Buscar este blog

miércoles, 16 de noviembre de 2011

LA LUNA GALLEGA


Hola, hola.
Mi nombre es Sara y soy gallega.
Mi mamá se llama Leles, y también es gallega.
Lo bueno de las mamás gallegas es que cuando tienen el pelo largo están muy guapas, y cuando se lo cortan también. Así son las mamás gallegas.
...
Estoy aquí porque el otro día mi mamá de pelo corto me pilló mirando por la ventana, y no sabía si era bueno o era malo.
Bueno, a veces pasa que no sabes si lo que haces es bueno o malo.
Para salir de la duda he decidido decir la verdad y que mi mamá de pelo largo o pelo corto se lo piense.

El otro día, cuando estaba mirando por la ventana me estaba inventando un cuento.
Así que ahora os lo voy a escribir todo seguido, para que os enteréis de lo que pensamos las niñas gallegas cuando miramos por la ventana.

¡Hala!




LA LUNA







Una señora de ciento tres años me contó una historia increíble.
Si la escribo, me va a parecer más increíble si cabe.
Me contó un cuento de algo que le pasó de mozuela.Un cuento de meteoritos, ondas gaseosas, perturbaciones atmosféricas y viajes.

Me aseguró que había viajado a la Luna.

Y digo yo..., ¿con ciento tres años, qué razón tendría para mentir?

Creo que ninguna.

...

Recuerdo su narración más o menos así:



La anciana me contó que cuenta era mozuela (30 años o así), vivía en la fría Siberia.

Era campesina y le gustaba mirar la Luna en las noches que estaba llena.

Un gran estampido se oyó a media noche.

Salió corriendo y se encontró con un enorme cráter en medio de la estepa rusa.

Un torbellino ventoso remolineaba alrededor.

Y se vio atrapada por él.

Una fuerza misteriosa que resultó ser un estampido de oxígeno rodeado de selenio traslúcido.

Esta especie de globo revoltoso la atrapó, lanzándola hacia el zénit en una loca carrera hacia la estratosfera.

Se elevó a unos tres mil metros, viendo la costa norte de Siberia y los hielos árticos, como si de un mapa se tratase.

Luego el selenio traslúcido entró en contacto con las capas altas de la atmósfera. Se engendró una enorme fuerza de escape, dirigiendo el globo de gas, con la jovenzula dentro, hacia el espacio infinito.

La trayectoria era lineal, la velocidad enorme.

Vio a Marte alineado con Júpiter.

Pasó a menos de quinientos kilómetros de un cometa incandescente.

Y al rato, se vio atrapada por la fuerza gravitacional de la Luna.

Como dentro de la masa de selenio traslúcido habían unos cincuenta metros cúbicos de aire, la jovenzuela respiró.

...

Lo mejor del viaje fueron las dos vueltas completas que dio a la Luna.

Pudo observar con detenimiento su superficie.



Un cráter por aquí, un montículo por allá, llanuras, depresiones y montañas, bañadas por la luz tangencial del Sol lejano.

Un espectáculo.

Placentero.

...

Una vez dio dos vueltas, alcanzó la velocidad de escape y salió disparada de retorno a la Tierra.

...

El Planeta azul, visto desde ciento cincuenta mil kilómetros, es como una Luna Azul, llena de vida.

La anciana me contó que aterrizó en una isla griega, donde aprendió a bailar alrededor del fuego, en las noches de Luna llena.

...

Tal vez mañana te encuentres con una anciana que te cogerá de la mano y te contará una historia increíble.



Escúchala.



Igual, a media noche, oyes un estampido enorme, cae un meteorito cerca de casa y te ves envuelta por una fuerza misteriosa que te empuja hacia el zénit.



Y vuelas alrededor de la Luna lunera, cascabelera.



Si es un sueño, no te preocupes por comprobar su veracidad.



La verdad suele ser aburrida.

Pero la atracción por la Luna es...

Un cuento soñado por una niña..


...


Atentamente. Driver.

.

9 comentarios:

  1. Bien... es hermoso verse sentada en un cráter de la luna contemplanzo el Planeta Azul tan lleno de vida.
    A mi hija seguro que le encanta tu cuento... hoy se lo leeré... verás cómo tiene felices sueños.

