Buscar este blog

martes, 10 de enero de 2012

SIBERIA : LA REDENCION ( y III ).



La nieve cubría el camión.
A veces crees que la cosa no puede empeorar más, y mira tú por dónde te equivocas, corazón.
...
Allí estábamos, Anastasia y yo frente a la tubería de vapor a presión que calefactaba el refugio.
Como estaba reventaba, el vapor se escapaba y el refugio estaba congelado.
Ella me hizo señas para que cavara, y se dirigió corriendo al camión militar.
...
Las rusas están acostumbradas a correr por la nieve, y lo hacen despacio y sin prisas.
...
Al rato llegó con un grupo de soldadura autógeno e intentó reparar la tubería.
Tras una hora de trabajo, nones.
Que nones.
...



La cosa pintaba mal.
...
Alguién había dado un aviso y apareció un helicóptero del ejército; trajo buenas y malas noticias.
Las buenas noticias son, que podía evacuar a seis personas.
Las malas noticias eran que, entre los componentes de mi caravana de camiones y los del camíon del ejército, sumábamos ocho.
No podría explicaros cómo ni porqué, pero aquel helicóptero se elevó y Anastasia y yo nos quedamos en tierra, a veinte grados bajo cero.
Y bajando.
...
Uno de los problemas que se te presentan cuando vas a morir congelado en compañía de una bella rusa, es que si optas por elevar una oración conjunta, te resulta imposible.
Cuestión de idiomas.
Yo no hablo ruso, ni ella español.
...
Cuatro de la tarde. Queda media hora de sol y ya estamos a menos treinta.
...
La militar rusa me empujó literalmente al refugio, cogimos dos hachas y salimos al barracón auxiliar que albergaba un equipo electrógeno inservible.
Se puso a dar hachazos al barracón. Yo la seguí, más por entrar en calor que por convencimiento.
Tras obtener un par de metros cúbicos de madera, los transportamos al refugio.
Anastasia encendió la hoguera y dispuso la leña en ocho montones independientes.
Luego sacó su enorme cuchillo militar.
Yo estaba convencido que me iba  a partir en dos, calentarse con mi sangre y después comerme para entrar en calor.
Seguramente es lo que hicieron sus antepasados con los cosacos, suevos y mongoles que intentaron conquistar sus tierras. De ahí la escasa densidad de población de Siberia.
...
Pero no, Anastasia cogió mi saco de dormir y lo sajó lateralmente.
Luego cogió el suyo e hizo lo mismo. ¡Ras! ¡ras!
A continuacion los cosió lateralmente hasta que consiguió un saco de dormir doble con los dos sacos individuales.
Sacó cinta americana de envolver equipajes, y los fue arrollando con una especie de espiral sin fin.
...
Se fijó en que la hoguera se mantenía firme, cerró puertas y ventanas del refugio.
Sólo nos iluminaba la luz de la hoguera.
Y luego, con una marcialidad y energía digna de admiración, se desnudó y se metió en el saco.
Tras un primer intento en ruso, del cual no entendí ni papa, me indicó con los ojos que me desnudara y me metiera en el saco doble con ella.
Así lo hice, más por instinto de conservación que por deseos de entablar relaciones bilaterales.
Una vez dentro del saco, ella se convirtió en una especie de serpiente a mi alrededor, abrazándome cual pitón alrededor de un cervatillo.
...
Según el segundo Principio de la Termodinámica, habíamos creado un cuerpo caliente perfectamente aislado por aire y por un saco de dormir sueco.
Por otra parte, según el manual del soldado ruso, habíamos solucionado un problema de supervivencia, de forma eficiente.
Pero os seré sincero; en mi opinión, aquella fue una de las mejores noches de mi vida.
...



Sobrevivimos al intenso frío siberiano.

...

A veces crees que la cosa no puede empeorar más, y mira tú por dónde te equivocas.
Corazón.




.

8 comentarios:

  1. Esta noche utilizaré vuestra técnica :)
    Bonito e interesante viaje este de Siberia.
    saludos desde el Mediterráneo,

    ResponderEliminar
  2. Al menos salió algo bueno de todo aquello.:) Un beso.

    ResponderEliminar
  3. ...mais si bienes a mi casa amigo Driverinho non sera conveniente qui la utiliçao di saco.

    ResponderEliminar
  4. la dama boba, boba11 de enero de 2012, 18:52

    Pero que cabroncete, colega, que cabroncete!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Querido hermano me percato con intensa emoción de los hechos esteparios que acontecieron para tal desenlace...

    y constato que, esa boba de la dama boba no conoce el segundo principio de Termodinámica (puede que tampoco el primero, debe ser de letras...)

    ResponderEliminar
  6. Hala, otro cabroncete metomentodo!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. MELON GALO: ¡Nada como viajar y escuchar cuentos!
    Recibo con fruición tus saludos mediterráneos.
    ¡Saben a sal!

    SUSANA: Sí, al contar cuento nos salen momentos inolvidables. Incluso mejores que la realidad.
    ¡Y que vivan los cuentos!

    BRASILEÑA: Agradecido por tu ofrecimiento. De verdad. Pero de momento va a ser que no.
    ¿Por qué no me encargas un cuento brasileño?

    HERMANO TOMAE: Sé que eres capaz de ponerte en situación y visualizar las intensidades.
    Me hago cargo.

    DAMA BOBA: Valoro tu aportación, perspicaz, asincopada, austera, conspicua y de una sincronía aderezada de polifonías.
    Uso exclusivamente "términos de letras", en tu honor y como señal de claro vasallaje.
    ¡Y que vivan las letras!
    (Vamos a tener que ir pensando en lo del Camino de Santiago para mayo; de momento, tras perder una uña, ya me he agenciado unos botas en condiciones).

    ¡ NECESITO ENCARGOOOOOOOOOOOS PARA SEGUIR SIENDO CONTADOR DE CUEEEEEEEEEEEEEEEEEENTOS!

    ResponderEliminar