Buscar este blog

jueves, 12 de mayo de 2011

¿QUÉ TENÍA ESA MUSICA?




Hola, mi nombre es Driver, y lo reconozco.
Soy tímido, muy tímido.
...
Pero algunas veces, no lo he sido.

Y entonces..., la vida me ha sabido diferente.
...

Bien, va de verdades.

La primera, boda en Leganés. Me invita un ferralla a su boda. Voy con mi novia.
Una ceremonia religiosa en una iglesia de barrio.
Una comida en un salón de banquetes en la carretera de Toledo.
Y luego una discoteca en Vicálvaro, cerca de un poblado de gitanos.

En la discoteca habían payos, y en la discoteca habían gitanos.
Los payos bailando con los payos.
Los gitanos bailando con los gitanos.

Dos mundos tan diferentes, que palabras como fidelidad, virtud, compromiso o cielo, tienen significados variopintos para unos y otros.

Allí estaban los dos grupos raciales. Se miraban sin mezclarse. Una especie de paz tácita, con un fondo de incomprensión mutua.

Y de pronto, a alguien se le ocurrió la mejor de su vida.
Se acercó a la cabina del pinchadiscos e hizo una pregunta:

"Oiga: ¿tiene algo de Ketama?".

Y empezó de verdad la fiesta. Payos y gitanos se mezclaron, firmaron un armisticio vital y se dedicaron a bailar juntos.

No sólo era bailar, era bailar mezclados, pisando con los zapatos de fiesta mil quinientos años de separación cultural.

Aquella música sonaba diferente, era limpia.

...

La segunda, fin de año en la República de Cuba. Me invito a mí mismo a una fiesta de nochevieja. Voy con mi mujer.
Una ceremonia laica en una pista de madera.
Un cuba libre en una barra de madera africana, labrada por manos americanas.
Y luego a bailar, en un hotel de Varadero, cerca de un mar Caribeño.

En la discoteca habían negros, y en la discoteca habían blancos.
Los negros bailando con los negros.
Los blancos bailando con los blancos.

Dos mundos tan diferentes, que palabras como fidelidad, virtud, compromiso o cielo, tienen significados variopintos para unos y otros.

Allí estaban los dos grupos raciales. Se miraban sin mezclarse. Una especie de paz tácita, con un fondo de incomprensión mutua.

Y de pronto, a alguien se le ocurrió la mejor de su vida.
Se acercó a la cabina del pinchadiscos e hizo una pregunta:

"Oiga: ¿tiene algo de Carlitos Santana?".

Y empezó de verdad la fiesta. Negros y blancos se mezclaron, firmaron un armisticio vital y se dedicaron a bailar juntos.

No sólo era bailar, era bailar mezclados, pisando con los zapatos de fiesta mil quinientos años de separación cultural.

Aquella música sonaba diferente, era limpia.

...
Necesito saberlo urgentemente.
En sus notas hay encerrado un secreto muy importante.
...

¿Qué tenía esa música?

...

6 comentarios:

  1. Esa música tenía "ángel".

    ResponderEliminar
  2. draivis broter jr.12 de mayo de 2011, 20:45

    no anónimo, tenía esencia.

    ResponderEliminar
  3. Incompleto Sr. Draivis Broter.
    Tenía esencia de mujer.

    ResponderEliminar
  4. Esa música tiene "ángel".

    ResponderEliminar
  5. No anónimo, se trata de esencia.

    ResponderEliminar
  6. Incompleto Draivis.
    Tiene "esencia de mujer".

    ResponderEliminar