Buscar este blog

miércoles, 20 de junio de 2012

ALEJANDRO, EL CHICO




El chico nació en mi ciudad, Madrid,  y vivió en mi barrio, Moratalaz.
Le gusta contar historias, como a mí.

Y disfruta haciéndolo, como me pasa a mí también.

Hoy, me ha acompañado en el coche, con su música.
Yo iba a cien, y el chico me ha adelantado a doscientos.

Y al pasarme, me ha dejado un agradable sabor a fantasía.

Luego, en mi barrio, he visto a un grupo de adolescentes con guitarras, y les he saludado con el claxon del coche.

Creo que uno de ellos, esta noche va a escribir una canción.

Estoy prácticamente seguro de ello.


Tenía pinta de ser capaz de emocionar, con tan sólo palabras.

El chico.

...

- ¿Qué haces Alex?
- Escribo una canción.
- ¿Y de qué va?

- Es sobre un chico, que está enamorado de una chica, y la quiere tanto que no sabe cómo decírselo, así que agarra una guitarra y junta palabras bonitas para decirle:

Ella, se desliza y me atropella.
y aunque a veces no me importe,
se que el día que la pierda
volvera sufrir por ella,


que aparece y que se esconde;
que se marcha y que se queda;
que es pregunta y es respuesta,
que es mi oscuridad, mi estrella. . . .


ella, me peina el alma y me la enrreda;
va conmigo pero, no se dónde va.
mi rival, mi compañera;
que está tan dentro de mi vida y
a la vez, está tan fuera


se que volvera a  perderme, y
la encontrare de nuevo, pero
con otro rostro y otro
nombre diferente y otro cuerpo,


pero sigue siendo ella, que otra vez me lleva;
nunca me responde, si al girar la rueda. . . ahh




ella, se hace fria y se hace eterna;
un suspiro en la tormenta,
a la que tantas veces le cambio la voz.
gente que va y que viene,
siempre es ella,


que me miente y me lo niega,
que me olvida y me recuerda,
pero, si mi boca se equivoca,
pero, si mi boca se equivoca,


 y al llamarla nombro a otra,
a veces siente compasión por este loco,
ciego y loco corazón.


Sea, lo que quiera Dios que sea,
mi delito es la torpeza de ignorar
que hay quien no tiene corazón.
y va quemándome, va quemándome y me quema.


y si fuera ella? no. no. ohh. . .


Ella me peina el alma y me la enrreda,
va conmigo. . . digo yo.
mi rival, mi compañera, esa es ella.


pero me cuesta,
cuando otro adiós se ve tan cerca,
y la perdere de nuevo, y otra vez preguntaré
mientras se va y no habrá respuesta.


y, si esa que se aleja. . .
la que estoy perdiendo. . .
y si esa era, y si fuera ella?


Sea, lo que quiera Dios que sea.
mi delito es la torpeza de ignorar
que hay quien no tiene corazón.


y va quemándome, y me quema, ah ah ah. .
y, si fuera ella? no no no. . . .


Aveces siento compasion, por este loco,
ciego y loco corazon. . . . ohhh. .


Era, quien me dice si era ella?
y si la vida es una rueda y va girando
y nadie sabe cuando tiene que saltar
y la miro, y si fuera ella?
 si fuera ella?ah, ah, ah,. . .
Y si fuera ella, ohh, ehh, ehh. . . .

...

Y, si fuera ella?

...

Atardece en la ciudad.
Miles de gorriones se juntan para contarse sus cosas.
Comentan que en el parque, hay un grupo de chicos con guitarras.

Y que las canciones te acarician el alma.
Como un amante fiel y complaciente.

.

12 comentarios:

  1. Tú sí que eres gorrión!!!! jajajajaja


    Ayyy cómo me gusta tu vecino (bueno, me gustaba más antes que ahora)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El chico disfruta más con el flamenco que con las canciones más comerciales.
      Lo conocemos bien en el barrio.
      Le sigo llamando chico, cuando me lo cruzo por Maillami; es lo que tiene conocerse desde pequeño.

      Eliminar
  2. "no. no. ohh. . ." La canción al detalle, chico de Moratalaz. Qué peligro tienes, colega...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Peligro, yooo?
      Cuando tiremos este verano tu cocina entre tus chicos y yo, te vas a enterar de lo que es realmente el peligro.
      ¡BOOOOOUM!
      ¡BOOOOOOOOOOUM!
      ¡BOOOOOOOOOOOOOOOUM!
      ...
      Será mejor que te vayas buscando algún lugar alejado de la cocina, para que no te pongas nerviosa con los zamorrazos.
      ¿Que tal un par de días de exilio donde la Sarracena?
      Advertida estás, hermanita.

