Buscar este blog

martes, 31 de enero de 2012

SOÑAR POR DOCE PAVOS



PELUQUERÍA.

A veces, los mejores sueños, se hacen realidad.

Eso sí, pagando.

En mi caso, doce euros.

...

No me gustaba ir a la peluquería, hasta que un día, mi hija la Sarita se empeñó en acompañarme.

Como somos chico y chica, tuvimos que buscar una unisex.

Después de un año de ir juntos,la costumbre se ha convertido en ley.

Si ella va, yo voy. Si voy, ella viene.



El dueño es un artista del peine. Tiene la pared con fotos de sus creaciones. Peina a las modelos de los pases modestos. Modestos, pero modelos.

Ir a su establecimiento es una fiesta.
Nos pone música romántica italiana, y la Sarita y yo bailamos juntos.

Me hago pasar por vendedor de ferraris, y le pregunto en voz alta cómo le va el F-600 que le "vendí" hace un año.
Sus clientas, en plena permanente, alucinan plenamente.

Siempre me pregunta por mis "viñedos" en el sur de Francia. En voz alta. Potente.

La Sarita ha aprendido que un oficio es una profesión digna.

Y ya comenta que cuando sea peluquera me va a recortar las cejas, que "las tienes como el monstruo de las galletas papi".

Siempre hablo con el dueño de los viajes que hemos hecho alrededor del Mediterráneo.
Unos son ciertos, y otros están por cumplir.

A la hora de pagar siempre es lo mismo:"Cóbrate el servicio solamente; que si me cobras el arte, no tengo dinero suficiente".

Cada vez que vamos armamos un barullo.

Y nos sentimos latinos.

El dueño se ríe.

Y la Sarita aprende.

...

Que a veces, los mejores sueños se hacen realidad.

Aunque estés en una peluquería de barrio, en Barajas Pueblo, sobrevolados por los pájaros azules del aeropuerto.



Donde el cielo se tiñe de sueños.

.

3 comentarios:

  1. Las mejores lecciones no suelen aprenderse en la escuela, sino en la panadería, en las residencias de ancianos, en la peluquería, bajo el cielo azul plagado de aves, sin duda.

    ResponderEliminar
  2. Me gustaría estar allí y asistir a tu sesión de peluquería. Debe ser un gusto. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Y cuando vais, seguro que después disfrutan comentando la jugada. Nos es mala idea lo de las cejas, chico;-))) Esta Sarita... que está en todo.

    Saludos, camarada-colega

    ResponderEliminar