Buscar este blog

sábado, 18 de junio de 2011

ARQUITECTURA VITAL




Si has nacido en Zumárraga, te gustan las motos y eres arquitecto, tienes una posibilidad entre cien millones de que tu cuñada encargue un cuento para tí.

Incluso en ese hipotético caso, hay una posibilidad entre mil millones de adivinar de qué material está construida tu alma.

Así que vamos a intentarlo.

...

Hace mucho, mucho tiempo, vino a este mundo un niño inquieto.
Nació en una tierra donde las montañas estaban delineadas con una plantilla de curvas suaves.
Son éstas unas montañas muy antiguas, verdes e imponentes.
El arquitecto las fue modelando en un proyecto paisajístico, donde nunca hubo prisa por terminar.
De hecho, la obra duró más de una eternidad, y todavía hoy está en construcción.

Si paseas por ellas sabrás de qué material está conformada tu alma.

...

Desde pequeño me ha gustado pasear por los montes de Zumárraga.
Allí aprendí el concepto de armonía y proporción.
EL casco antiguo, las calles empinadas, los campos y los montes se conforman en una suerte de composición natural.
La piedra se deja ver, coqueta y señorial.
Los tejados articulan una colección acompasada de planos inclinados.
Y las fachadas son cataratas emergentes de rotundidad.

Así que me hice arquitecto, más que nada porque de pequeño lo mamé casi sin darme cuenta.
...

Una de las cosas que más me gustan de todo lo que me gusta es pasear con mi moto.
Recorrer estos viejos montes.
Trazar curvas sobre el mapa topográfico de mis ancestros.

Es una gran sensación.
El aire, la tierra, el agua y el fuego; los cuatro elementos compositivos de mi alma, están presentes en cada paseo.

...

El aire. Respiro el oxígeno de mi pasado.
La tierra. Al subir y bajar por la carretera, la línea del horizonte baila mientras escucho la música que recorre mi mente.
El agua. En moto, la llovizna limpia mi cara de toda sombra de duda.
El fuego. El rugido del motor de la máquina, martillea de forma armónica mi oído.

...
Cada vez que tengo un hueco, me lanzo con la moto y dibujo unos planos llenos de armonía.
...

Un día conocí a "la chica de al lado".
No os daré detalles sobre ella, pues estos datos pertenecen a mi más estricta intimidad.
Tan sólo decir que es guapa hasta decir basta.
...

Se subió conmigo a la grupa de mi montura, y ambos realizamos excursiones bastantes entretenidas.
Recorrimos sendas, caminos, carreteras secundarias, autovías y algunas autopistas.
Aprendimos bastante, observando cómo el paisaje se desplaza mientras le das gas a la máquina de devorar kilómetros.
...

Un día, "la chica de al lado", se fue a la ferretería y vino con un gran paquete.
Lo abrió en el garaje donde guardo la moto.

Había comprado un grupo de soldadura, unos tubos de aluminio, chapa, un asiento de cuero, un eje y dos ruedas.

Se pasó las fines de semana de nueve meses trabajando en el taller.

¡Y yo que pensaba que no le gustaba el bricolaje!
...

Al cabo del tiempo me enseñó su trabajo.
¡"La chica de al lado" había construído un sidecar, adosándolo a mi moto de forma armoniosa!

Cada soldadura cuidadosamente repasada, cada costura del asiento delicadamente cosida, la unión con el bastidor de la moto, sólida y firme.
...

Ha pasado el tiempo, y ahora usamos el sidecar para llevar a una preciosa niña de dos años a dar paseos.

Le enseñamos cosas muy interesantes.
La forma con que la lluvia cae en primavera.
Los colores de la Costa Brava.
El sonido de las olas al romper en la escollera.
Cosas así.

...

Un día de estos vamos a irnos los tres a dar un paseo por Zumárraga.
Tengo ganas de recorrer los viejos montes de mi tierra y enseñárselos, despacio, muy despacio, a "la chica de al lado" y a mi enana.

Allí fue donde nací, donde empecé a sentir que la vida es un ejercicio de composición arquitectónica.

Así que pienso disfrutar con el paseo a través de mi arquitectura.
...

Mi arquitectura vital.

...

Hace mucho, mucho tiempo, vino a este mundo un niño inquieto.
Nació en una tierra donde las montañas estaban delineadas con una plantilla de curvas suaves.
Son éstas unas montañas muy antiguas, verdes e imponentes.
El arquitecto las fue modelando en un proyecto paisajístico, donde nunca hubo prisa por terminar.
De hecho, la obra duró más de una eternidad, y todavía hoy está en construcción.

