Buscar este blog

miércoles, 30 de noviembre de 2011

MI SOCIO ES UN ARTISTA

Tengo un socio que no tiene el Graduado Escolar.
Lo echaron del cole por golfo.
Su padre se le llevó a trabajar con él.
Y me fijo bastante en lo que hace, sobre todo en cómo lo hace.
...

Hoy hemos comido juntos en un bareto de Madrid.
Con prisas, como siempre. Corre, corre que te pillo.

Al fondo había una chica comiendo sola.
Tenía la cara sobre el plato de sopa, así que no se la he visto.

Mi socio sí; me ha dicho que era guapa y que acababa de llorar.
Yo, por más que lo he intentado no le he visto ni la cara, ni los surcos de las lágrimas, ni nada de nada monada.

Y encima: "¡ Tú nunca ves nada, chico !", encima cachondeito.

...

Como mi padre me hizo jurar bajo pena de arresto que nunca debía dejar llorar sola a una dama, pues me pongo a escribir un poema con la sana intención de regalárselo a los postres.
Metedura de pata número uno.

Va mi socio y me suelta: " ¿Pero en qué mundo vives, muchacho, no ves que la vas a asustar ?"

Le digo a mi socio que tras obtener el Graduado Escolar, el título de Bachillerato, haber cursado una carrera universitaria y haber leído cerca de mil doscientos libros, soy un crack, y como soy un crak, le escribo un poema a una chica que llora, porque si no lo hago y mi padre se entera, viene y me cruje vivo.

Respuesta. "¡ El que te va a crugir vivo, soy yo !"

Y luego ha añadido: "Observa y aprende, pardillo ".
...
Sí, tengo un socio que me llama pardillo. Es así. Pardillo, me llama pardillo.
...
Se levanta, sale de la cafetería, se dirige al chino de enfrente, sale con un paquete, cruza la calle, abre la puerta de la cafetería como si fuera Cary Grant, se dirige directamente a la mesa donde la chica comía, platica, parece que se presenta, vuelve a platicar, le entrega el paquete de los chinos, vuelve a charlar, parece que se despide, la chica insiste, más plática, ella le da un beso, él parece que se ensancha.

Mi socio se acerca y me dice:

"¡Eh, tú, mil doscientos libros, paga que nos vamos!"





Le acababa de regalar unas rosas.
Sin más.

...

Mi socio es un artista.


.

4 comentarios:

  1. Broder, parece mentira que en el camión no aprendas que hay ciertas cosas que no se aprenden en los libros... jajajaja

    Bicos.

    ResponderEliminar
  2. Qué detalle, pero el poema también le habría gustado. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Quizá tu socio nos lleva ventaja, yo no llevo la cuenta, pero creo que son más de 1.200 libros, sin contar los comics ni los tebeos. A ver si es que tu socio va por 12.000 libros y no se lo ha dicho a nadie...
    Por otra parte, Leles lleva mucha razón, no todo se aprende en los libros, sobre todo porque para leerlos todos, habría que nacer al menos cien veces más, y por supuesto que Susana también acierta, coincido totalmente, el poema seguro que le habría gustado.
    Bien, y dicho todo esto, estimado colega, los pardillos del mundo te queremos.
    Saludos.

    ResponderEliminar