Buscar este blog

domingo, 4 de septiembre de 2011

COW - WOMAN


El mundo está cubierto de mares, sobre ellos navegan enormes barcos que llevan pasajeros de un continente a otro, de una península a una isla, de una cordillera a una llanura.

Entre los pasajeros hay jóvenes que miran la línea del horizonte.

Y se la beben con la mirada.


Esta es una historia muy breve, que le ocurrió a una joven hermosa.

Ella había emigrado desde el Viejo Continente a una tierra de oportunidades.

Dejó a su familia, a sus amigos, su pueblo y su tierra.

Cruzó el Océano Atlántico en un Clipper, el velero más rápido de la época.

Sus velas se hinchaban con la fuerza del viento, con el empuje de las olas, con el pensamiento de sus jóvenes pasajeros.
...
Cuando avistó tierra se prometió a sí misma un sueño: volaría.
En cuanto tuviera la oportunidad, volaría.

En tierra buscó una habitación, un trabajo y recopiló toda la información que sus joven mente era capaz de calibrar.

Sus primeros dólares le sirvieron para comprar un caballo de sangre india.

Con él se desplazó por varias ciudades, atravesó llanuras verdes y descubrió los ríos más salvajes que atravesaban desfiladeros y rocas graníticas.

En la primavera del primer año en aquella nueva tierra, llegó a los límites de la civilización.

Un pueblo perdido al final de la línea del ferrocarril.

Más allá no habían colonos.

Era el territorio de las águilas de cuello blanco.

Tierra virgen, donde los emigrantes se habían reunido para buscar un lugar en el mundo.
...

El Gobierno Federal había prometido tierras a los colonos.
La única condición era llegar el primero y clavar tu bandera.

Así que la chica de nuestro cuento estaba allí, con su caballo, su bandera, unos pantalones vaqueros, y la mirada ardiente de una yegua salvaje.
...

Agruparon a los colonos detrás de una línea marcada con una cinta azul.
Brillante.

Y tras un discurso por parte del representante gubernamental, el juez de paz disparó al aire con su arma, tres disparos seguidos.
La señal de partida.


Si has visto una mujer guapa galopando de forma salvaje, si has sentido el trote de un caballo de sangre india, si alguna vez has corrido tanto y de forma tan intensa que atravesar el viento se ha convertido en un bofetón de libertad, no puedo explicarte lo que ya sabes.

En caso contrario he de decirte que la forma de galopar de aquella joven, era tan arriesgada y bella a la vez, que parecería que se jugaba su futuro en el intento.

Voló. Cumplió su sueño y voló por la pradera, con la misma fortaleza interior, el mismo gesto y una postura parecida a la que adoptan las águilas de cuello blanco cuando persiguen a su presa.

Voló por la pradera durante una hora.

Vio un terreno próximo a una colina suave.

Olió la tierra que pisaba, y tras comprobar el aroma virginal, tomó la decisión más importante de su vida.

Desmontó del rayo indio, miró a su alrededor para asegurarse que era la primera y clavó su bandera en la tierra virgen.

...

El mundo está cubierto de mares, sobre ellos navegan enormes barcos que llevan pasajeros de un continente a otro, de una península a una isla, de una cordillera a una llanura.

Entre los pasajeros hay jóvenes que miran la línea del horizonte.

Y se la beben con la mirada.





Atentamente para Lewis Ceballos: Driver.

.

9 comentarios:

  1. Qué chulo!!!. Me huele a la hierba mojada y fresca de la pradera. Me huele a libertad.
    Broder, te voy a comprar un caballo!.

    Gracias amigo.

    ResponderEliminar
  2. Hoy andabas especialmente inspirado, Driver. Sí, el olor a hierba mojada ...

    ResponderEliminar
  3. Don Driver me ha puesto los pelos de punta!!!increible!!!
    muchas gracias por tal dedicatoria, me ha encantado, sobre todo el que te acordases de aportar el mayor significado del aguila, espero que todo este cuento llegue a cumplirse cuando sea la hora de dar el salto al charco...no espero que sea mañana...pero si pasado.Muchísimas gracias!!
    recordaré cada palabra del cuento en mi largo camino a Madrid en el gran ferrocarril que une nuestras dos ciudades, y recordaré con gran hincapié esa forma de volar cuando el avión se eleve hacia las luces del purgatorio.

    Un saludo del pequeño Lewis!

    ResponderEliminar
  4. Pero qué flipao eres broderiño!!!!! ajajajajajaja

    ResponderEliminar
  5. Suerte Lewis.
    Galopa rápido, chico.

    ResponderEliminar
  6. ¿Algún cuento de encargo?
    ¿Es el cumpleaños de la abuelita y no sabes qué regalar?
    ¿Sin presupuesto para el regalo de la cuñada?
    ¿Un cuento para tí, porque te lo mereces?
    ¿Nunca le regalé un cuento a mi pareja, tal vez sea el momento?
    ¿Le voy a echar un par y le voy a regalar un cuento a la camarera de los ojos esmeralda?
    ¿Mi prima la monja va a alucinar con el regalo?
    ¿Es muy rico, pero nunca le han regalado un cuento a mi primo el de Zumosol?
    ¡Le voy a decir a mi hijo cuatro cosas, y quiero que quede por escrito!
    ¡Veinte años de matrimonio, y se lo quiero decir otra vez!
    ¡Llevo toda la vida intentando darle las gracias a mis padres, y no sé cómo!
    ¡Necesito algo a lo que agarrarme, pero yá!

    Regala un cuento.
    No se lo esperan.

    ResponderEliminar
  7. ... Me ha recordado a Meadow. Preciosísimo, Driver. Se siente el galope a medida que vas leyendo. Es todo como un sueño que sabes que no podrá ser real, pero que nadie nos quite la posibilidad de soñar... despìertos.

    ¿Para cuándo un recopilatorio?

    Abrazos, colega.

    ResponderEliminar
  8. me ha encantado tu cuento de hoy... realmente inspirador.

    Respecto a tu oferta, qué tal un cuento para mi porque yo lo valgo. Estoy pasando una mala época y no veo el horizonte. Necesito aire fresco, energia y ganas....

    gracias!

    ResponderEliminar
  9. Eso está hecho, princesa.

    ResponderEliminar