Buscar este blog

sábado, 27 de agosto de 2011

¡ ME LA COMO !


FICHA DE PEDIDO DE CUENTO: 2.011/03/1.961

Nombre: Pablo.
Edad: 16 meses (en agosto del 2.011).
Cuestión: los dientes le duelen al salir.
¿Qué es lo que más le gusta de todo lo que le gusta?: buscar agujeros.
Forma de pago: si te gusta da un donativo en Cáritas, andan caninos y con mucho curro; si no te gusta, tranquilo, es gratis.

...



¡ME LA COMO!

¡A los buenos días!
Mi nombre es Pablo y tengo dieciséis meses (¡aaaaah, se siente, haber nacido después!).

Aunque soy pequeño ya tengo un trabajo fijo.
Consiste en ir descubriendo los agujeros de mi cuerpo.

Llevo varios meses investigándome a mí mismo y he descubierto un montón de agujeros extraños en mi cuerpo Danone.

Por la parte de arriba tengo dos que se abren y se cierran muy rápido.
Cuando están abiertos veo la luz. Es como la sonrisa de mamá. Ves el mundo mundial que es un lugar cálido y lleno de colores.
Cuando los cierro no veo nada. Pero se me repiten algunas imágenes en una cosa que los mayores llaman sueños. Suelo soñar con la teta de mamá. Es el sueño que más me gusta de todos los que me gustan. Sabe a leche y a calor.
Entoces me muerdo uno de los diez dedos que tengo, lo chupo como si fuera mi mamá. Y claro, me lo paso de miedo.
El pulgar es mi preferido. Sabe bien.

He descubierto también dos agujeros que sirven para guardar los moquitos.
Están en una especie de montañita enmedio de la cara.
Cuando los moquitos salen de los agujeros, mi mamá se pone muy contenta.
¡Qué cosas sienten estos mayores!

En ambos lados de la parte de arriba tengo dos agujeros que no sé para lo que sirven.
De momento me entretengo dándoles golpecitos con los dedos.
Hacen ¡boing!, ¡boing!; y me dan mucho juego antes de irme a dormir.
¡Boing!, ¡boing!
Creo que son juguetes que Dios nos dejó para entretenernos.
¡Boing!,¡boing!

Y luego está el gran agujero.
Está justo debajo de la montañita de los moquitos.

Este orificio es por donde me entra la comida y donde tengo una especie de serpiente blandita que me sirve para llorar mejor. La lengua, se lo he oído a mi papá, se llama la lengua. Como mi papá es un hombre muuuuy alto, pues yo me creo eso de los nombres.
No tengo ganas ni edad para entrar en discusiones sobre cosas así.

Dentro de este agujero tengo unos huesos que mi papá llama dientes, y mi mamá llama Pabletes. En este punto me proporcionan una información contradictoria. ¿Son dientes o son Pabletes?
Supongo que cuando crezca descubriré el misterio de estos huesos.

Bien, la cuestión básica es que estos huesos cuando te salen, te duelen un montón.

¿Qué hacer?

Yo lo tengo bastante claro. Cuando algo me duele o no lo entiendo, me pongo a llorar. Por si acaso.

Entonces viene mi mamá y se le pone cara de patata.
La frente se le llena de arruguitas y le salen chispas por los ojos.
Se nota que le preocupa el tema.

Al rato viene Leles, que es una amiga de mamá que también tiene cachorros humanos.
Entonces se ponen a hablar y a hablar. Dicen cosas extrañas sobre "mordedores", "cremitas para las encías" y "farmacias".

¡Pero bueno!, resulta que no se ponen de acuerdo
sobre si se llaman dientes o Pabletes, y encima quieren que no me duela.

¡Menudas son las mamás!

Bien. Acometamos la cuestión para discernir de una vez qué es lo que está pasando.

Mamá: la verdad que los huesitos estos me duelen cuando salen, pero luego dejan de doler y yo sigo llorando un rato porque quiero que me hagas mimitos.
¡Esa es la cruda realidad!
Más vale que lo vayas asimilando.

Me gusta verte en cinemascope cuando te asomas a la cuna.
Llenas toda la pantalla, chica.
Aparecen colores muy bonitos, como el color carne de tu cara y el color rojo de tus labios.

