Buscar este blog

lunes, 6 de junio de 2011

LA TORRE DE DIOS

















Hace muuuuucho, muuuuuuucho tiempo, unos señores decidieron construir una iglesia en mi pueblo.


Se trataba de una Orden Religiosa, que se llamaban Dominicos.


Procedían de un país lejaaaaaano, muuuuuy lejaaaaaano, que se llama Italia.


...


El país lejaaaano que se llama Italia o algo así, tenía una tradición muuuuuy antigua.


Se trataba de construir iglesias con campanarios muuuuuuy altos que rozaban el cielo.


En Florencia construyeron uno altísimo, que cuando lo mirabas desde abajo, parecía una flecha que ascendía hacia las nubes.



Luego, los señores de Pisa construyeron uno muy bonito, pero el terreno cedió y cedió, y la torre se fue inclinando poco a poco, hasta que casi se cayó.



Por fin, los señores de Siena decidieron llegar al cielo con su torre, y llegaron al cielo con su torre.


...





Yo vivo en Madrid, y en el año 1.967 los Dominicos decidieron construir una iglesia con una torre. Y como eran del pais lejano llamado Italia, quisieron levantar la torre más alta y más bonita de cuantas se construyeron en mi pueblo, que como os he contado se llama Madrid o algo así.


...


El abad, que es como el jefe de los señores Dominicos, le dijo al arquitecto que tenía que estar apoyada en doce pilares, pues desde el principio los Apóstoles fueron doce.


Así que arrancaron una sólida cimentación para doce altos pilares.



Luego el abad de los Dominicos, que era un señor italiano y tenía barba por debajo de la nariz y por los dos lados de la cara, dijo que tenía que tener una suave rampa para poder ascender sin cansarse.



Y el constructor de torres hizo una rampa suave, con una losa de hormigón de apenas seis centímetros, para que la ascensión fuese cómoda.




Luego el señor abad dijo que había que poner una barandilla, pero con un solo tubo, pues los que suben a la torre que va al cielo han de ser valientes y vencer sus miedos.




Así que el señor cerrajero montó una barandillita con un solo tubo para que los valientes tuvieran un punto donde agarrarse; pues pensó que hasta los valientes necesitan un tubito donde agarrarse.



Al final hubo que decidir el color de la torre. Unos decía que debía ser azul, otros que morada, otros que del color del atardecer.




Al final se impuso el criterio del arquitecto, que la pintó de blanco, como las nubes blancas.







Cuando le preguntaron al señor arquitecto el motivo de pintarla de blanco, dijo que es un color bonito; el abad, el constructor, el cerrajero y una señora que también trabajó en la torrre, dijeron que sí, que sí, que sí. Así que la pintaron de blanco y fue que sí.


...










El sábado fue la Comunión de mi sobrina, en la iglesia de mi pueblo que se llama Madrid o algo así.


Me tocó hacer fotos, porque los papás de las niñas que hacen la Comunión están ocupados llorando y poniendo caras de papás.



Así que le hice fotos a la torre alta que llega al cielo para que la pudieran ver mis amigos en la internet ésa.



Me siento muy contento de enseñaros las fotos que hice el sábado, porque Italia es un pais que me gusta mucho, y allí vive gente que está orgullosa cuando enseña las torres de sus iglesias.


Y a mí me gusta ser un poco como los señores de la Italia ésa, que miran al cielo de su pueblo y ven una torre que se pierde entre las nubes.










Y porque se que el número de pilares son doce, que la rampa es suave, para facilitar la ascensión a los cielos, y que hay una pequeña barandillas para que los valientes tengan un sitio donde agarrarse cuando suben a la torre que les lleva al cielo.





...










Si la miras fijamente, sentirás placer, y miedo y vértigo.










Esto es así, porque subir al cielo es placentero, da miedo y también vértigo.





...





Por esos los señores de Italia o algo así, han construido desde hace muuuuuucho tiempo altas torres que hacen cosquillas a las nubes.










Es la manera más rápida de entender algunas cosas, que si las cuentas de otra manera son muuuuuy, muuuuy difíciles de explicar.










Esa es la razón por la que los hombres construyen altas torres.










Para entender un poco mejor la cosa ésa de Dios, el cielo y la belleza de la Creación.



O algo así.





.

7 comentarios:

  1. Sabían lo que hacían los dominicos eses...
    No hace falta hacer grandes esfuerzos para subir al cielo, simplemente hay que ser valiente y tener paciencia. Todo va lento y seguro.

    Qué tal tu sobrina con su Primera Comunión??

    Por cierto... lo tuyo es de De-formación profesional!! jajajaja
    Bicos boss

    ResponderEliminar
  2. Magnífica la torre y gran acierto de los Dominicos. Y gran acierto tuyo hablando de Florencia y de Siena ... hay que apuntar alto¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  3. Driver... ¿Te ha echado una mano Sarita? Noto una perspectiva nueva. ¿O te has hecho niño para entender mejor esas cosa de la Creación?

    Me ha gustado, camarada... o algo así;-)))

    ResponderEliminar
  4. Leles: me inflé en la Comunión a hacer fotos, unas trescientas. Cosa que me gustaba cosa que fotografiaba. Luego lo grabo en una cdé, se lo regalo a la sobrina con un par de ampliaciones, y quedo como un rey. Regalo barato, creativo e inolvidable. ¡Y encima me lo paso bien!

    Modestino: siempre tengo en el punto de mira las creaciones italianas. Nunca he ido a New York ni a Londres (y oportunidades tengo por el trabajo de mi mujer); pero París, Roma, Florencia, Venecia, Siena y la Costa Azul francesa..., me las he recorrido despacio y varias veces. Siempre repito.
    Mi sueño es poder jubilarme y dedicarme a dar la vuelta al Mediterráneo una y otra vez. Desde Corfú a Constantinopla, desde Bari a Almería, desde la Costa Brava a Egipto.
    Ése es mi verdadero sueño eterno.
    Asequible y cercano.

    Sunsi: la Sarita la tengo presente cada vez que tengo que escribir algo que no es imaginado.
    M,e gusta muchísimo su estilo de explicar las cosas.
    La he nombrado "asesora general de cuestiones universales".
    Es de los pocos seres humanos que conozco que nunca miente; y eso me da confianza.
    Además, ella con 10 años siempre me enseña algo nuevo.

    Es inagotable, inalcanzable, tozuda, rebelde y sensible a la vez.

    Lo que más me gusta de ella es que ha aprendido a reírse con la mirada, a comunicarse con los ojos, sin hablar.

    No te puedes imaginar lo feliz que me hace cuando juega a mirar, a contestar con los ojos.

    Creo que va a heredar el don de mi abuelo.
    Ya hace sus pinitos con la magia.

    Me tiene enamorao.

    Y como verás, se me nota un montón.
    Hay veces que sin proponérmelo escribo gracias a sus ojos.

    Y esos días me hace sentirme feliz, la muy ladrona.

    O algo así.

    .

    .

    ResponderEliminar
  5. Un beso a mi sobrina, hermano!

    ResponderEliminar
  6. De tu parte, chico.

    De tu parte.

    ResponderEliminar
  7. Mira por dónde que pertenecemos al mismo campo profesional...
    arquitortura!!!
    (por lo menos en lo que a mí m consta en pleno Junio universitario)

    ResponderEliminar