Buscar este blog

martes, 18 de octubre de 2011

LA GUITARRA MÁGICA.


Vino al mundo un 19 de octubre de 1.961, el año mágico.
Si lo lees al derecho es mil novecientos sesenta y uno.
Del revés, mil novecientos sesenta y uno, también.
...
Mañana cumple cincuenta años mi amigo Jose María Calero.
He tenido mucha suerte en conocerlo, pues gracias a él he conseguido algunas cosas fundamentales para el buen gobierno de la nave.
Sé la importancia que tiene la música, la gloria que se alcanza cantando.
También he conocido la fuerza de la palabra.
Si la usas con respeto te devuelve un tifón de sensaciones.

Luego está lo de reírse de la vida. Parece una tontería pero no, es una catarsis que sublima la realidad, un arte sólo para iniciados. Hay que ser un poco caradura para reirse de algo tan serio como la vida; pero si te lanzas, ya no paras hasta el final.

Mi amigo Calero me ha enseñado algunas cosas fundamentales, y todas y cada una de ellas tiene relación con objetos cotidianos.

La cuerda de una guitarra es el alma de la canción de tu vida.
El flexo de tu escritorio es la ventana de luz al conocimiento.
Una vespa es un elemento automóvil que puede transitar por la esperanza.
La navaja de tu abuelo, guardada en una caja de metal, descansa en tu escritorio, y cuando llega el momento puedes abrir con ella la barriga de un venado encabritado.
Los cordones de tus zapatos, bien tensos y lustrosos, pueden sujetar toda una cosmología universal.
El infierno es tan sólo un atasco enmedio de la Castellana, donde si lo deseas puedes saludar a las chicas del autobus rojo.

Los cabellos de tu hembra son las olas del mar de tu pasión, donde te arrojas a la desesperada en busca de un latido íntimo.

Las distancias son una suerte de dígitos relativos, donde las dificultades se convierten en metas, y las metas en sueños de una tarde de otoño.
...

Pero si hay algo que no deja de sorprenderme, algo de lo que estoy completamente seguro, es de que mi amigo Jose María y su guitarra forman un tandem íntimo que tiene un sentido trascendente.

Le he visto estudiar con la guitarra al lado, colgada de una nube.
Entrar al Tribunal Superior de Justicia, con el pin de una guitarra.
Cantar a su hija recién nacida.
Tararear a 120, trepando con su vespa en el asfalto de Madrid.
Subir a los escenarios y transfigurarse en Estrella del Alba.

Incluso el día que se casó, me dio su guitarra y me pidió que fuera a la iglesia con ella.
Creo que necesitaba sentir su presencia.
Así que la senté a mi lado y le dejé un buen ángulo para que  viera la ceremonia.
...

Trascendencia.
La palabra correcta para definir la relación de Jose María con su guitarra es trascendencia.

Cuando toca se divierte, le sale la vena artística, incluso se diría que cambia de personalidad, emana.

Pero yo le conozco, y se que toca la guitarra porque la vida es tan corta, que conviene decir lo que tengas que decir, cuanto antes y de la manera más armoniosa posible.
Eso es.
....

A veces cierro los ojos, cansado, y veo luciérnagas amarillas que revolotean por el mundo de las ideas.

Entonces veo una guitarra ardiendo, con intensidad inusitada, de cuyas cuerdas sale una canción viva y alegre que marca una cadencia reconfortante para tu alma.

A veces cierro los ojos, veo una guitarrar ardiendo y oigo una canción fresca, cuya letra me recuerda que la vida es un regalo.

Y eso reconforta.
Reconforta tu alma, chico.

Vibrando en un aire puro y nítido.

...

Atentamente Driver, para Jose María Calero, en su cincuenta cumpleaños.

4 comentarios:

  1. Qué bonita dedicatoria. Felicidades a tu amigo.

    ResponderEliminar
  2. Felicidades a tu "hermano". Recuerdo todo lo que me has contado de esta amistad de tiempo y duradera.
    Preciosa dedicatoria. Un hombre a una guitarra pegado...

    Felicidades también para ti y todos los que nacimos en ese año mágico. Cincuentones todos...

    Un saludo, camarada.

    ResponderEliminar
  3. Gracias amigo, hermano.
    Como otras veces leyendote me he vuelto asombrar por la perfecta elección de las palabras.Qué cabrón, que bien esribes.
    Medio siglo chaval.Mereció la pena y visto como pasa el tiempo habrá que sorber con deleite cada segundo de los que tengamos por delante.
    Cuidate y escribe, por lo que más quieras.

    ResponderEliminar
  4. ¿Te acuerdas cuando sobrevolábamos la Castellana con la Vespa roja con el faro de papel de celo gritando a voz en grito esta canción? Después de leer tu regalo la he buscado para que la cuelgues.

    Te vas a reir.

    http://www.youtube.com/watch?v=8Qhq-c0dPhQ&feature=related

    ResponderEliminar