Buscar este blog

jueves, 30 de junio de 2011

EL COSMOS Y BENEDICTO XVI



Buenas tardes, su Santidad.

Espero que al recibo de la presente se encuentre usted bien de salud, tanto física como espiritualmente.
Se lo digo porque es probable que al término de mi carta, no se encuentre usted tan bien, ni física y espiritualmente.

No se lo tome como algo personal, de verdad.
En realidad mi carta va dirigida a todos los Papas que han existido, desde San Pedro hasta usted.
...

Mire, soy el Cosmos.

Para abreviar, soy todo lo que ha existido, todo lo que existe y todo lo que va a existir algún día.

No me confunda con la Tierra, por favor. Esa pequeña partícula de polvo que flota en un minúscula Galaxia, dentro de la ridícula Vía Láctea.

No, yo soy el Cosmos. La totalidad.

Soy bastante más viejo que usted, que la religión que lidera, y que los apenas dos mil años de antigüedad de su bienintencionada organización.

Así que para mí, usted (con el mayor de mis respetos) es una criaturita de apenas medio segundo de vida. ¡Puf!. La nada.

Las cosas son así, señor. No es nada personal, es la verdad.

Como comprenderá, con la edad que tengo y con lo que tengo visto en mi vida, no voy a andar con medias verdades y con tonterías. No me puedo permitir perder el tiempo.
Aunque me sobra, no me parece bien.

En fin, iré al grano.

No le entiendo.

Sé que es usted una buena persona, que la Iglesia es una buena organización, y que EL JEFE confía en ustedes; pero yo me pregunto: ¿por qué?.

Me explico.

Tratan de sembrar el bien, de que la gente sea buena, de que la bondad venza al mal.
Vale, le doy mi apoyo. Soy el Cosmos y no tengo ningún interés en discutir hoy.

Pero, ¿se han fijado ustedes en los clientes que tienen?
¡LOS HUMANOS!

¡POR DIOS Y POR LA VIRGEN!, ¡REFLEXIONEN, POR FAVOR!
...
Veamos, va el JEFE y le regala ¡LA VIDA!

Pues qué quieres que te diga, todo un detalle.
Nadie mejor que yo para apreciar este regalo.

De toooooooooda la materia que forma el Cosmos, esos pequeños seres que son los humanos reciben el regalo de la vida.
¿Y qué hacen?

Es evidente, la han cagado pero bien cagada.
Se dedican a matarse unos a otros como alimañas.
¿Pero esta gente de qué va?


Espere, espere su Santidad, que lo que viene ahora es de nota.

Va EL JEFE y les da a estos seres inútiles, ¡la inteligencia!

Pero ¿cómo?, si una simple ameba es más lista que ellos.

Y sigo..., les da la posibilidad de encontrar un sentido trascendente a su vida y...¿qué hacen?, ¿alguien me puede decir qué hacen?

Pues yo, que soy el Cosmos y nunca miento, se lo voy a decir Santidad: hacen guerras de religión.
...
¿Sabía usted, Santidad, que de cada cien víctimas de guerra, 95 son por causa de las guerras de religión?
...
Mire Santidad, entre usted y yo, esta gente no se merece ni el aire que respira.

Vamos que no tiene ni idea, no saben lo que tienen, no aprecian los dones que les han regalado y encima se matan entre ellos.

Para mí la solución es bien simple.
Un poquito de mayor velocidad de rotación en el Sol que centra su ridículo sistema planetario, una buena lluvia de fotones a sotavento y..., ¡solucionado!, ¡todos bien tostaditos! ¡Por listos!

...

Su labor aunque bienintencionada, se va al traste.
Nada contra corriente, su Santidad.

...

Personalmente sólo me fío del JEFE, el CREADOR, NOMBER GÜAN, THE BOSS.

Y como le tengo cariño (al fin y al cabo me creó de la nada, monada) y un profundo respeto...; y dado que le tiene a usted en nómina, le voy a dar un consejo de viejo (en mi caso sería un consejo cósmico).

Apueste por la juventud, amigo.
Son los únicos que tienen futuro.

