosmos. Todo un salto cósmico.

Y luego, Euler se adentró sin más en el peor de los demonios que el hombre ha sido capaz de dominar. Empezó a jugar con el número i. La raiz cuadrada de (-1).
Un reto frente al conocimiento y la explicación de aquello que le tenía preocupado desde los tiempos de los diplodocus. Explicar el absurdo más absoluto. Buscar un número, que multiplicado por él mismo, diera como resultado la unidad negativa (-1).
La negación de la unidad. Todo un monstruo conceptual.
Euler abrió un campo tan amplio, que despojó para siempre al ser humano del miedo al absurdo.
Deberían de ponerlo en vallas publicitarias para que la población mundial supiera que hay esperanza.

Y luego, descansó. Dice la leyenda que se tiró tres días durmiendo.
Seguro estoy de que Dios le habló en sueños, y le susurró las ideas que permitieron establecer una relación.

Desde el punto de vista humano, relacionar estos números es una tarea propia de titanes.

Pero el Creador está detrás de toda gran creación humana.
Dios está detrás de la sencillez y de la potencia.

Euler se levantó y escribió la fórmula más bella de la historia de las matemáticas.
Aquella que relaciona los cinco números anteriores, bases de la capacidad creativa de la mente humana, y esperanza divina de ese cerebro del que apenas usamos un 5%.

Euler cogió una pluma de pavo, la untó con tinta y dejó para la posteridad un guiño divino que todavía hoy nos deja perplejos.

Por su potencia, sencillez, versatilidad, eficacia, capacidad sintética y posibilidades que deja abiertas.

e^(pi*i) + 1 = 0
...

Cuando Euler murió, grabaron esa fórmula en su lápida.

Y nosotros ahora buscamos desesperadamente una pluma de pavo para untarla con tinta y escribir un cuento.

Un cuento que nos ayude a comprender algo muy sencillo en el fondo.

Que el Creador nos regaló una mente capaz de todo.
...
Y nosotros, desagradecidos e inconscientes, lo hemos olvidado.

Hasta la más humilde de las gaviotas nos gana en este punto.

Ellas sí son agradecidas.

Rezan todos los días al Creador.

Vuelan majestuosamente. Todos los días de su vida.
...

Son unas buscavidas.


...

16 comentarios:

  1. 01101001 01101110 01100110 01101001 01101110 01101001 01110100 01101111 … es lenguaje binario, el que se usa en informática para traernos tus cuentos...y otras cosas, Driver, esa es la expresión binaria de “Infinito”

    Quería traerte estos unos y ceros tan simpáticos, porque aunque sean tan dispares unos de otros ( ya ves que diferentes son el 1 del 0)- el uno alto y esbelto, algo puntiagudo si quieres, y el otro gordote y redondo… Pues en el límite, cuando algo tiende a ser 1 y algo tiende a ser 0… en el más lejano de los lugares… encuentras el infinito...en algún lugar de ese encuentro.

    Da recuerdos a leles, hermano!

    ResponderEliminar
  2. ...con permiso leles,
    Hermano, ¿has logartimatizado alguna vez a e?...así como neperianamente...

    ResponderEliminar
  3. Claro que, lagarta que es una, así a pie de tierra, pegada al suelo, pues no se ve la belleza matemática ni la perfección de la fórmula; todo el impulso se va en cosas como procurar no caer en el hoyo, sortear obstáculos, que no te pise el distraído, que no te fumiguen.

    O sea, prosaico, práctico y para nada galmuroso, algo así como el primun vivere deinde ... olar con los tolondros pensando en logaritmos neperianos.

    Claro que, si lo piensas un segundo ¿qué sabrá una lagarta?

    ResponderEliminar
  4. ...nada amiga reptil, lo nuestro siempre será arrastrarnos, corazónnnnn !

    ResponderEliminar
  5. Hermano, tras catear repetidamente las mates, tras sufrir a profesores que no las amaban, tras aprobar con un cinco raspado y tras olvidarlas para siempre, se me apareció la Virgen.

    Cayó en mis manos un libro ruso de la editorial Mir, donde explicaban la razón de la matemáticas, y me dediqué una temporada a su estudio.

    Y así, sin tenerme que examinar, descubrí un mundo muy atractivo, donde el esquema básico era hacerse preguntas para ir ampliando el campo de los números en busca de respuestas.

    Fue entonces que me enamoré de esta señora.
    Y una vez que nuestra pasión fue mutua, me ayudó a utilizarla para resolver otro tipo de problemas.

