Buscar este blog

lunes, 7 de mayo de 2012

SOBRE EL PAPEL



Aquella tarde quería jugar conmigo.
Así que cogí el cuaderno y los rotuladores.

Lo primero, sobre una hoja grande y blanca, trazar una línea vertical en el centro.
Ya está, la verticalidad y dos mitades.

Luego la perspectiva. Como miraba desde abajo a las torres, el punto de fuga arriba.
Huyendo hacia el cielo.

Son cuatro las torres, dos a cada lado de la mitad.

Empiezan juntas, luego se van separando de dos en dos, emparejadas y apoyadas la una en la otra.

A continuación las cresterías, los adornos, los huecos y arcos.

Al final, las manchas; oscuras y claras que determinan los volúmenes.
...

Jugar con rotuladores.

...

Luego, es más fácil rezar.

Fijándote en las piedras, es más fácil rezar.

Sabes que ellas duran más que tú.
Sabes que fueron levantadas, empujadas por una pasión.

Y ya que lo sabes, rezas.

Bien por respeto, tal vez por admiración, o porque has acabado el dibujo de este día.

.

Con el alma manchada de tinta.





10 comentarios:

  1. Poca gente sabe que Gaudí era una persona muy religiosa. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Será difícil aunar en unas obras tanta imaginación, tantísimo orfebre del detalle, tanto homenaje a la naturaleza y tanto rezo en piedra.

    ResponderEliminar
  3. Son pocas las cosas que te podría decir, pero deseaba que supieras cómo me has emocionado, cómo te he releído, y que enviaré tus pensamientos a mi marido, una de las personas a la que más quiero en la vida y que siempre ha dicho que las piedras hablan y estuvieron aquí mucho antes y seguirán mucho después.

    Me llenas el alma

    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andan las almas sedientas.
      Y luego, resulta que se llenan con conceptos que básicamente son gratuitos.
      Andamos perdidos, confundiendo valor y precio,
      sin que nadie que nos aclare la diferencia.

      Eliminar
  4. Lo has escrito con mucha prespectiva, como la que tienen esas torres una vez elevadas del suelo....o del papel.

    ResponderEliminar
  5. Cuando vuelas y ves el territorio desde las alturas, es como cuando ordenas tu casa y los armarios.
    La sensación de que todo está en su sitio te tranquiliza.
    La perspectiva hace que los pequeños errores se difuminen allá abajo.
    Los fallos se minimizan.
    Lo errores pierden importancia.

    Lo normal es que te digan que hay que estar con los pies en tierra, para no perder el contacto con la realidad.

    Entonces...,¿por qué es mas tranquilizador observar las cosas desde lejos y en conjunto?

    Tal vez hemos nacido para pensar desde lejos y para luchar desde cerca.
    Tal vez.

    ResponderEliminar
  6. ...pues que lo "sepis" hermano, esa obra de A R T E (yo la llamo el bosque de Dios) ha convertido al Catolicismo a más de un
    J A P O N É S ...

    ResponderEliminar
  7. Lo sé.
    Y también que en Japón hay cátedras sobre Gaudí.
    ...
    Lo que tú no sabes es que mi relación con Cataluña empezó con un trabajo en el cole sobre este arquitecto.
    Al final puse una frase.

    "Todo el mundo debería conocer una tierra, que adora a su Dios a través de la imaginación"

    Me pusieron un nueve, y yo tan contento.

    Pero lo mejor fue empecinarme en volver.
    Y en volver.
    Y después, en volver a volver.

    ResponderEliminar