Buscar este blog

miércoles, 4 de abril de 2012

JOAQUINCITO



¡Hola!

Me llamo Joaquincito, en abril cumplo seis años.
Mi mamá le ha encargado a un cuenta cuentos un regalo de cumpleaños.
Como estoy aprendiendo a leer, le pido que use palabras fáciles.

¡Cuenta cuentos, usa palabras fáciles!

Ya está, se lo he pedido.







...

Vivo en América.
América es un sitio muy grande.
Puedes andar todo un día, o dos días, o tres días, y América no se acaba.

Tengo una mamá.
Cuando nací me pusieron encima de mi mamá.
Por eso se que mi mamá es blandita.
Porque cuando nací me pusieron encima de ella.
Mi mamá.



Me gustan los superhéroes.
Son amigos que tiene superpoderes.
Por eso se llaman superhéroes.
Los que más me gustan son Ben 10 y Bukugan.
Son los mejores.

Para celebrar mi cumpleaños voy a hacer un viaje interespacial.
Un viaje interespacial se hace a través del espacio.
Por eso se llama interespacial.
Y mis amigos superhéroes me van a acompañar.







Así que me voy a coger la supernave interplanetaria, con mis amigos Ben 10 y Bukugan.
Y nos vamos a dar un largo paseo por las estrellas.

Ahora voy a hacer una cosa muy difícil.
Voy a contar hacia atrás antes de despegar.
Veamos.
Cinco, cuatro, tres dos, uno y ceeeeeeeeero.
¡¡¡¡¡ BOUMMMMM!!!
Ya hemos despegado.

...

Me gusta cumplir años y hacer viajes por las estrellas con mis amigos.
Ben 10 me ha dicho que lo más importante es ponerme el traje espacial.
Bukagan me dice que nunca olvide las galletas espaciales.
Así que les he hecho caso a los dos.
Y ahora estoy volando con mi traje espacial y mis galletas, que también son espaciales.

El espacio es más grande que América.
Aquí puedes viajar durante un año, o dos, o tres, y nunca llegas al final del Universo.



Y pudes flotar dentro de la nave, como cuando estás en una piscina.
También puedes mirar por las ventanillas de la nave y ver lo que hay fuera.
O alimentarte con tus galletas espaciales, que están muy ricas.
...

El primer día de viaje vimos el Sol.
Es una estrella muy grande que está cerca de América.
Da calorcito cuando te acercas a ella.
Es como mi mamá, cuando llega el invierno y se mete en la cama conmigo y me abraza.
Da calorcito cuando te acercas a ella.

El segundo día vimos un montón de estrellas que forman una caracola que se llama La Vía Láctea.
Dan vueltas y vueltas, y al final van todas hacia un agujero que hay en el centro.
Es como cuando mi mamá me lava la cara en el lavabo.
Me echa agua por encima, y luego el lavabo se llena de agua; y al final le quita el tapón al lavabo, y el agua hace ¡Glup!, ¡glup!, y el agua se va por un agujero que hay en el lavabo.

El tercer día vimos estrellas fugaces.
Las estrellas fugaces son unas estrellas que tienen mucha prisa.
Van corriendo siempre, ¡fiuuuu!, ¡fiuuuuu!
Es como cuando mi mamá y yo salimos de paseo, y antes tenemos que vestirnos y ponernos guapos.
Vamos del armario al lavabo, y del espejo a donde se guardan los zapatos, ¡fiuuuuuuu1, ¡fiuuuuu1





Lo que más me ha gustado del Universo, son los colores.
Desde esta nave espacial se ven muy bien.
Cuando la luz del Sol llega a los planetas, se llena de los colores que hay allí.
Por ejemplo, si la luz del Sol llega a Marte, la luz sale de colores rojos.
Si la luz del Sol llega a Neptuno, la luz sale de color azul.
Y si la luz del Sol llega a un planeta que tiene tierras naranjas, la luz sale de color naranja.

Esto hace que mires por la ventanilla.
Porque los colores son bonitos y te alegran el día de tu cumpleaños.

...

