Buscar este blog

miércoles, 9 de mayo de 2012

LA GRAN ESTAFA: PREÁMBULO (1)


Me apunté a la academia de baile por motivos legales.
Me explico.
A punto estaba de descerrajarle un tiro a cada uno de mis cuñados.
¡Bang!, ¡bang!, ¡bang! Tres balas; las justas.

Y a otra cosa, mariposa.

Salí a comprarme un revólver, y una voz interna me dijo: " Te vas a meter en un buen lío, muchacho".
Así que me matriculé en la academia.
...

Allí aprendían a bailar gente de la calle, como tú y como yo.

Una señora que vivía con su hermana.
Un señor que usaba siempre corbatas negras.
Parados, amas de casa, pensionistas, viajantes de comercio.

Y yo, que soy camionero y que me había apuntado para evitar tres asesinatos.
...

Pobres, humildes, desheredados, acongojados, castigados por una vida que con demasiada frecuencia parecía una estafa.

...

Lo cierto es que allí te lo pasabas bien.
Bailar es una actividad realmente placentera.

Sacas las endorfinas y no sé cuantas cosas más, a través de los poros de tu piel.
Luego llegas a casa, una duchita y se te han quitado las ganas de asesinar a sangre fría a tus cuñados.
Mano de santo, oyes.

...

Y también conoces gente.
Como tú;  a la que vez en cuando le gustaría  pegar cuatro gritos, y decir la verdad al viento.

Pero no; al final callaban su rencor contra la vida y se bailaban unas sambas.

...

Fue en la academia donde los conocí.
Clase media, con más horas de trabajo en los ojos que estrellas hay en el cielo.
Cansados.
Algunos de ellos, realmente cansados.
Y estafados, se sentían íntimamente estafados.
...

Por una amor, por una pasión, por una organización, por un error o por una simple idea.
Todos tenían una herida abierta en el alma.
Como yo.

...

Entonces fue cuando se me ocurrió la mejor idea de mi vida.
Ya que la vida olía un poco a estafa, me propuse organizar una de verdad.
Sobre todo, por la curiosidad de saber a qué olía.

Me propuse el mayor robo del siglo.

Y mis compañeros de la academia de baile iban a ser mis compinches.

Aunque, de momento, no tenían ni idea de la que se les avecinaba.

...

Años después, algunos de ellos siguen sin hablarme.
O mejor dicho, se dirigen a mí a través de sus abogados.

Por el contrario, me consta que siguen bailando.

Todos lo siguen haciendo.

.
...continuará...



16 comentarios:

  1. No sólo nos enseñaban sambas, compañero...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien.
      Atí te vamos a poner a bailar rock-and-roll gallego.
      ¿Te vale?

      Eliminar
  2. que yo bailo merengue como si hubiera nacido en centroamérica, que no lo sabes tú Driver, pero lo sabe Lees: es dintinto que Sudamérica... un poco más caliente, digamos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Merengue?
      Correcto.
      Marchando un párrafo de merengue.

      Eliminar
  3. A ver, esto del (1) significa que hay más... estoy intrigado por ver como sigue.
    Parece propiamente un acertijo lateral de los que a mi me gustan, pero por esta vez no me voy a montar la película, de momento, a ver que pasa.
    Qué intriga! jajajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te voy a apuntar a la estafa, Rojo.
      ¿Qué tal de camarero especialista en cócteles?
      Sí, el papel te puede venir bien.
      ...
      Continuará...

      Eliminar
  4. .....y giro...y giro....y giro....Me estoy mareando ya pero es que no puedo dejar de dar vueltas....Me encanta el vuelo que tiene este maravilloso vestido que me he comprao para ir a la academia.Y estos zapatos. Y ponerme coleta....
    Cuando empezamos con el plan?¿

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, también contamos con Moneypenny para la gran estafa.
      La pondremos de relaciones públicas en el crucero, organizando festejos.
      ...
      De ésta, vamos todos al penal.
      ¡La que se está organizando!

      Eliminar
  5. Hermano, he echado un vistazo a la Academia, he hablado con los profesores, tus compañeros de baile ...el portero, el barrendero, en fin con todos. Han sido unánimes, te lo tengo que decir, es por el honor (y por este orden) a la verdad, al ritmo y por mucho que me pese, a tus cuñados:

    ¡ qué mal baila el camionero !

    ...

    Es la unanimidad chico, pero yo te apoyo eh?

    ResponderEliminar
  6. Tienes razón hermano.
    Pero a mí, a diferencia de lo que te suele acurrir a tí, no se me cae la dentadura postiza cuando bailo.
    Recuérdame que te compre pegamento.

    ResponderEliminar
  7. Pero puedo bailar cualquier cosa, que para eso soy latina eh... si voy a bailar merengue me pido un vestidito de estos, en azul http://www.escenafashion.com/inter_salsa.html, la elección de zapatos será complicadísima...

    ResponderEliminar
  8. De acuerdo Marga.
    Tú serás la encargada de los vestidos y el calzado.

    A Leles le vas buscando algo cómodo para sus saltos acrobáticos. Creo que es su especialidad.

    Para tí el vestido azul. Quedarás divina en el escenario.

    A Rojo Merlín le vas buscando un elegente smoking para ser un camarero de cócteles elegante.

    Para Moneypenny un elegante traje de chaqueta, que tiras de él y ¡zas!, queda un traje de bailarina clásica.

    Para mí no hace falta que te molestes mucho.
    Llevo siempre mis vaqueros azules y mi camisa blanca.

    Y para mi hermano Tomae, dada su avanzada edad, me inclino por el clásico vestido de indio apache.
    Le gustan las plumas azules.
    No te olvides de ellas.

    ...

    ¡En qué lío me he metido yo solito!
    ¡A ver cómo salgo de ésta! ;))

    ResponderEliminar
  9. Me duelen los dedos de andar de puntillas!
    Pues fíjate que a vosotros(genero masculino) os imagino con sombreros y tirantes, tipo Roberd Redford y Paul Newman en "El golpe"??

    ¿Cuando empezamos?

    ResponderEliminar
  10. Esta noche orgnizaremos "El Golpe".

    ResponderEliminar
  11. Revisa en el correo, he enviado los trajes. Ya está todo listo, creo... los espero en el puerto, llevo el pañuelo blanco para que no se confundan...

    ResponderEliminar
  12. Allí nos veremos.
    Gracias por las fotos; has conseguido que me ría.

    ResponderEliminar