Buscar este blog

viernes, 26 de agosto de 2011

LA FE ( Curso de felicidad para torpes)


Creo que es muy difícil hablar de la Fe.
Así que usaré un truco.
Dejaré que salgan las palabras mientras siento lo que me transmite la Fe.

Sólo déjate llevar.
No pienses, déjate llevar.

....


HAY VECES.

Hay veces que vas conduciendo por la costa, y lo ves.

El Sol.

Realmente tú ves porque él está ahí.
...

El alma humana es como un muñeco de trapo.
Está construido a base de tiras de diversos materiales.
Sogas, trapos, trozos de cristal.
Pensamientos, sentimientos, emociones.
Se unen y forman tu alma, que unos días está más cansada que otros.

Estas tiras se aglomeran alrededor de tu corazón, formando diversas capas, al estilo de la piel de una cebolla.
...

Hay días buenos, regulares y malos.
Depende.
...

Cuando vuelves a casa, después de un cansado día, con hambre y preocupaciones, te asomas por la ventanilla y ves la línea del horizonte. Fría y dura.

Aceleras para adelantar a la furgoneta.
O frenas para no pegártela con el camión.
Depende.

A veces te detendrías enmedio de la autovía, aparcarías en la zona de servicio, y caminarías hacia la playa.

Siempre hay un acantilado, desde donde no se ve pero se adivina.

Allí está Africa. Todo un monumento de la Creación.
...

Luego está lo de quitarse los zapatos y pisar la hierba verde.
No soluciona, pero ayuda.

Y también está el viejo truco de coger una brizna de hierba y ponértela entre los labios.
Y chupar como una abeja el néctar de clorofila.
...

Son trucos que unas veces sirven y otras no.
...

Pero amiga, hay un truco que nunca falla.

Llénate de Sol.

Cuando los rayos de Dios te besan en los labios, y sientes que un hermano te susurra una bonita canción a los oídos, y que los trozos de trapos con los que tu corazón se envuelve son calentados por el astro Rey, entonces, y solo entonces sientes que la cosa va en serio.

Que allí estás tú, en el borde del acantilado, mirando el mar y dejándote besar por el Sol de poniente.

Y ese momento es tan de verdad, que sólo te acuerdas de cómo te llamas, que en tus venas corren las olas del Mediterráneo, y que los trapos con los que tu corazón está envuelto han sido tenuamente calentados por un Rey, que es un Señor.
...

Así que tomas la iniciativa.
Echas un rezo a tu Dios. No te cuesta ningún trabajo. Vamos.

Y le das las gracias por haber sido besada hoy por un Astro Radiante.
...

Hay veces que vas conduciendo por la costa, y lo ves.
Realmente tú ves porque él está ahí.
Todo un regalazo de luz.

Un bofetón de Fe, en lo alto de la cocorota de tu alma.

La Fe y el Sol son hermanos de sangre.

Realmente tú ves, porque ambos, la Fe y el Sol...
...

Te están iluminando, chico.

Sí chico, te están iluminando a tí.

.



2 comentarios:

  1. La secre mecida por tu Señor27 de agosto de 2011, 9:12

    Me encanta este curso para torpes. Creo que estoy aprendiendo mucho.
    Bicos jefe.

    Por cierto, como me sigas reduciendo la jornada laboral acabarás debiéndome horas!

    ResponderEliminar
  2. Secre:
    Tengo en mente algunos cursillos para este final de año.

    Felicidad para torpes.
    Cómo salir de una sima.
    Instrucciones para equivocarse de verdad.

    Ya sabes, cosas del Jefe.
    ...
    En cuanto a tu jornada laboral no te preocupes.
    He puesto en los ordenadores de la oficina, como salvapantallas, vuestras fotos del verano.
    ¡Vais a cotizar por 24 horas al día, los cuatro!

    ¡Menuda indemnización vas a pillar en cuantito te despida! ;))

    ResponderEliminar