Buscar este blog

jueves, 10 de febrero de 2011

PANAMÁ

Ayer le prometí a mi amiga Lagaaaaarta una solución a la ruina.
Y..., casualidad de las casualidades, tuve una llamada premonitoria.

"¿Driver, te vienes con nosotros?"

Un grupo de compañeros de universidad, se van a Panamá.
Varias empresas españolas van a ejecutar la mayor obra civil del recién estrenado siglo XXI, ampliar el Canal de Panamá.

Resulta que las condiciones de diseño de los buques transoceánicos han cambiado, ahora son mucho más anchos.
Las condiciones financieras que hacen que la obra sea viable, siguen en pie. Resulta más barato pagar cincuenta mil pavos por cruzar el Canal que emplear doce días en doblar el Cabo de Hornos.
Sumemos a ello las ideas de los ingenieros españoles para ampliarlo sin que se interrumpa el tráfico marítimo.
Pongamos encima de la mesa dos mil millones de dólares americanos.
Y ya está.

Tenemos un problema, una solución, unas condiciones financieras que hacen la obra viable, ideas e ingenio latino y un montón de pasta adecuadamente gastada.

Encima de la mesa están todos los elementos necesarios para que unos mil españoles se pasen en Panamá los próximos ocho años haciendo un trabajo útil.
...
Les contesté a mis compañeros que me lo iba a pensar.

Y la realidad es que hay poco que pensar.

Es más, declaro abiertamente que las cosas que me han salido bien en mi vida no han sido objeto de largas reflexiones.
A saber: irme de mi pueblo, estudiar, casarme, ahorrar, jugar una partida al póker con Dios para tener famila, escribir cuentos, tener amigos en Sevilla y Cataluña..., y conducir un Peugeot como si fuera un Ferrari.
...
Tengo dos opciones:

1.- Quedarme en España, viendo como los partidos políticos luchan por el poder a dentelladas, sin más. Viendo como nos empujan a castellanos y catalanes a una inmoral e inútil enemistad estéril. Tratando de construir un futuro para mis hijas en una sociedad laica, sin valores, cansina, irreflexiva, sin espíritu crítico.
Pueblerina y paticorta en la peor de sus acepciones.

2.- Imitar a nuestros abuelos y hacer las Américas.
...
Debo pensármelo.
Rápidamente.
...
Las oportunidades no frenan nunca dos veces en la misma curva.
...
¿Alguien se apunta?

Se trata de hacer una obra que se verá desde el espacio.
Una huella útil en un mundo extraño.
Poblado por cavernícolas, capaces de cargarse cualquier cosa.

Incluso un hermoso país a las orillas de un azulado mar interior, donde supuestamente nació la Civilización.
...
De forma breve:


Disneylandia no existe.
Panamá sí.

6 comentarios:

  1. La etiqueta lo dice, no?
    Me atrae la fabricación, pero me quedo. Creo en la revolución. Escribe si te marchas, D.

    ResponderEliminar
  2. Oye...No hablas en serio, ¿eh? Justo ahora que necesitaba tu presencia en Madriz...

    Eres capaz. I tant... Conste que te entiendo. Menuda juerga en tu casa para consensuar el tema. Uy, uy, uyyyyyyyyyyy. La Sarita seguro que se apunta. Me da la nariz que sí. Pero las dos que tienden al hemisferio izquierdo...

    Avisa si en una refriega acabas con alguna rotura en el pescuezo.

    Y si te vas, camarada... ¿Qué hacemos sin gavioto? A ver...di...

    Toco madera

    ResponderEliminar
  3. Lolo: ¡me has pillado!; me has leído el pensamiento, digo..., la etiqueta.
    Huída.
    Si hubiera puesto "Proyecto Vital", pues tan amigos.
    Pero no, puse huída.
    ¡hala!
    ...
    Por cierto, eso de la revolución me interesa.
    Amplíame el concepto. Igual me cuadra y me apunto contigo a revolucionar el país.
    Gracias de antemano por tu explicación.
    La espero como agua de mayo.
    ...
    Y si me voy os escribiré.Dalo por hecho.


    ¡Sunsi!, no sufras hermana.
    En cualquiera de los casos he de quedarme hasta que las niñas acaben el curso, hasta finales de junio como mínimo.
    Así que si tienes algún "encarguito" para mí en Madrid, ni lo dudes.
    Ya sabes, el conductor recoge "paquetes", "paquetas", "paquetillos" y "paquetillas", los recibe en condiciones, comprueba su estado, los traslada, los acompaña, los vigila con donaire (ni se dan cuenta), los traslada, alimenta, da cobijo..., y los envía de vuelta a casa, sanos y salvo.
    Ni se enteran que han estado en manos de un profesional del transporte de "mercancías".
    Tengo referencias de otros "trabajos" efectuados.
    Pregunta a su señoría, al marino o a Katt.
    Tienes referencias de los tres.
    Y mi palabra.
    ...
    Sabía que llegaría este momento.
    Tus ciudadanos son transparentes, y yo sé leer los ojos y las manos (¡hala!, se me escapó el secreto!).
    Deu, hermana.
    Espero tus concienzudos, explícitos y detallados encargos madrileños.
    Será un grande piachere.

    ResponderEliminar
  4. Hermano, ya tardas...ya he hecho unos largos en el canal, he comido unos canalones, y estamos calandando con los chicharros...Dile a mi Reina y las princesas...que yo las espero...pero que no tengan prisa, que cuando llegues tenemos que trabajar...nos esperan!!!

    ResponderEliminar
  5. Hermano, negocio con nuestros socios en yanquilandia.
    He dejado claro que tú formas parte del equipo.
    Y..., por supuesto, he subido los precios.
    ...
    Tenemos otras ofertas.
    ...
    Yo no inventé la Ley de la oferta y la demanda.
    Ya sabes, iremos al mejor postor.
    Juntos.

    ResponderEliminar
  6. Panamá es el país con la mejor calidad de vida del mundo, eso dice un estudio... que magnifica oportunidad, SUERTE!!!

    ResponderEliminar