Si paseas por ellas sabrás de qué material está conformada tu alma.




.

Atentamente: Driver.

Este cuento fue encargado por una catalana de nombre Teresa, escrito en Madrid por un conductor y debe ser leído en Zumárraga.

Mirando a la montaña de frente.

12 comentarios:

  1. No sé a que chica de al lado te refieres, pero si es a la tuya, puedo prometer y prometo.... digo.... puedo constatar que es guapa, guapa!!.

    Tienes el alma verde. Verde y fresca. Verde fresca y bella como el paisaje de tu tierra.

    ResponderEliminar
  2. Leles:
    Se trata de un cuento encargado por Teresa (melón galo) para un familiar.
    El familiar es un hombre, que tiene una niña pequeña y una mujer.
    Se supone que "la chica de al lado" es la mujer de la persona destinataria del cuento.
    ...
    ¡A ver, secretaria si me diseñas una plantilla para registrar encargos de cuentos, y que me lluevan las peticiones!

    Seguro que hay alguna forma de poner en el blog una especie de formulario para recibir encargos de cuentos.

    Pero...¿cómo?

    ¡Hala, secretaria-ingeniera, a pensar!
    ...

    ResponderEliminar
  3. Por cierto. Ahí te va el primer encargo de esta semana...
    El día 23 de Junio, es decir, este jueves, hago 4 años de feliz matrimonio. Luis y yo estmas de aniversario de bodas y me encantaría que le escribieras un cuento.
    Es un muy buen hijo, respetuoso con sus padres. El mejor amigo de sus amigos. Es un padre excelente, cariñoso y recto y, como no, el más pasional, fiel, atento y afectuoso marido (no es muy detallista, pero tampoco se puede ser perfectos!!!).
    Dice las cosas sólo una vez y cuando quiere, quiere a corazón abierto.
    Nació un 28 de abril, allá por el año 1972. Es muy serio, cabezón y hogareño.
    Le guste el rock y el blues. Su canción favorita es el Nothing else mathers.
    Su mayor aspiración es hacernos felices y, por ahora, aunque se piense que no, lo consigue todos los días.
    Sueña con rematar nuestra casa y vivir tranquilo. No quiere más.
    Jefe, te lo he puesto difícil.
    Le/lo quiero mucho. Es uno de mis más valiosos tesoros. Y le quiero regalar un cuento tuyo.
    Además, sé que cuando vea que le has escrito un cuento, se va a alegrar mucho.

    Ala!!!, ponte a currar!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, nos casamos de mañana, yo llegué en un precioso Rolls Royce negro. Tarde (aunque prometí ser puntual, era día de Rally y el tráfico no me lo permitió). Él me estaba esperando en el altar. Guapísimo. En su rostro se podía apreciar el nerviosismo de su corazón y la alegría de su alma. Sus ojos me gritaban "Guapa!!" y casi me derrito al verlo. Ese día nos dimos el SI QUIERO más convincente de la historia y ese día nos empezamos a querer otra vez, pero mucho más si cabe. Ese día comenzamos a construír un hogar. El nuestro.

    ResponderEliminar
  5. Bien, secretaria Leles, tengo buenas noticias para tí.

    Dada tu eficacia a la hora de conseguir encargos, el Consejo de Administración ha decidido:

    1.- Hacerte fija.
    2.- Reducirte la jornada laboral a 22 horas semanales.
    3.- Aumentar tus vacaciones a 90 días al año.
    4.- Ampliar tu seguro médico y dental al marío y a los enanos.

    Estamos estudiando hacerte socia de la empresa, pero hay algunos accionistas que se han negado en rotundo.

    En cuanto me los cargue, hablamos.
    ...
    Buen trabajo, chica.
    ...
    Tu cuento lo haré el jueves por la mañana, aprovechando que en Madrid es festivo.
    Lo titularé: HOMBRE DE UNA SOLA PALABRA.

    ¡Hala!

    ResponderEliminar
  6. ayyyyyyyyyy jefe!!!! qué ilusión.
    Si quieres te doy un par de teléfonos para que lo de tus socios parezca un accidente y no te manches las manos. No me lo agradezcas. jajajaja

    Muchas gracias por el cuento. Me gusta el título.

    Un bico

    ResponderEliminar
  7. Aunque te lo haya agradecido en privado, me gustaría darte las gracias en público por el cuento.
    La foto un acierto, la descripción del sitio casi exacta, el niño inquieto fiel reflejo, los paseos con el sidecar algo que están empezando a hacer...
    El arquitecto te da las gracias.

