Buscar este blog

martes, 24 de mayo de 2011

LA INSOPORTABLE LEVEDAD DE SER ...




Mis queridas admiradoras, os saludo desde Los Angeles, yanquilandia, donde se ubican es estos momentos mis huesitos.
El motivo de la presente es agradeceros de corazón, vuestro sincero afán por localizar el número de mi móvil.
Pero mi vida, de verdad, es un infierno, y me resulta imposible dároslo.
Me explico.

Como bien sabéis, estoy como un queso.
Pero la cosa no tiene ningún misterio, 40 horas de gimnasio a la semana y un equipo de doce esteticistas, hacen milagros.

Encima me han impuesto como ”marca de producto”, este peinadito con raya de primera comunión, que a mí, personalmente me fastidia bastante.

Mi oficio es fácil, una peli cada seis meses, y a vivir, que son dos días.
Manejo viruta, money, pasta gansa o como lo llaméis por allí, de forma espectacular. Aunque llegara a los noventa, no me da tiempo a fundir los mortadelos que me endoso con cada película.

Y entonces, ¿por qué siento que mi vida es un infierno?.

Pues es muy fácil. Os pongo unos ejemplos.

Primera dificultad. Es domingo, quiero ir con una amiga a bailar, llamo, es un suponer, a Ana, le digo:”Hola, te vienes a bailar?”, ella me contesta, “Y tú, ¿quién eres”, y yo le digo la verdad: “Soy George Clooney”, y ella sufre una impresión tan fuerte, que se pega un zamorrazo contra la mesa del comedor.
El resto os lo podéis imaginar, denuncias, abogados, molestias…. ¡Y yo que sólo quería ir a bailar con una amiga!.

Segunda dificultad. Estoy tan tranquilo en la cocina, me apetece una tortilla,¡una simple tortilla!, como me he quedado sin huevos, me bajo, es un suponer, al Mercadona.
Intento aparcar. Sale un coche con Leles y familia. Me dejan hueco. Aparco. Salgo y voy a darles las gracias.
En cuanto Leles me ve con mi traje de Armani recién planchado, mis Reiban personalizadas y mi cuerpo Danone; ¡zás!, a la Leles la da un infarto, y yo hecho polvo para el resto de mis días por haber destrozado una familia honrá, y... ¡sólo porque me apetecía una simple tortilla!.

En fin, tengo guita para aburrir. Pero no puedo comprar lo que más importa.

Envidio, por ejemplo, a Ana y Leles.
Ellas se pueden llamar por teléfono libremente, sus comunicaciones no están controladas por el “chou visnes” éste, que lo maneja todo aquí en California; pueden ir al Mercadona juntas y reírse un rato, tomarse una cervecita o un cafelito, hablar de libros, poesía, cine, fotografía……,pasear por su pueblo.

¡Dios mío, ellas pueden ser amigas!.

Y yo, aquí, podrío de millones, y más sólo que la una. Rodeado de gente interesada y malencará.
¡Cómo os envidio, chicas!

Hacerme un favor: disfrutar de la vida por mí, que de momento y hasta que no sea capaz de librarme de estas cadenas, me tengo que conformar con mi insoportable levedad.

La insoportable levedad de ser Geoge Clooney.
...
Con mi guita, no puedo comprar vuestra alegría. Ni vuestra amistad.

¡Vosotras- ustedes sí que sois ricas!. Y encima para mi desgracia,
¡debéis de estarlo también!
...

Atentamente. George Clooney.

8 comentarios:

  1. Leles taquicárdica25 de mayo de 2011, 8:46

    Ayyy qbroder!!!, nunca pensé que un post me hiciera, casi, infartar... jajajaja.
    Muchas gracias por permitirle al modesto de George publicar en tu blog.
    Por cierto, chico guapo, la raya a lo primera comunión te dá un toque más pícaro, si cabe. Por la pasta gansa no te preocupes. Cédeme una poca y verás qué contentos nos quedamos los dos, tú por ser bondadoso y compartir con el que tiene menos, y yo porque así tengo para invitar a mi amigo Driver a Galicia a baase de buen marisco y ribeiros.
    Atentamente la Leles desde el box de urgencias y a punto de fundirle los plomos a la maquinita de los electros.

    ResponderEliminar
  2. Por cierto broder. En mi casa hay viven dos niños que no te contarán ninguna trola. Con ellos, desde el salón, podrás ver las estrellas.
    Ven, te los presentaré.
    Ven, ven, ven....

    ResponderEliminar
  3. Desconocía tu amistad con el camionero oficial, georgcloony.

    Realmente, lo tuyo no es vida. Lástima de careto y de popularidad.

    Te acompaño en el sentimiento. Dada la relación que tienes con Driver, te recomiendo que rte pongas en sus manos. Sabe Magia Blanca. Igual te sirve para poder pasearte y bailar y comprar huevos de incógnito.
    Atentamente:
    Sunsi

    ResponderEliminar
  4. En tu debe quedan las hernias que me van a salir a base de partirme el bazo.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente equivocado.Imposible que mi Clooney esté angustiado por nada. Im-po-si.bol. Si algo tiene Clooney, si tiene algo inimitable... es... es... el gesto de su ironía, la risa, y... todo, todo y todo.

    Se le ve muy alegre en twitter... jajajajaja, y no te cuento ya cuando quedamos para tomar un café...

    (será verdad que detrás está él... él... ÉL.....????, tecleando personalmente?????... o será un secretariooooo?????)


    smuaks

    ResponderEliminar
  6. Si me llamas, yo voy a bailar contigo.
    Y prometo no golpearme con nada¡¡
    Me encanta bailar y dar vueltasssssssssss

    ResponderEliminar
  7. Querido Clooney: tú no te preocupes... llámame a mí. Yo ni me mareo ni me dan patatuses ni ná de ná. Tú me das un toquecito y yo arreglo mi día para quedar contigo. No te preocupes por la raya del pelo, ni de tu look ni ninguna de esas cuestiones banales. Tú... llámame y verás!
    Interesante espacio, este, al que me ha remitido Tomae, en el que va y escribe George Clooney. Eso sí, como dice Ana: ¡¡como se aun secretariooo, que corte, releche!!!
    Besos miles

    ResponderEliminar
  8. Hermano, no entiendo como has tenido que sacar la cara fea de la familia, con lo caro que esta el café estos días y sacas a nuestro primo en un primer plano de su careto...¡qué jeta tienes hermano! ...cuando sabes que de la combinación cromosomática de nuestra familia hizo de las suyas para sacar lo peor de nuestra sangre...pero te entiendo, es nuestro primo. Así le va.

    ResponderEliminar