Buscar este blog

domingo, 12 de junio de 2011

EL CURA CHINO





El amor, la fe..., conviene practicarlos.
Si no te los trabajas tú mismo, la mente se hace vaga.
Nadie viene a solucionarte tu fe.
Te pueden ayudar, aconsejar, sugerir, influir; pero al final estás tú y ella cara a cara. Solos.

O la besas mientras susurras bellas palabras, o no hay química y nunca pasas a mayores.
...

Siempre me fijo en la Palabra.
Por encima de las situaciones personales o mentales. Por encima de nuestra historia, nuestros pecados o nuestras mentiras. Está la Palabra.

...

Lunes. Funeral de la madre de un compañero albañil. Madrid. Barrio de Entrevías.
La iglesia más fea en la zona más castigada de esta ciudad.

Oficia un cura chino. Ha venido a este oscuro rincón del mundo a traer la Palabra.
Y justo eso es lo que no tiene.

Lee el Evangelio en un español con graves dificultades. Se vaticina un desastre total.

Me da por pensar que ante la falta de vocaciones, el Obispo tuvo que tirar de lo que tenía a mano.

Un chino en Madrid.
...

Pero...y ahí está para mí la magia de la Palabra, llega la homilía del funeral. El cura chino se baja del altar. Coge una silla. La pone enfrente del primer banco donde la familia doliente pena.
Se arremanga.
Con un par.

Se dirige a la familia y habla desde dentro, sólo él y la Palabra.
Frente a frente. Las deja deslizar con cariño, las susurra, enaltece, besa en los labios.

Las enamora.

De pronto, la sensación de que alguien había abierto de golpe las ventanas.
Un chorro de aire fresco.
...

Tal vez recuperar la fe sea fácil.
Leer la Palabra hacia dentro.
Y luego.

Sacar la cabeza por la ventanilla con el coche en marcha.
Sentir la brisa fresca.

Cada jodido nuevo día.


.

8 comentarios:

  1. Driverinni... ¿Por qué será que siempre me fijo y me paro cuando dices eso de "Sacar la cabeza por la ventanilla con el coche en marcha"? Si fuera por ganas, te aseguro que mis neuronas sería las más ventiladas del Planeta...después de las tuyas, claro. Tienes que patentarlo. Porque en tu contexto tiene un montón de significados Y TODOS BUENOS.

    Bon dia per la matina, camarada.

    ResponderEliminar
  2. Frecuentemente la Providencia nos sorprende encontrando petróleo en los lugares más inesperados.

    ResponderEliminar
  3. El "chorro de aire fresco", cada día. GENIAL Y REAL IMAGEN. Y la Palabra. A veces, que difícil entenderla pero que certeza.

    ResponderEliminar
  4. un chino cura...esto es algo que nunca habia visto...pero da igual que seamos blancos, negros o amarillos...que nuestro acento recalque el seseo,la gheada, la Z y otro tipo de consonantes o vocales que difuminan un poco la lengua...el lenguaje interno es igual en todos y cada uno de los rincones que nos rodean.
    un saludo Driver!

    ResponderEliminar
  5. SUNSI:
    Hermana, tus palabras siempre acompañan.
    Son un eco familiar, de resonancias armónicas y entrañables. Gracias, chiquetta.

    MODESTINO:
    Que la Providencia nos encuentre sudando, trabajando, escribiendo o amando.
    Pero que nos encuentre.

    GRAPPA:
    Contamos con las ideas y con las palabras.
    Así que con ellas nos tenemos que arreglar.

    LEWIS:
    A veces lo evidente resulta más rotundo en las labios de una cara nueva.
    Por esos es tan importante comunicarse bien con los que vienen de otras culturas.
    Nos pueden enseñar más de la nuestra.

    Cuida a tu hermana, andaba cansada. Y su alegría es tan espontánea y placentera, que resulta un magnífico regalo.

    ResponderEliminar
  6. Bienaventurado sea el que es capaz de curar con la Palabra.
    Palabra de palabras. Aire nuevo, fresco y renovado.
    Biquiños

    ResponderEliminar
  7. Pues por aquí tenemos curas sudamericanos. He llegado a ver curas negros, pero chinos ...

    Bueno, debe ser la "contraevangelización", palabra que seguramente no existe, pero que nos "devuelve" lo que hace siglos dimos.

    Un saludo

    ResponderEliminar