      Eliminar
  3. La verdad que no soy muy devota del chaval pero la verdad que me cae bien.
    A mi lo que si me gustaría saber es qué se contarán los gorriones...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los gorriones en Madrid son muy abundantes.
      Se suelen juntar a la puesta del sol y al amanecer.
      Suelen hablar de cosas normales de gorriones:
      música, teatro, pintura, museos, historia, viajes, arte, dibujo, color, fotografía, cine, libros, literatura, cuentos.

      Luego están los humanos, que suelen hablar también de cosas normales de humanos: comida, agua, dónde se puede volar sin que te molesten, dónde hay semillas, árboles donde anidar, cosas así.

      Evidentemente, preferimos hablar con los gorriones.
      Tienen mejor pico, y son más interesantes que los humanos.
      Por eso les cuidamos en mi ciudad.

      Les damos de comer, los fotografiamos, respetamos sus nidos e incluso les devolvemos al nido cuando sus crías se pegan algún zamorrazo involuntario.

      Son cosas que pasan en una ciudad con tanta inmigración.
      Si cuidas a los que vienen, es como si te cuidaras a tí mismo.

      Y aquí, continuamente vienen gorriones nuevo.
      ¿Satisfecha la curiosidad?

      Eliminar
    2. A mi pueblo también llegan muchos gorriones nuevos. Menos mal que todavía quedan unos cuantos arboles para que aniden....

      ¿Mi curiosidad?..... nunca está satisfecha! Es una egoísta y siempre quiere más.

      Eliminar
  4. Ese disco lo tengo, bueno, lo tuve. Ahora no sé qué canta. En ese entonces, cuando hizo ese disco, yo solo sabía que quería uno así para Navidad (es que aquí no hay Reyes)... cantara o no cantara... ay cómo soy...
    Gracias por pasarte por mi blog, y por los piropos anotados..

    ResponderEliminar
  5. Flamenco, al chico le gusta mucho el flamenco y cuando se junta con sus amigos es lo que canta.
    ...
    Hoy mismo he oído un piropo muy bueno a un camionero:

    "¡Priiiiiiiima, cierra esos ojazos, que me deslumbro!"

    Me ha encantado.
    Y a la chica que se lo han dicho, más; le han alegrado el día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. con toda seguridad le han alegrado el día... ser una misma una "prima de riesgo" es como para alegrarse...

      Eliminar
  6. Como me gustan los gorriones. Después de los periquitos son mis bichos preferidos.
    Fijaros en una cosa, aunque parezca que los gorriones le tienen miedo a la gente, donde no hay gente, no hay gorriones.

    ResponderEliminar
  7. Tengo un cuento sobre gorriones en Madrid, Rojo.
    Te lo pego para que no tengas que buscarlo.
    ...

    GORRIONES EN MADRID

    Madrid es una ciudad repleta de gorriones.
    Tienen una vida corta pero intensa.
    Los hay que saben lo que se hacen, anidan en el Círculo de Bellas Artes.
    Otros acostumbran a posarse en las casetas de venta de libros viejos, en la Cuesta de Moyano.
    Pero los que más me gustan son los que suelen acudir, muy temprano, a la terminal internacional del aeropuerto de Barajas. La T-4.

    Aquello es territorio comanche para ellos, pues las autoridades disponen de halcones para dispersar a las aves.
    Los gorriones, como saben que los halcones sólo trabajan de día, se acercan con las estrellas, para ver al gran pájaro argentino.

    Ciento sesenta toneladas azules con forma de Boeing 747 de Aerolíneas Argentinas.
    Cada día, a las cinco horas solares, toma tierra.
    Sus turbulencias dibujan caracolas en el borde de sus alas.
    Magia aerodinámica.
    Mecánica de fluidos divinos.

    Tras aeronavegar toda la noche sobre la gran mar océana, se posan en Madrid.
    El pájaro azul.

    De sus entrañas surge una avalancha de buscavidas, que otean en el horizonte una señal de esperanza.
    Y lo primero que ven al llegar a mi pueblo es un gorrión.

    Y entonces, sólo entonces, cuando comprenden que la pequeña ave está allí para darles la bienvenida, al sentir que el gorrión se la está jugando con un par, pues el halcón puede despertar en cualquier momento, cuando ven al pájaro insignificante gozar de su libertad...
    Se tranquilizan.
    ...
    Empiezan a sentirse ciudadanos de Madrid.
    Gorriones libres.

    ResponderEliminar