Buscar este blog

viernes, 27 de mayo de 2011

LA MIRADA DEL LEON



Hoy es un gran día.
El motivo es simple.
Una chica, de nombre Blanca va a confirmar de forma voluntaria sus creencias.
Y si te fijas, el concepto trasciende.
Así, que sin venir a cuento, voy a arrojarla a los leones.

Sí, ya se que es una barbaridad.
Pero nadie me lo va a impedir.



LA MIRADA DEL LEON.

Desde los principios de la Cristiandad se conserva una tradición de gran raigambre, que fue creada por los romanos, más tarde plagiada por los bárbaros, a continuación imitada en el medievo, continuó en el Renacimiento, resurgió con el Neoclasicismo, volvió a aparecer en el Siglo de las Luces, en la Revolución Francesa …, y se ha conservado intacta hasta nuestros días.

Se trata del famoso deporte de tirar a los cristianos a los leones, ver cómo gritan y se retuercen de dolor frente a las dentelladas del poderoso Rey de la Selva, y más tarde aplaudir con gran entusiasmo mientras que los cristianos fallecen de forma total.

Blanca, Blanquita, no sabría decirte el motivo de dicha tradición, pero mira, las cosas son así. Me parece un poco fuerte decírtelo así, sin anestesia, en la víspera de tu Confirmación.
Lo cierto es que no se me ocurre otro momento.

Te van a comer los leones, hija.

Has elegido una religión que tiene sus ventajas y sus inconvenientes, como todo en la vida.

Por una parte tenemos lo de la vida eterna, que qué quieres que te diga, está muy bien.
Las cosas como son.

Si te portas bien vas al cielo, donde aparte de no pagar impuestos, creo que se conduce por la derecha o por la izquierda, sin que se produzcan accidentes.

Por otra parte está lo del perdón. Resulta que el JEFE es especialista en perdonar a los torpes. Y parece ser que prefiere un torpe que se arrepienta que mil buenos cantando en un coro. Es este punto estoy realmente contento, pues como soy bastante torpe, me gusta esta debilidad que tiene el JEFE.

EL sabrá los motivos que tiene.

A mí, lo que realmente me alucina es lo de no pagar nada por el móvil. Para hablar con Jesús, ni vale el contrato, ni la tarjeta que se recarga, ni tener el último modelo de moviletta, ni la tarifa plana, ni nada de nada monada.
¡Hala!, te pones tú ahí delante de un pared, un árbol, o un anuncio de Dodotis, y te pones a hablar con EL.

De forma directa y gratis.
...

Bien hasta aquí las ventajas.

Ahora viene lo de los inconvenientes.
Ya sabes, lo del león que te va a comer con patatas fritas (esta parte mejor que se la salte Sunsi, que es muy sentía e igual le da llorera).
....

Querida Blanca, te van a comer los leones.

Este mundo al que has venido está rodeado de fieras hambrientas, y tú, en medio de un bocata de pan amb tumaca, eres realmente apetecible.

Me refiero a que una persona con ideales cristianos, con principios, con una idea de la providencia, de la historia, de los ritos y de la religión, tiene todas las papeletas para que se la coman de dos bocados.

Pero..., vas a tener suerte, te voy a enseñar un truco.

A los católicos se nos va a juzgar por lo que hacemos, no por lo que decimos.
Así que no hace falta que hagas propaganda.

Pórtate según tu conciencia y según las enseñanzas que tus padres han sembrado en ti, y cuando los leones te miren con cara de hambre, simplemente nunca sientas miedo.

La mirada de un ser libre, limpia y potente, está impregnada de espíritu.

Y los leones sólo tiene garras, hambre y fuerza destructiva.
No aguantan las miradas humanas.

Mírales de frente, sin miedo. Ése es el truco.

...
No hay ningún joven en este mundo cuya mirada limpia pueda sentirse incomodada por leones, tigres, güepardos, osos y demás fieras que habitan esta bola azul.

Céntrate en tu mirada limpia, en tus principios y en tus hechos.

Y te doy mi palabra, que la que se va a comer el futuro con patatas, eres tú.

Confirma tus creencias, interioriza tus ideales y ponlos en práctica.

...

Palabra de cuentista.

Amén.