    Gracias broder. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Qué precioso cuento. Deberías escribir libros. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente... eres un crack de los cuentos, camarada. Ya ves...Tienes club de fans ... y una miembra se ha cortado el pelo. Guapa Lereles...

    ResponderEliminar
  4. LELES: tengo otro cuento en la cabeza para Sara; se llama "la hija del viento", y trata sobre una madre y una hija, y su relación con el baile y entre ellas a través de su vida.
    Serviría para la época de la adolescencia.
    Está en lista de espera.
    ...
    El de hoy es más para adultos.
    Pero tal vez escriba uno para niños adaptado a la idea de "la hija del viento".
    No sé, depende de cómo me de el arrebato, si matutino o nocturno.

    SUSANA: si conoces a algún editor, me lo presentas; nunca he escrito un libro, aunque tengo un par de ideas en la cabeza que me rondan desde hace tiempo.
    Una de ellas, "Elogio de la irracionalidad", me está persiguiendo muy fuerte.
    Ya veremos.

    SUNSI:¿a que no sabes dónde está la Ministra?
    En París, en un congreso sobre "La mujer en la aeronáutica".
    ¡La Virgen!
    Más lista que las ardillas.
    A ésta no le pilla el tren.
    Y encima haciendo planes para ir a Alemania a vivir.
    ¡Y yo haciendo obras en Alpedrete!
    Menuda mezcla matrimonial.

    ResponderEliminar
  5. Querido broder...

    Amos a ver!!!!
    Punto 1: la ministra está en el bello París, ella solita, hablando de aviones... así jamás la pillará el tren, en tal caso la arrollará un avión!.
    Punto2: Hará cosa de un mes me propusieron un par de trabajitos en Alemania, los cuales rechacé (me acojonó la idea de irme sin nadie).... ayyyyy que eso se avisa!!!!!
    Punto 3: supongo que irás a esperar a la Ministra a la estación (vaaale, seguro que aeropuerto!!). Si no es así, ponte a limpiar el ferrari que ya llegas tarde!.
    Punto 4: Eso, que sepa el mundo entero que la mujer en la aeronáutica no se limita a las funciones de las atentas azafatas.

    Bicos miles.

    Me gusta la idea del cuento y el baile... yo, que siempre bailo con mi Sarita...

    ResponderEliminar
  6. Nota aclaratoria...
    Los dos trabajitos alemanes los rechacé porque, entre otras cosas, no tengo ni papa de alemán (si me quitas del subanempujenestrujenbajen no entiendo ná). Ahora ya me estoy arrepintiendo...
    Bufff

    ResponderEliminar
  7. Mi muy querida secretaria:

    1. ¡Que no cunda el pánico!
    2. Dado que la Ministra y tú sois ingenieras, el primer paso sería acordar una reunión de emergencia con las dos familias al completo.
    3. Tráete un par de botellas de orujo, que las otras ya han caído.
    4. Lo primero, bebernos el orujo. Para los infantes tengo danoninos, que son muy socorridos para estos casos.
    5. Luego nos liamos la manta a la cabeza y nos vamos las dos familias juntas a Alemania, ¡hala!
    6. Por el idioma no te preocupes; una vez que estemos allí nos hacemos un curso intensivo.
    7. Recordemos la famosa frase que mi hermano Tomae pronunció en circunstancias parecidas, y que nos ha de servir de guía:
    "Sólo hay una cosa peor que una mala decisión:
    no tomar ninguna".
    ...
    ¡hala!, ¡ya os estáis viniendo para Madrid!
    Si de algo estoy convencido es que debes conocer a mi Ministra y tomarnos el orujo.
    Lo demás son detalles de fácil resolución.
    ...
    El cuento del bailoteo está en fase de cocción.
    Cuantito se dore, te lo pongo en la mesa.

    ¡Autfidensenn! (para ir practicando me despido en germano).

    ResponderEliminar
  8. Diverjausen, despedirte en germano es una forma de acordarte de tu hermano, gracias! Estoy localizando al Editor por aquel encargo que me encomendaste...me encomienda que empieces con la serie de los títulos irracionales y yo me encargue de las comisiones...

    ResponderEliminar
  9. De acuerdo hermano.
    Empezaré con raiz de dos.

    ResponderEliminar