Buscar este blog

martes, 6 de septiembre de 2011

MEADOW ( I )





Contaré la historia de Meadow.

Una mujer que conocí en unas lejanas tierras..., donde las distancias se medían en días, el tiempo en millas y las emociones eran tan intensas, que se te quedaban grabadas para el resto de tus días.
Palpitando.

.............................................................................................

ENCUENTRO CON MEADOW ( I )


Acabo de aterrizar en América.


Lo sé porque en los carteles no pone aeropuerto.

Pone aeródromo.





Un señor bajito y con bigote ha venido a recogerme.

Lo sé porque lleva un cartel con un nombre pintado: DRAIBER.

Me conduce hasta una vieja camioneta. Es una Ford sin puertas.

Igualita a la que conducía James Dean en "Gigante". Creo que era la misma.

Dice que viene de parte de Meadow, que está atendiendo un parto.

Conducimos durante tres horas.





Este país es muy verde. La tierra se ve oscura y fértil. Hace calor. Y humedad.

Llegamos a una especie de poblado, arrumbado junto al meandro de un caudaloso río.

Dice que va a buscar a Meadow.

Espero junto a la camioneta.





De un barracón sale una chica rubia con un trozo de carne entre las manos. Va corriendo. Me ve y se acerca a toda velocidad.

Me entrega el trozo de carne humeante y me dice: "¡átale el cordón umbilical y entra al barracón, rápido!, voy a calentar más agua."


Acabo de conocer a Meadow.

Iba a doscientos.

El bebé palpitaba.


.

5 comentarios:

  1. Veo que por aquí todo sigue palpitando...
    saludos,

    ResponderEliminar
  2. Qué recuerdos de antaño. Me hace muchísima ilisión recordar a Meadow...

    Gracias, camarada. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. Driver de batallitas7 de septiembre de 2011, 0:39

    TOMAE: prefiero las historias de indias, así me tengo que inventar los nombres,
    "colinalejanatedespiertasporlamañana"
    "nubedulcequecuandoesquenoesquesí"
    "lagartijarevoleta"

    MELONGALA: aquí seguimos con el negosi de los cuentos. A ver si me buscas un encargo, mujer.

    SUNSI: ya no sé donde están los capítulos finales de la serie, así que me los tendré que volver a inventar (éstos los he fusilado de tu blog).

    ¡ya no me acuerdo si al final se enamoran, se casan, se enfadan o simplemente la vida los aleja!

    Sólo recuerdo lo del caballo al final. Sí, había un caballo, y una pista de aterrizaje y una despedida.
    ¡Aaaaah!, y que tú la matabas.
    ¡Aseeeeeesinaaaaaaa!

    (¿te acuerdas?, ¡se armó un buen lío en tu blog!, ¡los blogueros buscando el botiquín para socorrerla!)

    La verdad es que nos lo hemos pasado BIEN, BIEN.

    Como niños.

    .

    ResponderEliminar
  4. Y leonesa que no entendía que no estuviera triste por la muerte de Meadow. Coló, ¿eh?
    Sí lo hemos pasado bien, chico...

    ResponderEliminar