Buscar este blog

viernes, 2 de septiembre de 2011

SUEÑO DE UNA TARDE DE VERANO

Después de conducir toda la noche, ya no podía más.
Las rayas de la carretera empiezan a temblar, así que entre pegármela y parar, elijo parar.

Junto a la autovía hay un lago.
Y arrumbada en el final de la colina, una playa.
Hay sombras bajo los frondosos árboles.
Así que me quedo aquí un par de horas.
Tal vez tres.

...

Encuentro un trozo de verde.
Dejo que mi cuerpo caiga, como un enorme árbol sobre el césped.
Poco a poco me acomodo.
Primero la serpiente de la espalda.
Luego las piernas, estiradas.
Para los brazos necesito tres intentos.
Y por fin la cabeza, suave sobre el antebrazo.
Cierro los ojos.

...

Es como un carguero cuando corta los motores.
Tarda un buen rato en pararse del todo.
Un buen rato, pero al final se para.

...

Cerrar los ojos en un sitio donde nunca has cerrado los ojos.
...

Sólo siento la brisa, que de cuando en vez se deja caer. Fresca.
Puedes oler sus componentes.
¿A qué sabe el oxígeno?
...

Desconecto.
Mi cerebro traza líneas en el campo visual.
Son como destellos de la realidad, bombas y bombillas. Ráfagas y rafaguillas.

La vista tarda más en desconectar.
Como si se negara a abandonar la luz, ese regalo de colores.

...
Y sueño que oigo voces.
Un par de adultos y un niño, chapoteando.
El agua salpicona, se mece en una tumbona.
Y el niño muy mojado, grita como un desesperado.
La mujer matiza, con una voz que suaviza.
El varón, ronco y feroz, no habla, hace temblar la voz.

Y los tres, cada uno por su lado, forman un trío armonizado.

...

Los sonidos de los bañistas, hacen eco en la marisma.
Con la música muy honda, de sirenas y langostas.

...

La brisa sube y el sol baja.
Se deshace la baraja.

..

Abro los ojos, y veo el sueño frente a mí.
Se ha hecho realidad.



Hay sueños que se convierten en realidades.

Y realidades que son sueños.

...

Sigo conduciendo.

.


4 comentarios:

  1. Y lo mejor de todo es darse de cuenta de que los estás viviendo.
    Bicos broder.
    Otra vez, gracias.

    ResponderEliminar
  2. Reconfortante descanso el tuyo. Me he fijado en la evolución de los miembros del cuerpo. Se tarda un poco hasta que todo se queda quieto.

    ¿Maravilla de sueño o de realidad?

    Un abrazo, colega

    ResponderEliminar
  3. ...esos tres forman un trío bien armonizado (quizás ellas no se han dado cuenta, pero tú y yo sí hermano) bien armonizado, ya lo dice la palabra: tri-qui-ni, ...y qué bien amorniza!

    ResponderEliminar
  4. LELES: esto es lo bueno de ser miope, debes mirar las cosas muy de cerca, casi a dos centímetros de distancia, lugar ideal para darle un beso al hecho observado.

    SUNSI: cuando me tumbo es como cuando un árbol cae sobre la tierra,
    ¡TROOOOOOONCO VAAAAAAAAA!
    Lo mejor de currar como un animal, es que luego descansas como un vegetal (lechuga, tomatera o cardo borriquero, a elegir)

    TOMAE: veo que tu observación atenta de la realidad se fija en aquellos elementos de la naturaleza que por su armonía, su composición y su naturaleza plástica, captan tu atención, hacen trabajar tu imaginación, y te llevan de forma directa al mundo de la armonía.
    No pierdas esa mirada.
    Un día te puede salvar.

    ResponderEliminar