Buscar este blog

domingo, 20 de noviembre de 2011

ELOGIO DE LA IRRACIONALIDAD (2)



Donde se explicará sin rubor ni lenguaje técnico, la naturaleza de los números irracionales , su descubrimiento, el impacto que produjeron en nuestra sociedad, y la ingeniosa solución que se le dio a su formalización para ubicarlos en el mundo.

Aristóteles era un crak.
Nos enseñaron que era un filósofo excepcional, pero nos tenían que haber contado también que en su "Analítica Primera"establece la primera prueba científica por reducción al absurdo de que la diagonal de un cuadrado de lado la unidad es....
¡¡¡ IRRACIONAL!!!

¿Qué es un número irracional? Pues el que no es racional.
¡Hala!, ya hemos acabado, a votar y a dar una vueltecita que hoy es domingo electoral.
....

Para explicar de forma amena lo de la irracionalidad de los números hay que recordar que la Teoría de los Números es un largo camino recorrido por la Humanidad, con el fin de ordenar un poco lo que vemos.

Los números van unos detrás de otro, se pueden comparar y sirven para muchas cosas.
Por ejemplo, para contar los dias que faltan para primero de mes.

Después de varios siglos de pensamiento matemático, el ser humano había establecido una teoría que funcionaba perfectamente con la práctica, en la que los números eran una especie de fila de bolitas negras, que de forma ordenada iban unas detrás de las otras.

Cada bolita representaba una cantidad exacta, hacía sol, la gente se besaba en los labios y nadie llamaba a la puerta de tu casa a las tres de la mañana. Cojonudo.

Pero...., ¡ahy!., apareció una especie de "mosca cojonera" que dio al traste con un mundo perfecto y matemático.

Existían números como PI (el cociente de dividir la longitud de la circunferencia entre su diámetro) o PHI (el cociente entre la diagonal y el lado del pentágono) que echaban para atrás varios siglos de trabajo de la forma más atroz. Un putadón, vamos.

Estos números tienen infinitas cifras decimales que no se repiten, y no se acaban ni de coña.

Por mucho que te esfuerces, su esencia se basa en que cuanto más luchas por alcanzar su valor, más le aprietan al acelerador y se piran de tu lado.
 ¡¡¡ Fiuuuuuuuuu!!!!
...
Los humanos ante el hecho de su existencia, actuaron más o menos como actuamos siempre cuando no entendemos algo:

1. Desconcierto general con gritos y angustia generalizada.
2. Se empezaron a echar la culpa unos a otros.
3. Negaron su existencia, prohibieron la publicación de tales conocimientos.
4. Quemaron en la hoguera a cuantos hablaban de dichos números, con la excusa de que eran "números del diablo".
5. Ya de paso se quemaron más libros de los necesarios, y así se hicieron con el poder (técnica que todavía se utiliza en la actualidad con el uso de la t.v.).

...

Bien.
Como veis se armó un buen cipote.

Teníamos una realidad que no era fácil de comprender.
Un peligro para el cuerpo de los conocimientos adquiridos y transmitidos durante siglos.
Y encima se relacionaba su existencia con el mal y con el diablo.

¿Y qué pasó?

Alguien pensó en que un pequeño grupo de intelectuales, actuando con la máxima discreción, se dedicara a profundizar más en el tema a ver si se simplificaba el misterio.

¡Madre de Deu la que se armó!

Resulta que dichos números misteriosos, infinitos, "irracionales", aparecían en la Naturaleza de forma espontánea, como setas.

En la espirales de la bellas caracolas.
En la esfera.
La distribución de las pipas de un girasol.
En las proporciones que resultaban más bellas al ojo humano.
El ala de una libélula.
En la estrella de cinco puntas.
En la forma én la que se reproducen los conejos.
En la forma de las piñas.
¡En la forma de la Vía Láctea!

Un concepto irracional, que produce dolor de cabeza al pensar en él, y resulta que aparece de forma natural en un montón de cosas que tenemos alrededor, y que se supone que alguien ha creado.

¡LA BOMBA!
...

Aquello no había quien lo ocultara por más tiempo.
Tarde o temprano todo el mundo se enteraría de su existencia.
Y encima tenía mucho peligro, pues usado según por quién, se podía cargar los cimientos de toda una civilización, al echar tanto al Creador como al Hombre del centro del Universo.
Se había creado un espacio para que lo "irracional" tomara el mando del orbe entero.
...

Hubo que afrontar el problema antes de que se nos volviera en nuestra contra.
¡A echarle cojones al tema!

Así que por fin, se les dio un nombre: NUMEROS IRRACIONALES.
Para distinguirlos de los demás se les empezó a llamar con letras: PI, PHI.
Y los más importante, se empezaron a buscar nuevos métodos para aproximarse a ellos, bajo la premisa de que es imposible alcanzarlos.

¿No os recuerdo esto a algo?
...
Dejaré caer unas palabritas: AMOR, FE, CONOCIMIENTO, FELICIDAD, DOLOR, BELLEZA...

E insisto en dónde nos quedamos....., "se empezaron a buscar nuevos métodos para aproximarse a ellos, bajo la premisa de que es imposible alcanzarlos".


Fijaros: reconocimos nuestras limitaciones para comprenderlos, observamos su presencia en la realidad física, les pusimos nombre y los acomodamos en la mochila de los conocimientos generales.

Eran potrillos salvajes a los que bautizamos con admiración.

Corrían como el viento, y lo hacían de forma bella.




.... (continuará).....


Y otro video para Leles.






Y para Susana, que es tan amable de despedirse siempre con un beso, hemos buscado un video de abrazos gratuitos, como los besos con los que suele despedirse.









Y ya puestos, unas imágenes para mi hermano Tomae, donde se aprecia lo "hermanadas" que son nuestras relaciones.



.

8 comentarios:

  1. Toma ya!! qué chulada de video!!!

    ResponderEliminar
  2. Qué curiosa historia. No sabía que hubiera tantos problemas con los números. un beso.

    ResponderEliminar
  3. ¿Os habéis fijado que las dos tenéis el mismo corte de pelo?
    Os sienta bien, Leles y Susana.
    ...
    Te pongo otro video Leles, veo que te gustan.
    Susana, los números no nos causan problemas, sino que nos traen retos. ¡Fíjate en el reto que estamos metidos todos ahora mismo!

    ResponderEliminar
  4. Jajajajajaja, cómo se nota que tenemos sangre blanca!!!!! jajajajaja

    ResponderEliminar
  5. ...no hay número que pueda comparar la sensación, matiz, ilusión, color, calor, pasión, emoción...y tantas cosas más de un beso con la explosión de un gol.

    ResponderEliminar
  6. Ya puestos, hermano...

    No hay número que pueda comparar la sensación, el matiz, ilusión, color, calor, pasión, emoción, cadencia, trayectoria, efecto, limpieza, rotundidad, estrategia, armonía, sincronía, composición, estética, limpieza, transparencia, elegancia, brío... y tantas cosas más de un beso, con la explosión de un gol.

    ¿Me ssi olvido de algo?

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por el video, pero no son esa clase de besos.;) Un beso en la mejilla.

    ResponderEliminar
  8. Bien, Susana.

    Cambio el video de los besos de cine por el de abrazos gratuitos.

    ¡Son tan tiernos y espontáneos!

    Sobre todo el de los niños.

    ¡Buen viaje para los dos!

    ResponderEliminar