    Y me dejó la mente marcada con unos profundos surcos, donde las ideas ruedan a más velocidad.

    Y aprendí cosas increíbles. Cosas que trato de reproducir en cuentos y en historias inventadas.

    Creo firmemente que las matemáticas son uno de los lenguajes con el que Dios se comunica con nosotros.
    Nos acercan a comprender el mejor regalo que nos dieron con la vida; la capacidad de abstracción, el raciocinio, y sobre todo la capacidad de análisis y síntesis.

    Eso sí, tienen mala fama porque nos las enseñaron fatal.

    Cuando nos jubilemos prometo viaje a Rusia, donde se aprenden bien.

    ResponderEliminar
  6. Pues mira tú por donde Lagaaaarta mía, las mates sirven para no caer en hoyos, no ser fumigados, sortear obstáculos y que no te pisen los juanetes los distraídos.
    Las trayectorias humanas se asemejan a curvas de cuarto grado, donde los exponentes de la variable independiente determina las curvaturas, la inexistencia de puntos de discontinuidad, y de este modo se logra un máximo de desplazamiento con un gasto de un mínimo de energía.
    Y por ser tú, corazón mío, te lo explicaré más despacio tomando café y relacionándolo con la acumulación de experiencias humanas como una serie de tangentes a la envolvente de las familas que generan dichas curvas.
    Y me juego lo que quieras a que lo entenderás.

    Empeño mi alma en ello.

    Sé que en el fondo a tí te las enseñaron mal, y que tu alma arde de sed de conocimientos.

    Y si no te enteras pago yo los cafeses, las copas y la cena.
    Sabes que tengo recursos didácticos para dar y tomar.
    Y los dos sabemos que para tí son una asignatura pendiente.

    ¡Si hasta te llevas mis libros de matemáticas de casa, corazón de melón!

    ResponderEliminar
  7. ¡Hala!, pondremos un ejemplo.
    CLASE DE MATEMÁTICAS Nº 1.

    Partamos del hecho indiscutible que no tengo ni idea de leyes.
    Supongamos que el Derecho Romano es la base del derecho de propiedad, un decir.
    Supongamos que el Derecho Internacional es la base de las transacciones comerciales y de la legalidad del trazado de las fronteras entre estados soberanos. Otro suponer.
    Y digamos que la jurisprudencia desarrolla la totalidad de la casuística legal de los últimos cien años.
    Bien, digamos que un jues llamado Euler dicta una sentencia, perfectamente argumentada, que de forma simple capta la esencia del Derecho Romano, el Derecho Internacional y no interfiere de ningún modo en la jurisprudencia existente, desarrollando una sentencia justa a todas luces, que complace los intereses de todos los encausados, y que se usa en las escuelas de derecho como ejemplo de síntesis y abre un nuevo campo jurídico para solucionar futuros conflictos.

    Llamaríamos a esa sentencia, una sentencia ejemplar, ecuánime, universal, cierta y didáctica.

    Ése es precisamente el sentido profundo de las matemáticas.

    El arte de sintetizar conocimientos para explicarlos de forma amena, científica y eficaz, cuya utilidad reside en que dar respuestas a los problemas planteados.

    (Por ser la lección nº 1, como verás no he empleado números ni fórmulas).

    ResponderEliminar
  8. 1 y 0 son para mí matemáticas y filosofía. Son las ciencias más puras. El 1 me ha sido negado y el 0 me encanta. Ninguna de las dos creo que resuelva todas las preguntas. Hay otras formas de conocimiento, menos objetivas, menos puras, qué importa. No creo en nada universal que no se haya repartido a todos. Cuando uso la razón a veces me lío, nunca me pasa cuando escucho el silencio, cuando imagino o intuyo.

    También puede ser pereza, los del 1, digo.

    ResponderEliminar
  9. Driver y sus números favoritos16 de febrero de 2011, 22:06

    Bien Lolo te haré un regalo, un número mágico.
    (1+5^1/2)/2 = 1.68...
    Es uno más la raiz de 5, partido por dos.
    Es el número de oro, la proporción divina, el número aureo.
    Y para qué sirve?
    Pues porque es bonito.
    Mira una cosa, cógete un paquete de tabaco y divide el largo por el ancho, da 1.68...;
    observa tu trajeta de crédito, divide el largo por el ancho, da 1.68...
    En la historia del arte, de la pintura, de la arquitectura, del diseño en general, esta proporción entre dos medidas se repite.
    Si alguna vez tienes que hacer una ventana de un metro de ancho, no lo dudes, dale 1.68 de alto.
    Luego las miras, y ya verás cómo te parecerá armonizada.
    Si no te lo crees, mira en alguna Enciclopedia lo del número de oro o proporción divina.
    O corta una alfombra con esta proporción.
    La miras y la comparas con otras.
    Te llevarás una sorpresa.
    ¡Hala!

