Buscar este blog

sábado, 5 de noviembre de 2011

LA CAJA VACÍA.


Este es un cuento para una chica que mañana, domingo 06 de noviembre del 2.011, cumple dieciocho años.
Un buen día para descubrir, que todo lo que no está, realmente es.

...

Érase un día de otoño de hace muuuucho, muuuuucho tiempo.
Vino a este mundo una nueva criatura de tez blanquecina y potentes pulmones.
Desde el primer momento se empeñó en hacerse notar, así que nada mejor que una potente llantina de vibrante sonido acompasado.
Era su forma de saludar al mundo mundial.

"¡Hola, ya estoy aquí"!, -- quería transmitir a los presentes--.
Como no había aprendido todavía a hablar, lo hizo de la primera forma que se le ocurríó
Abrió la boca ampliamente y degustó el sabor del aire por primera vez.

"Este gas es bastante fresco"-  pensó la chiquilla -, "voy a inspirarlo con energía, ¡a ver qué pasa!".

Y pasó que aquella mezcla de oxígeno, nitrógeno y argón, sin forma definida, ni color, se introdujo a través de la laringe y llenó los alveólos pulmonares con una mezcla de música y color transparente.

La sensación era buena, así que la muchacha decidió probar más cosas con el aire.

Una vez que aprendió a inspirar y expirar de forma constante, empezó a jugar con él.

Lo inspiraba, apretaba el aire en los pulmones, dejando que la presión aumentara..., y luego lo soltaba de un golpe, otra vez hacia fuera, moviendo repetidamente la lengua hacia arriba y hacia abajo; y el viento le salía dibujando curvas entre sus labios.

Dieciocho segundos en la Tierra, y ya había aprendido a llorar.
¡Esta chica es rápida!

...
Pasaron dieciocho años, y un domingo por la mañana le despertó su familia para felicitarla.
Le regalaron un paquete, venía envuelto con un bonito papel de colores brillantes.

Había rojo, azul y verde.

La chica abrió el paquete con impaciencia, afanosa por descubrir su contenido.

Era una caja, la abrió y estaba vacía.
...

¿Una caja vacía?
¿Para qué sirve una caja, si no tiene contenido alguno?

Tras un buen rato de observación concienzuda, después de escudriñar las miradas de los seres queridos que la rodeaban, tras pensar y pensar, llegó a la conclusión que le acababan de regalar una caja llena, repleta, a rebosar de..., aire.

...

Una de las cosas que suelen pasar cuando no sabes qué hacer, es que miras para atrás y tratas de acordarte de algo parecido que te haya ocurrido.

La chica que cumplía ese domingo dieciocho años, miro para atrás, y para atrás, y mucho más para atrás, y llegó al momento de su nacimiento, cuando descubrió la existencia del aire.

Así que repitió de forma inconsciente lo mismo que hizo cuando nació:

"Lo inspiraba, apretaba el aire en los pulmones, dejando que la presión aumentara..., y luego lo soltaba de un golpe, otra vez hacia fuera, moviendo repetidamente la lengua hacia arriba y hacia abajo, y el viento le salía dibujando curvas entre sus labios".

Y entonces pasó.

Miró el aire que había en el interior de la caja, y comprendió la potencia de la situación.

Aquella caja contenía el futuro.

En el fondo había una historia de amor, de los más apasionada. Dos adultos bailaban y bailaban una noche de verano bajo la luz de las estrellas, y luego se sentaban en unas sillas blancas y se disponían a hablar y hablar durante horas, y horas...., y horas.

En el lateral de la caja llena de aire, había una completa colección de viajes.
Los había cortos, cerca de donde vivía, en un lugar donde el verde es de una intensidad abrumadora.
Los había a sitios con mar, donde las olas eran azules y el agua blanca, porque se habían cambiado los colores, jugando.
También estaba un viaje a tierras muuuy, muuuy lejanas, donde los habitates hablaban en inglés, o en francés, o en ruso; que no se oía bien el sonido, pero las imágenes eran claras, como el agua clara.

Bajo la tapa de la caja descansaba una molécula de aire redonda, que votaba y votaba inquieta.
Cuando la mirabas de cerca podía ver la imagen de un montón de amigos.
Que votaban y votaban.
Saltaban en una especie de fiesta, donde (aquí sí, aquí el sonido se oía perfectamnete) una banda de músicos acariciaban el aire.

En los cuatro laterales de la caja se agolpaban palpitando moléculas de aire.
Había que fijarse mucho, allí estaban.

En el primer lateral una molécula llena de libros, conversaciones, conocimientos y proyectos.
Estaban escritos con su propia letra, así que fue fácil reconocerlos.

En el segundo lateral las moléculas escondían cientos y cientos de fotos.
Te podías pasar todo el domingo viendo las fotos, pues cada una de ellas era diferente a las demás.
Unas eran de paisajes, otras mostraban los rostros de personas.
Y habían unas, muy llamativas, que mostraban pensamientos.

El tercer lateral escondía moléculas de aire llenas de risas.
Son una esferas que se inchan y se desinchan, como si fueran balones de playa.
Y cuando las miras te dan muchas ganas de vivir.

El último de los laterales de la caja tenía moléculas de aire repletas de sueños.
Cientos de moléculas y cientos de sueños.
Sólo tenías que elegir uno y hacerlo tuyo.

...

Este es un cuento para una chica que mañana, domingo 06 de noviembre del 2.011, cumple dieciocho años.

Un buen día para descubrir, que todo lo que no está, realmente es.

Que una caja llena de moléculas de aire es, tal vez, el mejor regalo que has recibido nunca.

Y que, igual que el día que viniste a este mundo, el aire y todo lo que encierra en cada una de sus moléculas es...

La vida que te ha sido regalada.

Y que tú vas a ser la persona más feliz de cuantas han mirado nunca una caja.

Completamente llena de aire.

Fresco y joven.


.

Atentamente. Driver.

5 comentarios:

  1. Esa caja estaba envuelta por papeles de colores que vendía un comerciante chino :)
    Precioso regalo el que contenía.
    Felicidades, chica que mañana cumples 18 años, disfruta de lo que hay dentro de la caja.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Felicidades para la protagonista y que disfrute de todo lo que la vida le ofrece.

    ResponderEliminar
  3. ¡Felicidades para la chica del cumpleaños!
    Van a ir a despertarla en grupo, sus familiares.
    Y le van a regalar una caja vacía para que guarde en ella sus cosas importantes.

    Va a ser un día especial para esta familia y para la chica.

    Y eso está muy bien.
    Bastante.

    ResponderEliminar
  4. Siempre pensé que una caja vacía servía para mucho!!.
    Biquiños Jefe, saludos a la cumpleañera.

    ResponderEliminar
  5. Jolin que bonito!!
    artista es una palabra demasiado vacia...me tiene impresionada..
    mis respetos

    ResponderEliminar