Buscar este blog

viernes, 9 de diciembre de 2011

EL BOLSO REPLETO



A veces me gustaría tener un bolso como el de Mary Poppins y sacar de él cosas maravillosas, como un espejo que cante mejor que yo.


...

A veces pasa. Deseas algo con tanto ímpetu, con tantísima ilusión, con un deseo tan claro, sincero y potente, que lo consigues.

Y luego lo piensas, y la diferencia entre el cielo y el infierno, es un simple detalle.

...

Vas a la fiesta de los niños y se rompe el equipo de música.

No pasa nada monada.

Abres el bolso y rebuscas a ciegas.

Sale un espejo, lo miras y te devuelve tu propia imagen.

Con tu pelo arreglado, el jersey azul, y el tirabuzón atravesando tu mejila.

Eres una cantante.

Y el simple ritmo de tu música marca la distancia entre un piano inexistente y la orquesta completa que guardas en la cadencia de tu canción favorita.

Eres música.

...

Y vas a la reunión familiar.

Están hablando de enfermedades y de herencias.

Son adultos, tus queridos adultos.

No pasa nada monada.

Vuelves a meter la mano en tu gran bolso.

Sale un pañuelo azul, y lo volteas al aire.

Los sobrinos pequeños y los abuelos mayores se fijan en él.

Es azul con bordados de palomas mensajeras blancas.

Y si lo azotas al aire, parece que las aves vuelan.
Así, que mientras despedazan el piso del abuelo, te vas al jardín, organizas a dos grupos de infantes y juegas al pañuelo.

¡¡El dos!!

Corren los enanos, sin pasarse de la raya. Y lo atrapan, salen corriendo mientras las palomas bordadas aletean.

Y se ríen. Y tú también.

Dentro cuentan una operación de riñón.

Y no se ríen. Son adultos.

Eres aire.
...

Y el bolso, en verano se convierte en capacillo de mimbre playero.

Vas a la sombrilla, donde las tías lejanas de la cuñada de la vecina, dictan sentencia contra la parejilla.

¡Se llevan quince años!, ¡en qué estarán pensando!

Y metes la mano en el capacillo de mimbre, y sale un disco volador.

Lo lanzas al aire y traza una parábola sobre el prejuicio número uno.

Lo vuelves a lanzar y atraviesa el siguiente prejuicio, la sentencia de las cuatro de la tarde y la clase de ética del atardecer.

El disco vuela, y cuando cae sobre las olas, salta espuma viva.

Eres un disco volador.
...

Tu bolso está lleno de interesantes objetos de uso variado.

Si eres capaz de usarlos de forma alocada, llegarás al final de lo jornada con el alma de un niño.

Y dormirás tranquilo.

...

A veces me gustaría tener un bolso como el de Mary Poppins y sacar de él cosas maravillosas, como un espejo que cante mejor que yo.

.

Atentamente Driver.
Para la chica del bolso azul.

.

2 comentarios:

  1. Este me suena... :-) yo tengo un bolso de esos. En serio, está lleno de palabras y besitos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Así que tú eres la chica del bolso azul!
    ¡Enhorabuena, menuda suerte tener un bolso así!

    Siempre podrás abrir el bolso y cambiar la realidad con un objeto..., y tu imaginación.

    ¡Malabarismo!

    ResponderEliminar