    ResponderEliminar
  10. ...si lolo, si no lo crees, busca tu DNI, el tuyo, te verás a ti misma, tu identidad...Auramente.

    ResponderEliminar
  11. Necesito un tiempo, largo, para intentar entenderlo. Tendré cuidado, porque estos temas me disparan la imaginación más allá de lo razonable. Pero gracias.

    ResponderEliminar
  12. Imprimo, analizo, y te contesto... jajajaj
    Esta mañana me has dejado Impresionada, querido amigo Driver.
    En un rato vuelvo...

    ResponderEliminar
  13. Veis, las matemáticas son tan preciosas como inexactas. Sí, sí, inexactas. Si la estadística me engaña, las matemáticas tb.jajajaja. Ponte a jugar con números, verás la de trucos que sacas...
    Creo que es muy bueno que en el parque, un domingo, nos podamos encontrar ingenieros que se preguntan por el más allá mientras los de letras analizan leyes físicas. Eso, querido amigo Driver, es fundamental (el ser humano tiene inquietudes y está bien que no se centren en un sólo tema o estilo). Por muy raro que nos parezca, los "de ciencias" y los "de letras" siempre se complementan. Digamos que nos necesitamos mutuamente.
    Te confieso que intentar poner sentido filosófico a la existencia mientras estás tirada en la arena es mucho más gratificante y da mejores resultados... Será que estamos algo locos...

    Fíjate, querido Driver, la qué lió Euler, que por intentar conocer su propia identidad sentó la base de muchas de las fórmulas y teorías que utilizamos en la actualidad. No sería de extrañar que se echara tres días durmiendo....
    Pero lo más bonito de la cuestión es que, después de tanto número y letra, de tanta multiplicación y división, de si la torsión o rotación, de tanta incógnita, el tío se conformó con una SIMPLE SUMA!!!. Y se quedó tan pancho.
    Si al final, la suma de todo con todos es la nada... "polvo somos y en polvo nos convertiremos".
    ¿Será, acaso el número 0, el alma de las cosas?.

    Estoy de acuerdo contigo en que las matemáticas son bellas. Van más allá de los números, y nos hacen utilizar la imaginación (fíjate, como la literatura!!). Tienen mala fama, pero es porque no las miramos con buenos ojos. O, porque nadie se preocupó porque le encontráramos la verdadeera esencia.
    Muchísimas gracias por tu cuento, por tu entrada. Me siento privilegiada.
    Un bico muy grande.

    ResponderEliminar
  14. Agradecido por tus palabras, Dolores.
    Lo cierto es que me esforcé contigo; mi mujer es ingeniero com tú, y se por experiencia que no sois fáciles de sorprender en vuestro terreno.
    ...
    De momento la mejor opción sigue siendo ir al parque con los enanos, y revolcarse por la arena, entre números y letras.
    Tener hijos te da la oportunidad de volver a encontrarte con los elementos básicos del conocimiento.

    Y retomar el puzzle de la vida, con la inocencia de un enano, con la experiencia de un veterano y con la alegría que proporciona la procreación.

    Y entonces, precisamente entonces, cuando llevas los zapatos llenos de arena, te viene la idea.

    La mejor idea de tu vida.

    ResponderEliminar
  15. No he entendido nada de nada. Res de res. Niente de niente. Eso sí. Me fío completamente de vosotros. Si decís que es bello, por algo será. Mis amigos blogueros no mienten.
    ¿Tú también, Dolores? Dios mío... No puedo ver los números ni en pintura. Las letritas es otra cosa...

    Coloco el brazo así, para arriba y bajo la parte que va desde el codo hasta la mano. Abrazo ecuacional.

    ResponderEliminar
  16. Gracias por confiar, hermana.
    Esa confianza merece unas clases particulares de mates.
    Por ser vos, sobre la arena, en la Larga.
    Trazando números sobre la arena.

    Como Pitágoras.
    (Nos podemos poner túnicas blancas y recitamos versos de Homero en los intermedios; pero claro, mataríamos a Pepa.
    De risa).

    ¿Nos acusaría J. de asesinato?
    En todo caso, de la acusación de premeditación y alevosía, no nos iba a librar nadie.

    ¿A que no hay?

    ResponderEliminar