Buscar este blog

sábado, 30 de abril de 2011

ASTROS




REY. SEÑOR DE LAS ALTURAS.

Hay veces que vas conduciendo por la costa, y lo ves.
Realmente tú ves porque él está ahí.
...

El alma humana es como un muñeco de trapo.
Está construído a base de tiras de diversos materiales.
Sogas, trapos, trozos de cristal.
Se unen y forman tu alma, que unos días está más cansada que otros.

Estas tiras se aglomeran alrededor de tu corazón, formando diversas capas, al estilo de la piel de una cebolla.
...

Hay días buenos, regulares y malos.
Depende.
...

Cuando vuelves a casa, después de un cansado día, con hambre y preocupaciones, te asomas por la ventanilla y ves la línea del horizonte. Fría y dura.

Aceleras para adelantar a la furgoneta.
O frenas para no pegártela con el camión.
Depende.

A veces te detendrías enmedio de la autovía, aparcarías en la zona de servicio, y caminarías hacia la playa.

Siempre hay un acantilado, desde donde no se ve pero se adivina.
Allí está Africa.
La Reina Negra.
...

Luego está lo de quitarse los zapatos y pisar la hierba verde.
No soluciona, pero ayuda.

Y también está el viejo truco de coger una brizna de hierba y ponértela entre los labios.
Y chupar como una mariposa el néctar de clorofila.
...

Son trucos que unas veces sirven y otras no.
...

Pero amiga, hay un truco que nunca falla.

Llénate de Sol.

Cuando los rayos de Dios te besan en los labios, y sientes que un hermano te susurra una bonita canción a los oídos, y que los trozos de trapos con los que tu corazón se envuelve son calentados por el Astro Rey, entonces, y sólo entoces sientes que la cosa va en serio.

Que allí estás tú, en el borde del acantilado, mirando el mar y dejándote besar por el Sol de poniente.

¿O..., es Dios?
...

Y ese momento es tan de verdad, que sólo te acuerdas de tu nombre, de que en tus venas corren las olas del Mediterráneo, y que los trapos con los que tu corazón está envuelto, han sido tenuamente calentados por un Rey, que es un Señor.
...

Así que tomas la iniciativa.
Echas un rezo a tu Dios.

Y le das las gracias por haber sido besada hoy por un Astro Radiante.
...

Hay veces que vas conduciendo por la costa, y lo ves.
Realmente tú ves porque él está ahí.

Todo un regalo.


...

3 comentarios:

  1. Hoy he empezado el día con una oración de agradecimiento. Por estar viva. Porque la naturaleza es muy generosa conmigo. Porque puedo ver y tocar el mar y caminar por la arena y por la hierba recién llovida ... Porque detrás...o enfrente ... o en las esquinas... me puedo tropezar con el Creador. La oración la ha inventado mi colega, mi camarada.

    Gracias, Driver.

    ResponderEliminar
  2. Hermana Sunsi:
    He tardado cincuenta años en aprender a rezar de verdad.
    Mucho tiempo para una actividad tan simple y necesaria.
    Pero ahora que medio me desenvuelvo con el tema, te confieso una cosa.
    ...
    No se cómo se frena.
    Y otra cosa te digo.
    Me da igual no saber cómo se frena.

    ResponderEliminar
  3. Qué buena gente eres, broder senior. Orgullo de camarada

    ResponderEliminar