Buscar este blog

domingo, 3 de julio de 2011

BANDERAS AL VIENTO




BANDERAS AL VIENTO.

En las playas de la costa ondean.
Color rojo, verde o amarillo.
Señalan el estado de la mar.
Banderas al viento.

El servicio de socorristas de la Cruz Roja es el encargado de su cambio, custodia y reposición.

Las cambian, pues el viento las azota sin piedad.
Las custodian, para usarlas otro día.
Las reponen cuando son ancianas, y las heridas de sus guerras con el viento abren desgarros en sus almas.

Los niños siempre se fijan en ellas.
Cuando despiertan preguntan por las abuelas, saben de su importancia geoestratégica.

Si la bandera es verde, te arrimas a la costa y puedes bailar con las olas.

Si amarilla, mejor pasear con prudencia por la playa, cogiendo de la mano a la madre de tu madre.

Si roja, mejor dejarla un rato tranquila, hasta que se calme el viento.
Van a por un libro de cuentos y se sientan junto a la vieja mecedora.
Junto al trono de la Reina de Saba.
Aquella que sabe más por anciana que por reina.

Los niños son tipos listos. Aprenden pronto el código de los colores de la vida.

Los mayores seguimos jugando con el espectómetro, valorando los colores del arco iris, investigando en laboratorios oscuros el comportamiento del espectro visible.

Los niños no.

Simplifican la ecuación de la vida.
Agarran el teléfono.
Marcan su número favorito.
Y dicen justo la frase esperada desde el otro lado del prisma.
"¿Hola abuela cómo estás?"
...

En las playas de la costa ondean.
Color rojo, verde o amarillo.
Señalan el estado de la mar.
Banderas al viento.

Vagabundas y orgullosas.

.

2 comentarios:

  1. Magnífica alegoría Driver: que excelente partido has sacado a las banderas estas¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Hasta que crecen, Driver... Entonces funden todos los colores ... todos son blancos. Y les dicen a la abuela que ellos son ya mayores...y que no pasa nada con el oleaje de bandera ROJA. Van a por sus tablas e imaginan que son surfistas... Y las abuelas con el alma en un puño. Y el corazón pumpúm-pumpúm...

    Precioso, colega. Como siempre que te acercas al mar...

    ResponderEliminar