Y también está el tema de los pelos.
Cuando te inclinas sobre mí, hay veces que tus pelos me dan en mi cara y entonces juego a cogerlos y a chuparlos.
Y huele como el cielo, que es un sitio azul donde flotan las nubes.

Así que he descubiero que Dios nos puso los dientes ésos o Pabletes, con el fin de poder ver de cerca los coloretes de la cara de mamá.

Para tocarte las arruguitas de la frente y que desaparezcan.
Agarrar tu pelo y oler el champú chulo que usas.
Acercar mi cara a la tuya y sentir calorcito.
Y sobre todo (y creo firmemente que ésta es la razón de la existencia de los dientes o Pabletes), para que me des teta sabrosa.

La cuestión de la teta es un festín, chico.
Aquello es enoooorne y blandito.
Cuando te acercas y la agarras con la boca, suena música.

Es como cuando vivía en la tripa de mamá y me alimentaba por un tubo que estaba atornillado a mi barriga, que ahora no me acuerdo cómo se llama el tubo que tenía atornillado a mi barriga.
...

Bien. Una vez aclarado el tema de los dientes o Pabletes, aprovecho la ocasión para deciros una cosa, señores mayores.

Tengo un agujero muy útil, por donde me entra la comida, que me sirve para darle besos a mamá y a papá (el señor aaaalto).
Allí están los huesos ésos que me hacen daño algunas veces.

Pero no os preocupéis, chicos.

El Sr. Dios puso ese agujero allí por dos razones fundamentales:

La primera y básica, para comerme el mundo con patatas.

Y la segunda y fundamental, para poder decirle a mi mamá, que yo Pablo, menor de edad y en plenas facultades infantiles, declaro de forma solemne y sincera que...

"¡Mamá: estás para comerte!"


Atentamente: Driver.


.

6 comentarios:

  1. Sí, los bebes tienen una innata tendencia a buscar agujeros; el de un amigo mío no para de buscar los ojos y es peligroso ;)

    Buen domingo¡¡¡

    ResponderEliminar
  2. Cómo duelen los pabletes cuando salen!!! Ay! pobrets :)
    Y el daño que hacen luego con ellos!
    saludos,

    ResponderEliminar
  3. ¡Driver! ¿Cómo haces para situarte en la perpectiva de este bebé que está para comérselo? Qué bueno. Muy bueno.

    Oye, camarada. Me hago eco de la reivindicación de la Ministra. Secre ya tienes... aprovecho para darle un besiño a leles. Pero te falta mánager un poco agarrao que venda el producto. Teniendo en cuenta que te has ganado una reputación en el mundo de los cuentos, ya va siendo hora que no tooooooooooodo sea gratis. Búscate una catalana con seny ( yo no porque no sé especular e incluso las clases las doy gratis...)o una asturiana astuta... Te forras. Vamos que si te forras. Palabra de colega, chico.

    Yo tenía un truco para el dolor de chusetes carletes, marietas y blanquitas... Deslizar una aspirina por las encías. Mano de santo.

    Un abrazo, camarada.

    ResponderEliminar
  4. Coincido con Sunsi!
    Los hay que cobran por cada m... Y si luego quieres se lo das a Caritas.
    Abrazony buen cuento!

    ResponderEliminar
  5. Secre en busca de mánager29 de agosto de 2011, 8:12

    Jefe, así me gusta, tienes todos los asuntos pendientes liquidados. Buscaremos nuevos clientes.
    Por cierto, hazle caso a la catalana (que ellos saben mucho del tema), búscate una mánager (mejor que un mánager, porquew las mujeres controlamos más el money), y vayamos por el mundo vendiendo cuentos.
    Has visto, VAYAMOS.... jejejejeje

    Bicos y gracias mil

    ResponderEliminar
  6. ¡Lástima que no seáis alguno propietario de una Editorial!
    De momento me conformo con practicar la escritura con personas reales, así que ya sabéis:

    ¡¡ESPERO VUESTROS ENCARGOS!!

    (Podéis hacerlos a través del e-mail, o a las bravas como comentario).

    ResponderEliminar