Buscar este blog

martes, 25 de octubre de 2011

BLANCO Y NEGRO



Esta es la historia de dos hermanos que dormían profundamente tras un día de playa y juegos.
Soñaban con la luz que atravesaba el Océano Atlántico, entre América y Europa.

Desde muy pequeños se acostumbraron a soñar juntos.

Es fácil.

Tan sólo hay que vivir intensamente.



Empezaron construyendo castillos de arena, con agua del Atlántico o del Pacífico. Indistintamente.

Con un cubo de plástico rojo levantaron el castillo de la infancia; elevaron la alta torre del homenaje, en el centro, rodeada de murallas de sílice y espuma.

Las puertas de entrada al castillo estaban flanqueadas por algas y caracolas. Juntos.
...

Llegaron a la adolescencia y cabalgaron por América. Primero sobre ponys, después con caballos y...más tarde sobre rápidas yeguas, a pelo, agarrados de las crines, gritando a lo largo de la pradera y los desfiladeros. Juntos.

...

Más tarde se convirtieron en adultos.
Gente sin miedo, perseguían el sueño eterno.
Así que buscaron y buscaron, las respuestas a las preguntas.

"¿Quiénes somos?
¿De dónde venimos?
¿Dónde vamos?".

Como a todos los adultos, la búsqueda de respuestas les ocupó gran parte de su tiempo.

...

Estudiaron, trabajaron y viajaron.

Cuanto más avanzaban en su camino, más preguntas difíciles se les ocurrían, más extensas eran las búsquedas.
....

Llegó el día en el que las piezas del rompecabezas de la vida estaban todas, extendidas sobre la mesa de la cocina.

Y le preguntaron a su madre:

"¿Quiénes somos?

¿De dónde venimos?

¿Dónde vamos?"

...

.

Mamá se quedó pensativa.
Agarró el taburete de madera, lo acercó a la alacena de la cocina, trepó hasta la balda más alta, bajó un libro y una foto.



En el libro se veían fotos de una lejana ciudad española. Sevilla.

Edificios, gentes, plazas, bóvedas de piedra, palomas, torres doradas, bajorrelieves, mosaicos, azulejos, risas, velas, guijarros, cera y luz, mucha luz.



En la foto, dos chicos durmiendo.

Uno encarado hacia el sur y el otro hacia el oeste.

Café con leche.



Dormían y soñaban.

La madre respondió:

"Vosotros sois la luz, que un día vino y llenó de reflejos la habitación".

...

Esta es la historia de dos hermanos que dormían profundamente.

Soñaban con la luz que atravesaba el Océano Atlántico.

Entre América y Europa.



Entre ellos y la eterna luz.

.

4 comentarios:

  1. ...al dormir, cada uno de ellos emitía un ronquido...

    un sonido diferente
    una distinta entonación
    ¡en diferente idioma!

    pero siempre al mismo ritmo
    ensordecedor...

    ya sabes quien soy
    (por sus ronquidos lo reconoceréis)

    ResponderEliminar
  2. Bona nit germà!
    Siento lo de Messi, de verdad.
    Algún día te explicaré cómo se las cosas antes de que sucedan.
    Cuando seas mayor, hermanito.
    Es mi mayor secreto.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta. Ojalá todo el mundo sintiera esa poesía. Un beso.

    ResponderEliminar