A veces se ven muchas estrellas.
Son como rebaños de ovejas, pero en vez de ovejas, son estrellas.

Y entonces pasa como cuando estoy en América y miro las nubes blancas,.
Que algunas de las nubes que veo, se parecen a árboles, a montañas o a ríos.

Pues en el Universo pasa algo muy parecido.
Cuando se ven las estrellas, todas juntas en rebaños, con diferentes colores, se parecen a mamá.

...

Yo conozco mucho a mi mamá.
Como me cuida y juega conmigo, pues al final me la conozco.

Un día ví un rebaño de estrellas que se parecían al cuello de mamá.
Formaban un rebaño laaaaaaargo y bonito.

Otro día ví un montón de estrellas que brillaban mucho.
Eran como la mirada de mamá, que da luz y alegría.

Y otro día, mis amigos Ben 10 y Bukaman, me llamaron a gritos.
Habían descubierto unas estrellas que se parecían mucho a la cara de mi mamá.

...

Después de un viaje tan largo, mis amigos y yo nos comimos un paquete de galletas.
¡Galletas galácticas!
¡Quéeeee ricas!

...

Soy un niño de seis años que vive en América.
Ya sé que en el mundo hay cosas muy grandes y muy pequeñas.

Y he viajado con mis amigos por el Universo, en un viaje interplanetario.

Ahora que conozco el mundo de las estrellas, sé que las cosas más grandes del mundo, como el Universo, y las cosas más pequeñas, como mi mamá, son muy parecidas.

Brillan intensamente cuando yo las miro.






...

Atentamente para Joaquincito, de Diego, "el Diego que le regaló un cuento para su cumpleaños".



.

26 comentarios:

  1. Gracias Diesgoooooooooooooooooo... que te has dado el trabajo de buscarme las ilustraciones y todo... gracias, gracias..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...tiene buen oído, siempre hay alguien que dicta...

      Eliminar
    2. Tranquila Marga, desde que mi hermano sufrió una potente descarga eléctrica, a veces se hace un lío.
      Afortunadamente, en nuestra familia ya nos hemos acostumbrado a sus "calambrazos".

      Eliminar
    3. Driver fue un hit total, le encantó el cuento: GRACIAS...

      Eliminar
    4. Me alegro de que me entienda un niño de seis años.
      ¡Ahora lo intentaré con las mías de 13 y 11!

      Eliminar
    5. lo leyeron gentes de 66 y 62 también (los abues) y uno de 60 (el tío abuelo) y te entendieron :-))... y la que suscribe de 35, pero a lo mejor las de 13 y 11 son más complicadas (edad complicada)...

      Eliminar
    6. Una vez escribí un cuento para niños de 9 que hacían su Primera Comunión.
      Hacía una comparación entre un teléfono móvil que te regalan y la capacidad de rezar a Dios.
      Lo leí en la misa, sin ningún tipo de censura previa, y le decía a los asistentes que les iba a regalar un teléfono a cada uno que no costaba nada, y que podían hablar cuanto quisieran con su mejor amigo, sin que les costara dinero.
      Y luego les hablé a los niños de la oración.
      ¡Hasta el sacerdote me dijo que quería un teléfono móvil así!
      Un día de estos lo publicaré, se titula "El móvil eterno".
      Me divertí escribiéndolo tanto como leyéndolo delante de 100 personas.
      ...
      Creo que la iglesia es un buen sitio para sonreir.

      Eliminar
    7. Por favor publícalo...
      Te aviso que este cuento va para 20 familias en la bolsa de sorpresas del colegio y va con tu nombre y dirección de blog.

      Eliminar
  2. Gracias Diesgoooooooooooooooooo... que te has dado el trabajo de buscarme las ilustraciones y todo... gracias, gracias..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un placer trabajar un rato para el chico.

      Eliminar
  3. Qué bonito. Tendrías que publicar estos relatos. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos cuentos están escritos para regalo.
      No se si funcionarían en otro contexto.
      Carezco de visión profesional.
      Es más, no tengo nada claro querer tener una visión profesional.

      Eliminar
    2. De todas formas, yo ya llevo años copyopegandolos...

