Buscar este blog

martes, 28 de febrero de 2012

SE DICE...

Se dice que el amor todo lo cura.
Que si la vida fuera un tren, el amor sería la locomotora que todo lo empuja.

Pero..., a veces, una ayudita viene bien.
A veces, es preferible una caricia en el alma.
Un regalo inesperado.
O una simple canción.





Se dice que ciertos mensajes han de ser escuchados en determinados idiomas.
Y que ciertas melodías sólo admiten un instrumento concreto.

Y que nunca nos olvidamos del amor más intenso.

Y que las heridas del amor jamás cicatrizan del todo.

Algunos, incluso, afirman que el amor es tan sólo una reacción química en un mundo físico.

Y que una desgracia se cura con amor, igual que algunas enfermedades del alma.

...

Se dicen tantas cosas...
Se sienten tantas emociones...

Que no hay manera de ordenarlas.
Tal vez, porque han de estar sueltas, alrededor de tí.

Como los ángeles custodios, que sin verlos, prefieres que existan.
Como la esperanza, que sin tenerla, prefieres sentirla.

Como el amor, que te da la vida y te la quita.
Mientras que alguien, rasga una guitarra y susurra una emoción eterna.

A contratiempo.
Siempre a contratiempo.

Cuando menos lo esperas.
Vuelve a aparecer.

Como un ladrón, a traición.

Robándote el trozo de alma del que pendes, sobre los acantilados marinos.


.


.

1 comentario:

  1. Una ayudita siempre se agradece. Preciosa canción. Un beso.

    ResponderEliminar