Buscar este blog

lunes, 12 de diciembre de 2011

LA CAJA DE PANDORA



Estás cansado y estupefacto.
Ya casi no crees en nada de nada, monada.
Y encima..., llueve sobre mojado.
No seré yo el que te cambie, imposible.
Lo siento, son las reglas del juego.
Así que, búscate la vida, corazón.
...

Subirás al trastero un domingo de diciembre, buscarás un disfraz para el baile de fin de año.
Y una vez que estés allí arriba te pondrás a rebuscar entre los objetos, más que nada porque a tí, el disfraz y el baile de fin de año te importan un comino.

Libros viejos, juguetes en deshuso, una silla coja y una alfombra persa comprada en un mercadillo de verano.

Los restos de un naufragio amontonados en las viejas estanterías de metal.

Y allí está, la Caja de Pandora, vacía como tu alma.

...

Lo primero que se te vendrá a la cabeza es tirar algunos de aquellos trastos, por inútiles y viejos.
Ganar espacio en el álbum de recuerdos de tu vida.

Abres la caja, no sea que tires también un collar de esmeraldas verdes.

Pero no, no hay collar, no hay esmeraldas, no hay ningún tesoro escondido.

...

Observas que la caja está rícamente decorada, y que la llave voló hace mucho tiempo.

...

Si miras con detenimiento, su interior completamente vacío está llena de trucos.

Allí descansa el misterio de la vida y del deseo.
La mejor tarde de cuantas imaginar puedas.
La manera de relacionarte con seres completamente opuestos a tí.
La forma de cambiar la derrota de tu nave.
El brillo de los ojos de la gente que amas.

...

Decides conservar la caja, limpiarla, barnizarla y guardarla en tu dormitorio, cerca de tí y de tus sueños.

Sabes perfectamente que cualquier día de estos, un sólo truco de los guardados en la caja te pueden salvar la vida.

Y que nunca, nunca, vas a tener la necesidad de usar la llave con tu caja favorita.
...

La que guarda esa idea que tanto necesitas.

Que tanta falta te está haciendo.

.

5 comentarios:

  1. Pero Driver... Alguien habrá de soplarle que suba al trastero un domingo de diciembre. Los domingos son antesala del lunes y los que más necesitan de trucos yacen en el sofá...paralizados... ¿Dónde está el que sabe de Magia Blanca? Él correrá con su Ferrari a la velocidad de la luz y le contará al oído... Es ese pequeño empujón que solo saben darlo sin hacer daño los corazones nobles y buenos. Entonces sí. Encontrará la Caja de Pandora y le dará lustre y la guardará... Pero primero alguien lo llevó casi en volandas. Y me da que vas a ser tú, chico.

    Con todo mi cariño.

    gorrión

    ResponderEliminar
  2. Entre los restos de cualquier naufragio siempre hay una caja. Siempre hay algo que rescatado, no te dejará caer del todo. Lo necesario es atreverse a mirar los restos, eso que siempre queda cuando nos hemso caído del todo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. "...una vez conocí a una tal Pandora pero nunca logré abrir su caja"

    Dicho por el "galés" en esa pelí : Notting Hill

    ResponderEliminar
  4. GORRIÓN: Mucho madrugas y mucho me conoces.
    ¿No serás la estrella del alba?

    ANA: Un día de estos habrá que escribir sobre los naufragios. Parece un tema universal.
    Me da que la velas raídas, las rocas, el trepitar de la madera al chocar contra los bajos fondos, son sonidos muy identificables por la mayoría.
    Sí, habrá que escribir sobre ello.
    Abra zos a dos.

    ANONIMO: al galés le gusta mucho hablar con doble sentido, pero Pandora sólo esperaba a alguien por quien abrir ella misma su caja.
    Y claro, no se entendieron.
    Uno iba y la otra venía.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. yo tengo una caja igual a esa jajjaa

    ResponderEliminar