Buscar este blog

viernes, 15 de abril de 2011

HALCONES EN LA QUINTA





NYPD (New York Police Departament).

Mi nombre no importa.
Mi trabajo sí.
Soy un halcón peregrino.
Vivo en la ciudad de los rascacielos.

...

El departamento de policía del distrito de Manhattan me tiene grabado en su escudo.
Soy joven, veloz y poseo una vista excelente.
Normalmente me ocupo de las tareas propias de un ave.
Pero cuando hay problemas me llaman.
...

Ésta es una ciudad espectacular.
Me gusta volar libre entre los rascacielos.
Son altísimos.
Pero yo soy más fuerte que el acero de sus vigas.
Vuelo más alto.

Planeo por todos los distritos: Brooklyn, East River Bridge, Harlem, State Islan, Bronx, Queens y por supuesto Manhattan.
Cuando la cosa se pone fea me llaman mis amigos los policías.
Les hace falta mi nítida visión y la rapidez de mi vuelo.

...

El lunes se produjo un robo con arma a la hora del atasco.
Salieron los patrulleros.
Los malos se lo tenían estudiado.

El atraco lo organizaron en día de tormenta y con un terrible atasco.
Los helicópteros, con el vendaval, no podías hacer bien su trabajo.

Los patrulleros, a pesar de las sirenas y del curso de conducción avanzada, no llegaban a tiempo.

Así que tuve que tirarme desde el Empire State Bulding y hacer un picado a 180 km/h.
Localicé a los malos y, dando giros entre la quinta y la sexta, marcar a las patrulleras su localización.

...
Como soy un ave curiosa, esa noche fui a cenar al Departamento de mi distrito favorito.
Y allí aprendí algo.
Los patrulleros hacen su trabajo en la calle.

Pero en el Departamento hay unos jóvenes que vuelan a 200 km/h.

...
El crimen está ahora muy organizado.
Y la mejor forma de combatirlo es con equipos multidisciplinares.

En Manhattan, los magistrados, los fiscales, los criminólogos y los patrulleros juegan juntos al juego de siempre.
Forman equipo.

Y amigo, palabra de ave, he visto a los jóvenes criminólogos hacer tanto daño a los delincuentes, que cuando los veo salir del Departamento con sus cazadoras azules claras, no puedo sino sentirme orgulloso de ellos.

Son jóvenes, son veloces y tienen una preparación excelente.

Son los halcones de la Quinta Avenida.

...

3 comentarios:

  1. Sí, ahí estaban, y yo los pude ver, en el edificio de la Chrysler. Tenían unas poderosas garras y vigilaban desde lo alto, forjados en el duro acero. Impasibles y espectantes. Al acecho.

    A los criminólogos no los sé distinguir, pero dicen que son buena gente.

    ResponderEliminar
  2. ...ya sabes, hermano, para el próximo:

    El gavioteo por moratalaz, escrito a cuatro manos.Recuerda!

    ResponderEliminar
  3. Leles: nos vemos mañana en Chamartín.
    No tengo pérdida.
    Chaqueta azul, camisa blanca y alto.
    ...
    Hermano: no te olvides de llamarme mañana.
    Y así te presento a mi hermana Leles.
    Te guardaremos algunos percebes.
    ...

    ResponderEliminar