10 comentarios:

  1. Gracias, Driver, te pido permiso para cambiar el nombre de la criatura cuando a las mías les llegue el día de ser lanzados a sus leones.

    ResponderEliminar
  2. Ana, mis cuentos son gratuitos, se pueden copiar, cambiar los nombres y ser usados de forma libre.

    Una vez, un acaudalado señor me ofreció una importante cantidad por un encargo.
    Me salió el mayor, el más rotundo de los churros que he escrito en mi vida.

    Le dí las gracias al señor, pues me enseñó sin querer algo que desconocía.
    Soy incapaz de escribir por dinero.

    La cosa funciona de otra forma.
    O es gratis o no es.
    ...
    Creo que la cuestión tiene que ver con los ángeles y los espíritus de mis antepasados.
    Pero no sabría explicarlo a ciencia cierta.

    A día de hoy sigue siendo un misterio.
    Me salen como churros, pero sólo de una determinada forma.

    Nunca sabré el motivo real.
    Y si quieres que te diga la verdad, hace tiempo que ni me lo planteo.
    Simplemente no lo entiendo.

    ResponderEliminar
  3. La emtáfora es magnífica. Hoy en día es bueno aprender a acminar entre leones.

    ResponderEliminar
  4. Blanca, felicidades por aquí, también.
    Haz caso de nuestro sabio broder Draivis... jajajaja.... él sabe lo que dice.
    Y ya sabes, a los leones, nos los comemos con patatas (o lechuga, qeu engorda menos... jajajaja)
    Bicos

    ResponderEliminar
  5. Felicidades Blanca y a tí, Driver mis respetos por esta belleza literaria.

    ResponderEliminar
  6. ...muy bueno hermano, ¡oye que está genial!...me has recordado aquel regalo que hiciste a tu cuñada...podrías escribir uno!!! Felicidades a Blanca.

    Leones: Lo tenéis crudo!!!

    ResponderEliminar
  7. Agradezco vuestros comentarios, pero a decir verdad este cuento está inspirado en la sonrisa de Blanca. Sólo ella es la autora.
    Es una chica joven que se pasó todo un día sonriendo a mi lado.
    Sonreía por la mañana, por el mediodía, por la tarde.
    Luego llegó la noche, y seguía sonriendo.
    ...
    Encima es de las mías, le gustan las procesiones, y estoy casi seguro que cuando yo ya no tenga fuerzas para levantar una cruz, será gente como ella la que terminará el trabajo.

    Rugiendo.

    Como una leona.

    ResponderEliminar
  8. Diego...Camarada... Gracias de nuevo por el cuento. Te decía que le va como anillo al dedo. Esta ciudadana de mirada azul y sonrisa eterna, si no ve leones los busca. Le trae al fresco decir lo que piensa ante el estupor general que pone cara de "y este moco qué dice...". Se nota demasiado que se me cae la baba, aunque procuro disimularlo delante de ella. Esta peque ya no tiene nada de peque.

    Ayer me emocioné... por ella y por otra Blanca, La compañera y amiga que también se confirmó y la semana anterior se sometió a la última sesión de quimio. Los confirmantes quisieron que ella leyera el texto final en representación de todos. Era la viva imagen de la fragilidad del ser humano y la lección viva de que pendemos de un hilo y siempre estamos en manos de Dios.

    Gracias de nuevo, Driver/Diego:

    Sunsi

    ResponderEliminar
  9. Driver de campeonatos infantiles28 de mayo de 2011, 9:26

    ¿Qué te digo amiga Sunsi?
    Pues la verdad.
    ...
    El Señor cuida de todos los lobeznos, de todos los cachorros de leones, de los oseznos, de los adolescentes, de los animales heridos, de los camioneros perdidos, incluso cuida de tí y de mí.
    ...
    Me voy a llevar a la Sarita a un campeonato de juegos infantiles.

    Los RED BULLS de 4ºA, contra LAS FIERAS DE 4ºC.
    Chicos contra chicas.
    Se que el Señor cuida de ellos, pero por si acaso me voy a echar la mercromina y las tiritas.

    Desde el año pasado se la tienen jurada.
    Van a muerte.

    ¡Señor, dame paciencia!

    ResponderEliminar