Buscar este blog

domingo, 26 de junio de 2011

GALOPADAS SALVAJES





En el campo, amaneciendo.
Desayunamos y salimos al trote.
Galopando.
Éramos tres jinetes.

Nos dejamos llevar por el acompasado vaivén de las monturas.
Tras, tras, tros, tros.

Y los ví.
Halcones peregrinos.
Volaban muy rápido.
Me incliné sobre la cabeza de mi yegua. Junto a la oreja.

"¡Jugamos?".

No me respondió, así que lo interpreté como un sí.

La espoleé.
Salimos con gran potencia.
Dejamos a los otros dos jinetes atrás. Muy atrás.

La pradera era verde. Y nosotras dos una mancha marrón, a la velocidad del sonido, luego a la de la luz.

Los halcones nos seguían y nosotras ni los mirábamos.

Bajamos por la vereda, hacia el río.
Los halcones rodearon por la colina.


En el desfiladero bailamos entre los riscos.
Las curvas.
Las pendientes.
Ramas y verdes.

Y al final el río.
Corriendo sobre la corriente.
Galopando los gijarros.

El mundo era muy grande.

Una interminable galopada.

Salvaje y libre.

.

6 comentarios:

  1. Mmmmmmmmmmpffffffffffffff

    ResponderEliminar
  2. La yegua tamborileaba el campo:
    ¡tocotó!, ¡tocotó!, ¡tocotó!
    Y sus crines volaban libres:
    ¡Fiuuu!, ¡fiuuuu!, ¡fiuuuu!

    Siendo ambos hechos verdades absolutas.
    Indiscutibles.

    ResponderEliminar
  3. No consigo entender bien el mmmpppfff, pero me lo apunto.
    Mmmmpffffff
    jajajajaj

    ResponderEliminar
  4. Leles, apunta alto y volarás... yo intenté volar y pajarito de mi , me pisaron ...
    ¡pero que pie!
    M_elenudo
    P_ie
    F_ervoroso !!! ...fue fervor, si ...pero ella me pisó... con su piececito...

    ResponderEliminar
  5. Con permiso, camarada. ¡¡¡Leles!!! ¿No sabes qué es "Mmmmmmmmmmpffffffffffffff"? Eso significa que tú no has sido víctima del grito de guerra de Sarracena. Afortunada. Porque los broders y yo lo hemos leído tantas veces... A la menda le ha afectado tanto que se ve afectada por un trauma blogueril. Y junior....fíjate... se ha quedado "pajarito". ¿Y tú? ¿Cómo lo llevas, senior? Cabalga, cabalga... Buena fórmula para que no te pille.

    Por cierto...¡Precioso!

    ResponderEliminar
  6. Tenéis que tener en cuenta, que Sarracena es una osa de los montes asturianos.
    De ahí sus poderosos rugidos lanzados en la blogosfera.
    Yo ya estoy acostumbrado.
    Hay días que los siento como: ¿dónde vas pardillo?.
    Otros que oigo: ¡otra vez en las nubes!
    Y algunos día escucho: ¡puedes hacerlo mejor!

    Cuando no ruge, la echo en falta.
    ...
    Ahora voy a escribir un cuento para Carmina, que es la hija de Sarracena.
    Y claro al ser hija de osa, es osa.

    ResponderEliminar