      ¡que bien estaremos estas vacaciones en las bahamas!

      Eliminar
    3. Sí germà, ya veo que lo tuyo "va-a-más"

      Eliminar
  4. Precioso cuento!! Un bonito regalo para la madre también.

    El otro día mi sobrino de 4 años me preguntó:
    .-tata, ¿que hay despues del cielo?
    .-pues....el universo...el infinito...
    .-¿y después?
    Y voy yo y le contesto como una cosa tonta:
    .-pues....eh.....pues más universo y más infinito.
    Frunció el ceño y me miró perplejo. Evidentemente no le convenció en absoluto mi respuesta, algo normal en un chico listo de 4 años.
    Tengo que recuperar mi imaginación.

    ResponderEliminar
  5. Sólo conozco una forma de hacer entender a un niño lo que es el infinito.
    Pones dos espejos, uno delante del otro y te sitúas enmedio.
    Las imágenes se reflejan en una interminable serie.
    Es la experiencia más parecida al infinito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay otra hermano, recuerda cuando hacíamos los deberes de tú de 5 y yo de 1 (con permiso Money)

      Eran aquellos estudios de limites de 1/n ó e^n siendo n un valor entero 0<n<pí ... eran series con tendencia al infinito, te lo explicaba aquella señorita de 5 y tú me lo explicabas a mi ¿recuerdas?

      Desde entonces recuerdo el infiníto número de veces que repetías ese curso (no has salido de esa serie) todo por esa señorita de matemáticas, que tantas veces te había llevado al ínfinito...

      Eliminar
    2. Madre mía, a mí no se me ocurriría lo de los espejos ni por asomo, y menos aún recordaría esas clases sobre los infinitos, en aquellas tardes calientes y ardientes de mi querida Piura de juventudes...
      Estos hermanos son tal para cual.
      ¿Y ya arreglaron lo de los 500 euros? Avisen.-

      Eliminar
    3. Hola mami, ¡qué diver es Driver! me lo estoy pasando muy bien ¡esto es mejor que el barrullo! ¡anda mami! mira que sé hacer en tu ordenador flñjf jffd dsf jlfjajfkfkajf afjajf adsf uy! mami me parece que me he enganchao el dedo entre la s y la z saaaaaaaaaszzzzzzzzzzazsssssssssssssssssaasazzzaaaaaaaaazaaaaaaaaazaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaazzaaaaaaaaaaaasaaaaaaaaz<aaaazsssaszzzazsaszzsazzazsazsaz mamaaaaaaaaaaaaaaaaamiiiiaszszaaszaszaszszaasz

      Eliminar
    4. Que pases feliz día,
      un cumpleaños feliz,
      que los viajes que tú quieras,
      puedas realizar,
      aunque antes el teclado,
      debes aprender a pulsar.

      Y cuando aprendas a hacerlo,
      procura divertirte mucho,
      porque las palabras son,
      saltarinas, alegres,
      y de ellas,
      se aprende todo.

      Eliminar
    5. Seguro que si me pongo entre dos cristales y me ve, me ve, me ve, me ve (y así hasta el infinito)se va a pensar que el infinito soy yo. Aunque...pensandolo bien...no estaría mal!

      Eliminar
    6. Joaquincito farsante, si quieres ser mi hijo tienes que aprender a escribir como peruano, que se te nota el acento ibérico y yo aún no he cruzado el charco y no he dejado hijos por allá.
      (Ah, y el verdadero sabe hacer más cosas en LA computadora)

      Eliminar
  6. De acuerdo, lo reconozco hermano.
    Repetí cuatro veces ese curso porque estaba encantado con mi "seño".
    Infinitamente encantado.

    ResponderEliminar
  7. Baaa, jefe, te tienes el cielo ganado. Hasta el de las américas, que mira que es grande.
    A Joaquincito seguro que le encanta su cuento. Me gusta hasta a mi....
    Biquiños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dolores, aún no se lo he dado porque es una sorpresa... pero seguro que le gustará, por lo pronto como dice Moneypenny el regalo es HASTA para la mamá.

      Eliminar