Buscar este blog

miércoles, 30 de mayo de 2012

DIOS JUEGA AL PÓKER ( 1 )

Lo sé, estoy completamente seguro, porque le he visto sentarse frente al tapete y jugar largas partidas.
Dios juega al póker.

...
A veces pasa.
Estás en la antesala del infierno.
Ves como un amigo se consume tras un encontronazo con el mismísimo Satanás.
Es la unidad de cuidados intensivos. UCI.

...

Y no sabes cómo comunicarte, ni qué decir, ni qué sentir.
Entonces te acuerdas de cuando ibas en bicicleta con él, atravesando un campo de cereales.
Te aproximas a su cara, le haces sentir tu latido y le hablas muy despacio.
Tan despacio, que las palabras no surgen, sino que se transmiten.
Tan lento, que el mensaje no se forma, se desliza.
Tan profundo que la presencia no se hace presente, porque siempre estuvo.

...

Con un enorme esfuerzo, él levanta su mano.
Tú se la coges y sabes que él sabe que tú sabes que él sabe.
Y así pasas los sesenta minutos de la visita.
Haciendo soñar a tu amigo moribundo con un paseo.
En bicicleta, a través de un campo de cereales.

...

A veces pasa.
Estás en la antesala del infierno.
Y a pesar de ello, los sueños funcionan.

...

Lo sé, estoy completamente seguro, porque le he visto sentarse frente al tapete y jugar largas partidas.






Dios juega al póker.

.....

Entonces, cuando vi que la partida iba muy en serio, me fuí a la cabina de mi camión y busqué algo.
Eran palabras, sólo palabras escritas.

Las suficientes.

"Desearás vivir en un mundo donde cada uno de tus deseos, todas y cada una de tus ilusiones, todas absolutamente todas tus ideas y búsquedas serán impulsadas por la maquinaria potente de un impulso vital y eterno, que te impelen a compartir los dones que te han sido dados, las capacidades que has cultivado, las obstinaciones que eres capaz de convertir en realidades, las voluntades que eres capaz de dirigir a buen puerto.


Porque ese mundo al que aspiras sólo es posible si tu legítimo deseo es tan natural y potente como la respiración, como tu latido diario.

Y así llegarás a un punto, donde no te tendrás que esforzar, pues tus deseos se convertirán en una suerte de postura ante las dificultades, que afrontarás con natural talante, con cierta independencia de los resultados".



Fragmento de "Memorias de un camionero".


Del capítulo XXI: "¿Dónde voy enmedio de este caos, hacia dónde dirijo mis pasos, qué carajo hago aquí con la que está cayendo?"

...

Entonces me encaminé de nuevo al hospital a ver a mi amigo.

Dispuesto a jugar al póker con el mismísimo Dios eterno.

..

14 comentarios:

  1. A veces pasa,a veces pasa ... ¿has vuelto a beber hermano?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me acabo de tomae una cerveza fresquita.
      ¿Tú qué te tomaes?

      Eliminar
  2. No Tomae, no... no es bebida... es contempación pura...
    Oye Driver me dicen que eres mi hermano anónimo, eso me confunde un poco, porque yo pensé que la Bar Rafaeli y yo éramos tus primas. Tengo crisis de identidad.
    Volviendo a lo que importa... juega al poker y nos dejar ganar, siempre...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que eres mi prima del Perú.
      Te advierto que mis primas americanas son muy distinguidas, Leles conoce a alguna.
      Tengo una en N.Y., negra, que canta como los ángeles.
      Otra en El Salvador, monta a caballo y trabaja en una O.N.G.
      Otra en Argentina, que canta en un coro.
      Y tú, que eres mi prima limeña.
      ...
      Todas mis primas tienen cuentos míos y sus mamitas (así las llaman por allí), me mandan felicitaciones por Navidad.

      Si lees todos mis cuentos verás que la mujer americana sale como una mujer libre y feliz, que cabalga en unos paisajes inmensos, donde la naturaleza marca su carácter intrépido e innovador.
      Sí, te consideraré mi prima limeña, y así tal vez te convenza de lo que puede llegar a ser una mujer americana.

      Eliminar
    2. buscaré la entrada de la mujer sobre el caballo, pero te aviso que me dan miedo los caballos... igual soy un poco intrépida, pero no llego a Amazonas :-)
      dale, primos pues...

      Eliminar
    3. Dale prima, te ayudo con los "textos americanos".
      2.011/junio/ EL PUMA (aquí fue cuando me di cuenta del potencial de escribir sobre América).
      2.011/julio/SERIE "CAMINO AL INFIERNO" (I a IV); aquí disfruté con una historia americana de barcos y amores imposibles.
      2.011/septiembre/MI PRIMA DE MOSTOLES (aquí fue cuando difruté con la historia de mi prima blanca que se va a N.Y. y se convierte en negra).
      2.011/septiembre/SERIE "MEADOW" (aquí simplemente disfruté sin cortapisas, con una chica que decide trabajar en una especie de O.N.G y me contrató)
      2.011/septiembre/ COW WOMAN / cabalgadas femeninas.

      Si las lees todas, tal vez te llegue un poco de ese espíritu americano que las inspiró.

      Desde esta parte del Atlántico, es como lo veo.

      ¡Suerte con la lectura!

      Eliminar
  3. yo creo que me contaste una vez cómo se las gasta ese tal Jefe cuando te echa un pulso sobre el tapete verde. Y sé que tú eres un buen contrincante también. Cuando inauguren el Eurovegas ese, que tiemblen los poderosos :-)

    ResponderEliminar
  4. Quiero tu certeza. Deseo una amistad como esa. Que ma hagan soñar. Y tus palabras......

    ResponderEliminar
  5. Espero que ganes la partida. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. A veces se aprende más viendo cómo juegan que sentarse y jugar, de todos modos, el "tío" (Dios), nunca pierde, más bien se deja ganar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eso es lo que más me gusta y lo que siempre espero: que se deje ganar y me de una sonrisota...

      Eliminar
  7. Esta historia es cierta y dolorosa, por eso merece la pena escribirla.
    Esta mañana, conduciendo, me han venido a la mente varias formas de contarla, y se me ha puesto el corazón a cien.
    Necesito un poco de paz para contarla bien, un poco de tiempo de sosiego para que la emoción no me desborde.

    Jugar al póker con Dios es agotador.

    ResponderEliminar
  8. Driver, no sé si debas contar algo que aún duele. Yo tuve esa encrucijada alguna vez y opté por contarlo, y me curé.

    Me he bebido las historias, me dan ganas de irme a la selva :-)

    ResponderEliminar
  9. Necesito contarla, entre otras cosas porque el final es realmente sorprendente.
    El domingo me llamó mi amigo, que después de dos años en una clínica de rehabilitación, resulta que al final...
    ¡Silencio Driver, no desveles el final de la partida de póker!

    ResponderEliminar