Buscar este blog

jueves, 5 de mayo de 2011

LA LLAVE DORADA.





El amor, la fe..., conviene practicarlos.
Si no te los trabajas tú mismo, la mente se hace vaga.
Nadie viene a solucionarte tu fe.
Te pueden ayudar, aconsejar, sugerir, influir; pero al final estás tú y ella, cara a cara.
Solos.

O la besas mientras le susurras bellas palabras, o no hay química y nunca pasas a mayores.
...

Siempre me fijo en la Palabra.
Por encima de las situaciones personales o mentales.
Por encima de nuestra historia, nuestros pecados o nuestras mentiras. Está la Palabra.
...

Lunes. Funeral de la madre de un compañero albañil. Madrid. Barrio de Entrevías. La iglesia más fea en la zona más castigada de esta ciudad. El Bronx.

Oficia un cura chino .Ha venido a este oscuro rincón del mundo a traer la Palabra. Y justo eso es lo que no tiene. Lee el Evangelio en un español con graves dificultades. Se vaticina un desastre total.

Me da por pensar que ante la falta de vocaciones, el Obispo tuvo que tirar de lo que tenía a mano.
Un chino en Madrid.
...

Pero...y ahí está para mí la magia de la Palabra, llega la homilía del funeral.
El cura chino se baja del altar.

Coge una silla. La pone enfrente del primer banco donde la familia doliente pena.
Se arremanga.
Con un par.

Se dirige a la familia y habla desde dentro, sólo él y la Palabra.
Frente a frente.

Las deja deslizar con cariño, las susurra, enaltece, las besa en los labios.
Las enamora.
...

De pronto, la sensación de que alguien había abierto de golpe las ventanas.
Un chorro de aire fresco.
...

Tal vez recuperar la fe sea fácil.
Leer la Palabra hacia dentro.
Y luego...

Sacar la cabeza por la ventanilla con el coche en marcha.
Sentir la brisa fresca.

Pisando a fondo el acelerador.

...

2 comentarios:

  1. Como todo lo que vale la pena, la Fe es gratis. Eso lo he aprendido de mi colega Driver. Gratis... La Fe es un regalo del jefe. Solo pide que abras bien los ojos y escuches. Y la Palabra se hace un hueco en el alma. Sigues abriendo los ojos y escuchando... Y la Fe crece... La riega el Jefe con la Palabra. La poda el Jefe cuando se cuela una mala hierba.

    Y te das cuenta de que hasta entonces no sabías lo que era respirar.

    ResponderEliminar
  2. Sentir la brisa fresca ... una buena forma de definir el vivir de fe.

    ResponderEliminar