Buscar este blog

sábado, 22 de octubre de 2011

TRAE CONTIGO TU AMOR



Corrían los años ochenta en Madrid, y yo no sabía absolutamente nada de la vida que me esperaba; por eso me puse a cantar.
No se me ocurría nada mejor que cantar con un amigo.
...

Jose María y yo planeábamos con una vespa por la Castellana.
Y digo planeábamos porque para llegar a las gasolineras, muchas veces había que dejar que la máquina se deslizara cuesta abajo, agotado el combustible y el presupuesto, hasta llegar a la Estación de Servicio.
Madrid es una ciudad con muchas cuestas, y el conocimiento de aquellas gasolineras que estaban en la parte baja de la avenidas, facilitando los últimos metros de recorrido, era de vital importancia para la supervivencia de nuestra especie.

Cantábamos sobre la moto, a pleno pulmón, dejando que el aire fresco de la cercana Sierra de Guadarrama entrara limpio en nuestros pulmones, con el vivo deseo que esa mezcla de oxígeno y nitrógeno aclarase nuestras dudas existenciales.

El mundo era un signo de interrogación que rodaba sobre unos neumáticos Pirelli, fijándonos en todas y cada una de las esquinas que doblábamos, seguros de que en cualquier momento aparecería la Reina de Saba y nos besaría en los labios.

Nos divertíamos cantando sobre la vespa roja, aquella que a falta de presupuesto tenía un faro construido con papel de celofán.
El papel con el que se envuelven los mejores regalos de tu vida.

Daba igual que hiciera frío o calor. Que lloviera o tronara.
Lo importante era cantarle en la cara a la vida, a ver si despertaba de una vez y nos convertía en amantes bandidos de la eternidad.
...

Han pasado treinta años y todavía me acuerdo de la cara que ponían las chicas del autobús rojo cuando nos veían cantar sobre la vespa roja, zigzagueando de forma inconsciente entre su mirada y el carril bus.

...

Tras todos estos años, sigo sin saber absolutamente nada de nada sobre la vida que me espera; por eso esta misma tarde me voy a dar una vuelta y voy a cantar a voz en grito.

No se me ocurre nada mejor, que cantar con un amigo.

Absolutamente nada mejor, que perseguir la felicidad sobre unos neumáticos Pirelli.

Allí donde se cruzan los caminos.
...

Pongamos que hablo de Madrid.

.....

Esta es la versión que cantábamos sobre la vespa.





Tot un gest per la teva part.

1 comentario:

  1. Entiendo que formaste un grupo musical cuando eras joven. Qué vida más interesante. Bonita canción. Un beso.

    ResponderEliminar