Buscar este blog

martes, 21 de febrero de 2012

LA MONTAÑA MAGICA. (1)


Cuenta la leyenda que cada persona tiene una montaña propia, en algún lugar.

Puedes pasarte toda la vida para encontrar la tuya.  No es tarea fácil.
Parece ser que cuando la ves, se apodera de tí una suerte de convencimiento que te hace sentir que ésa es tu montaña. Sin ningún motivo, pero con mucha fuerza, sabes que es la tuya.

La leyenda es muy antigua, y viene a decir que es muy importante que asciendas a tu montaña antes de morir. Y según parece, la ascensión debe hacerse en solitario.

Así es como funciona. La ves, sabes que es la tuya y luego debes ascender solo.
Antes de morir debes ascender, al menos una vez.

...

Cuenta la leyenda que cada persona tiene una montaña propia, en algún lugar.


Tengo que recordar cómo sigue la leyenda.
Necesito recordar.

...

(continuará)

8 comentarios:

  1. Me temo que yo no puedo subir ninguna montaña por pequeñita que sea.:) Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se trata de una montaña metafórica.
      Todos podemos.

      Eliminar
  2. ¿Qué calse de montañas? ¿Físicas? ¿Geográficas? ¿Movibles, intangibles? ¿Morales, éticas, esenciales?

    Para algunas, me temo, ya llego tarde; para otras, sin embargo, siempre hay tiempo.

    Con Dios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se trata de montañas esenciales, donde para tu satisfacción no hay pájaritos, se puede gritar, protestar, encararte con el sum sum corde, hacer fogatas, quemar todo lo que sobra e incluso dinamitarla en caso de necesidad.
      Y para eso, siempre hay tiempo.

      Espero tus gritos más desaforados, impenitentes, cáusticos e intensos.
      Como mínimo.

      Eliminar
  3. enigmática leyenda, yo quiero encontrar la mia y tener la fuerza de subirla!!

    ResponderEliminar
  4. ...yo se de una leyenda dentro de esa leyenda que tú dices (osea una intraleyenda) donde cuentan que hay raros casos de montañas dobles ¿tú sabes algo?

    ...mientras uno la sube,
    ...otro la baja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo he oído del caso que mencionas; y digo que lo he oído pero no que lo haya leído, pues son leyendas que desde hace siglos se han transmitido de forma oral de abuelos a nietos.
      Cuentan que a veces ocurre como cuando juegan dos delfines nadando, o como cuando dos cachorros de leones juegan durante días hasta quedar extenuados; hay veces que dos personas deciden que la misma montaña es suya, y que mientras uno la sube el otro la baja.
      Es como cuando los satélites de Saturno dan vueltas, que nunca tropiezan entre ellos y parece que juegan.
      A veces sucede, hermano.
      Pasan cosas que no tienen explicación, pero no por ello dejan de tener sentido.
      ...
      Empiezo a recordar quien fue el primero que me habló de la leyenda de la montaña.
      Sí, ahora me viene a la memoria.
      Fue nuestro abuelo.
      ...
      Voy a ponerlo por escrito, no sea el caso que lo vuelva a olvidar.

      Eliminar