    Je, je, veo que ya empiezan a caer encargos; si se me ocurre algo como "formulario a rellenar" te cuento.
    Qué pasa el jueves por ahí??
    Saludos,

    ResponderEliminar
  8. LELES:
    Tu cuento va a ser divertido, pues me da la oportunidad de poner en boca de otro hombre lo que me parece importante que una mujer escuche.
    Y tiene riesgo, pues si me equivoco me equivoco del todo. ¡Glups!
    ...
    El del enano de 14 meses con problemas de dentición, va a ser difícil, pues para que salga bien hay que ponerse en su lugar, ¡y a mí se me ha olvidado qué se siente con 14 meses!
    Consultaré con mi hija pequeña.
    Ésa controla no veas el tema de sensaciones.
    ...
    El del niño de 9 años es una trampa.
    ¿Cómo voy a escribir un cuento para alguien que los sabe contar tan bien? Y encima los publica.
    ¡Más retos!
    ...
    Iremos de uno en uno.

    ¡Biquiños gallegos!(de todos es sabido que de todos los biquiños del mundo, los gallegos son los más sabrosos, ;)
    ...

    MELONGALO:

    Fue un auténtico placer.
    ¡Tú sabes lo bien que sienta dejar las ideas en la cabeza, que den vueltas un par de semanas, y cuando tú crees que están maduras, te sientas y no se te ocurre ni por donde empezar.
    Es ese momento, cuando no tienes nada claro y quieres improvisar, que te picas contigo mismo y..., y pasan muchas cosas por tu cabeza, y luego..., te quedas vacío, y luego... te llenas.
    Y tu cabeza es un globo que se llena y se vacía..., y te pone, te pone mucho ese vértigo.

    Creo que es una sensación adictiva.

    Cuando lo pruebas, quieres más.
    ...
    El jueves es fiesta en Madrid y en Castilla La Mancha, el Corpus.
    Nos tienen despistados, pues unos años es fiesta, otros no. Creo que depende del número de fiestas totales en el año, por Comunidades, que deben ser iguales en número.
    O algo así.

    Deu chiquetta.
    Recuerdos a los motoristas y a las sidecaristas.

    ResponderEliminar
  9. de tu parte!
    creo que te leen... aunque a escondidas :)

    Ey! ya empiezan los encargos y los retos, guauuuuu: órdago de vértigo!!!

    En Barna tuvimos fiesta el lunes pasado, la 2ª Pascua, ya ves. Disfruta y redacta,

    ResponderEliminar
  10. Driver arrancando motores20 de junio de 2011, 22:05

    ...." y entonces a aquel bebé, con apenas nueve meses al que le dolían tanto dientes, se le ocurrió una idea: chupar. Chupar todo.

    Empezó por lo que tenía más cerca, su mamá.
    Siguió con los objetos cotidianos, la almohada, los barrotes de la cuna, el dodotis...

    Y caundo era un auténtico experto en chupar, dio un salto cualitativo muy difícil, practicamente imposible, mayormente porque con nueva meses no tienes ni idea de qué significa salto cualitativo.

    Pero él lo hizo.
    Empezó a chupar los sueños...."
    ........................................

    Aquel niño de nueve años era muy callado.
    Casi nunca hablaba.
    Él tenía una poderosa razón para comportarse así.
    Y a mí me han encargado este cuento para explicarlo de la mejor forma.
    Empezaré por el principio, luego seguiré por la mitad, y cuando esté metido en un lío de palabras, buscaré la forma de que lo sintáis.
    Entenderlo es otra cuestión, que ni aquí ni ahí os será resuelta.
    De momento.
    ...

    Un hombre es un ser vivo, que a pesar de tener la capacidad de hablar, usa muy poco esta cualidad innata a su naturaleza.
    Y yo me pregunto:
    ¿Por qué los hombres hablan tan poco?
    ¿En qué estan pensando cuando se quedan muditos?

    Tengo la respuesta y se la voy a contar a mi amiga Leles.
    Aunque sospecho que me van a dejar de hablar algunos hombres.
    Es el precio de la verdad.

    Bien, érase que se era, una mañana cualquiera...

    .................................

    Empiezan a aparecer conceptos.
    Ideas que giran.

    Ya no dejarán de dar vueltas y vueltas hasta que les toque salir.

    Y yo no tengo que hacer absolutamente nada.

    Sólo dejar que pase el tiempo y buscar un hueco en la agenda.

    Mientras que conduzco en un infierno de tráfico.

    Pongamos que hablo de Madrid.

    ResponderEliminar