Y no me refiero a la gente joven, no.
Me refiero a los seres humanos que se sienten jóvenes, sea la que sea la edad que tengan.

Sea usted el líder de las mentes libres. Haga que sus cerebros se apasionen por la vida y por la libertad. Consiga que escuchen la palabra del JEFE, de forma rotunda y limpia.

Y entonces, Santidad, se habrá ganado usted su jornal.

...

Espero que no se haya disgustado usted con mi carta, pero ya sabe...

Soy el Cosmos, y para mí es usted menos de medio segundo.

¡Puf! La nada.
...

Pero es todo lo que tengo a mano para intentar mejorar.

Así que lo espero todo de usted, Santidad.


Atentamente para su Santidad Benedicto XVI.

El Cosmos.


.

5 comentarios:

  1. Cosmonauta Tomasnikov1 de julio de 2011, 7:24

    Cosmos: (con permiso Driver) sabes, que siempre viajo alrededor de ti, y si no te importa déjate de lluvias de fotones sotaventistas... Si acaso, envíanos un nuevo sistema rotatorio en nuestro planeta cuyo eje no sea el Norte-Sur... Pues eso si mis compañeros humanos rotaran con otras coordenadas todos se acercarían al elixir, el elixir de la eterna juventud.

    ResponderEliminar
  2. Ya veo que una entrada lleva a la otra.

    Pregunta tonta ¿y qué idioma habla el Cosmos? Seguramente uno que sólo entendéis los broders y la presentadora de ambos (¿la madre?)

    ResponderEliminar
  3. Pobre Papa, Don Cosmos... Usted siga moviéndose como de costumbre... no vaya a enredar el enredo. Que si el enredo de los mortales se sabe , más o menos, por dónde empezó a enredarse... siempre habrá algún buen desenredador que lo desenrede y buen desenredador será... ¿O qué se cree que hace el pobre Benedicto XVI cuando da vueltas por el sistema planetario? Don Cosmos, que está usted tan cósmico, tan tan ... que se cree que lo del sistema planetario tiene fácil arreglo. ¡Ahhh! Para usted es una minucia sideral... y los humanos unos ácaros... ¿Se acuerda del día de su cumple? Más que nada porque como es usted tan viejo , con perdón y con todo el respeto del mundo, ¿eh?...¡qué digo mundo... que es ná y menos que ná!...¡de todo el sistema solar se lo digo!¿eh? Pues se lo pregunto por regalarle yo, ¡la muy ácara! lo que viene siendo en el idioma terrícola unas gafas de aumento...

    Disculpe el tono. Hay por aquí, en un reducto del tamaño de una hormiga, unos chinches indignados que marcan tendencia. Ya hora los ácaros con menos personalidad se nos ha pegado el "talante", lo que viene siendo en el lenguaje terrícola una chorradeta que se han inventado los que mandan ...claro que para usted mandan muy poco dado que es Don Cosmos y con un leve contoneo los espachurra en un momento. Pues eso, que me estoy liando y solo faltaba que yo también me enredara sola sin venir a cuento.

    Atentamente:
    La sustituta de Paloma Gómez Borrego.

    ResponderEliminar
  4. Se me ha olvidado. Soy Sunsi, la amanuense de tan ilustre señora. Que resulta que tiene el ordeñador averiado y me lo ha dictado por teléfono. ¿Sabe lo que es el teléfono, Don Cosmos? Pues mire. Un consejo. Póngase usted en contacto con un broder que tengo, que resulta que viaja mucho ...Tiene mundología. Ya sé que no es lo mismo que tener cosmología pero vaya... algo se le parece. Pacten ustedes dos, por Dios. Pídale un cuento y verá qué contento... se va a la cama y tiene dulces sueños.

    Atenta la mente.

    Camarada...toy asustada ... Ahora solo falta que se nos indigne el Cosmos. A ver cómo lo arreglas.

    ResponderEliminar
  5. Me bajo a la Línea de la Concepción.

    Tengo un porte de quisquilla fresca.

    .

    ResponderEliminar