Buscar este blog

sábado, 2 de junio de 2012

DIOS JUEGA AL PÓKER ( y 3 )

El guardia de seguridad me arrastró hasta el despacho del director del hospital.

- "Me veo obligado a denunciarle. ¡A quién se le ocurre!. Ha estado usted a punto de provocar una catástrofe en la unidad de cuidados intensivos. ¡Pero hombre de Dios!"

- "Perdone, se me fue la olla"

- "¿Sabe que le puede caer un multazo por desorden público?"

- "¡Venga, va, que no tengo un duro, no me denuncie!"

- "Se lo voy a decir una vez, clarito para que lo entienda: salga de mi hospital y no vuelva a poner los pies en él".

- "¡Ya me voy, ya me voy, tranquilo".
...
El guardia de seguridad me acompañó hasta la puerta, más que nada para asegurarse que no me volviera a colar.
...

Entré en una iglesia cercana.
Me senté en el banco de pino y empecé a hablar solo.

"¡Señor. Mi amigo ha despertado!"

"¡OOH, QUÉ GRAN NOTICIA, ERES MI HÉROE!"

"¡Menos cachondeo conmigo, hombre! ¡Los dos sabemos que ha sido usted!
 ¡Con las cartas que tenía era imposible que ganara la partida!"

"¡YOOO!, ¡ANDA YA!"

"Sí, sí, usted. Que si usa el cerebro por aquí, que si mueve el culo por allá, que si ama a tu amigo por aquí, que si esto, que si lo otro.
¡Al final es usted quien maneja los hilos! ¡Me ha utilizado como a una marioneta!.
Y encima el truquito ése de hablar tan solemne, que parece que lo hace con mayúsculas."

"¡MIRA QUE ERES BRUTO, HIJO MÍO!
 NO ME EXTRAÑA QUE TE ECHEN, QUE TE DERRIBEN LOS GUARDIAS DE SEGURIDAD, QUE TE EXPULSEN DE LOS SITIOS.
 ¡ERES COMO LOS DEMÁS HOMBRES!
¡NO ENTIENDES NADA, DE NADA!"

"¡Vaya día de broncas que llevo! Pero Señor, ¿dónde está el libro de instrucciones! ¡A ver!"

"RESULTA QUE OS DOY ALMA Y CEREBRO, Y UNA SIMPLE GACELA TIENE MÁS INTELECTO QUE TODOS VOSOTROS JUNTOS.
VAMOS A VER HIJO, CONCÉNTRATE, A VER SI LO ENTIENDES DE UNA VEZ.

AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS COMO YO OS HE AMADO.

¡PARA UNA INSTRUCCIÓN QUE OS DEJO, Y NO SABÉIS ENTENDERLA!
¡ Y ENCIMA OS QUEJAIS!"

"¡Bueeeno!, ¡traaaanquilo!, le prometo que lo voy a intentar, pero no es nada fácil!

¡LE TENÍA QUE HABER DADO VUESTRO CEREBRO A LA GACELA, VAYA ERROR QUE COMETÍ!
....

Mi amigo se salvó, pero tras el infarto cerebral quedó hemiplégico.
Eso significa que la mitad de su cerebro estaba tostado , y que en consecuencia, la mitad de su cuerpo no respondía a ninguna orden.
Quedó en silla de ruedas para los restos.

Cuando ocurre algo así, se pone en marcha un mecanismo humano que trata de mejorar la situación.
Familia, amigos, informes, expedientes, rehabilitación y un largo etcétera, donde los humanos nos tratamos de organizar para mejorar la calidad de vida del accidentado.

Pero no. No. Todo eso sirve mayormente para que los humanos nos creamos que hemos hecho todo lo posible.

Y en determinadas circunstancias, lo que necesitamos es justo lo contrario.
Lo imposible.

...

Conocí a Lola una mañana de verano.
Volví al hospital y ella estaba con mi amigo.
Y el guardia de seguridad de la planta también.

"Te estoy vigilando, chico. No hagas tonterías"

Ella estaba hablando con el enfermo, sola.
Mi amigo no podía hablar bien, ni pensar bien.
Pero ella hablaba y hablaba con él.
Y también le cogía la mano.
Y les pillé, dándose un beso.

...
Al cabo de unos meses, ella me dijo que amaba a mi amigo.
Así que ese día, con permiso del guardia de seguridad, les puse un poco de música, flojita eso sí.
Y Lola, sentada en la cama de mi amigo, bailó con él.
No sé cómo se las arregló, pero juro que les ví bailar.

...
Han pasado dos años de todo aquello.
Mi amigo ha mejorado, sigue en la silla de ruedas, pero ha mejorado.
No ha conseguido andar, pero habla bien.
El domingo me llamó a mi casa.
...

"¡Qué pasa Driver!"

"Pues aquí, en casa, leyendo un poco".

"Te llamo para que sepas que el nueve de septiembre, Lola y yo nos casamos".

"¡Enhorabuena chico, te llevas un ángel!"

"¿Vais a venir?"

"Sí, claro,. Yo me encargo del reportaje fotográfico. Ya sabes que os lo prometí".

"No te envío la invitación, pues estamos en la ruina".

"Tranquilo. No pasa nada. Pásame a Lola, que la felicite".

...

A veces no sabemos lo que tenemos.
No comprendemos las reglas eternas.
Nos equivocamos.
Nos peleamos con los guardias de seguridad.
No sabemos jugar al póker con Dios.
Ponemos la música alta, cuando necesitamos silencio.
Y la música baja, cuando lo que necesitamos es pegar un buen grito.

...
Por eso Dios, nos hace regalos.

Y nos manda, de vez en cuando a un ángel.
...

Un ángel con cuatro ases debajo de la manga.

Que le da la vuelta a la partida.

...


Atentamente para Juan Carlos y Lola, deseándoles toda la felicidad del mundo.

Driver.

.





10 comentarios:

  1. A veces nos manda amigos que están muy mal de lo suyo que escriben los mejores cuentos del mundo y que camuflan ases debajo de manga.

    Bicos broder.

    ResponderEliminar
  2. Estas historias son las que hacen que se recupere la fe en la vida, y en las personas, como tú. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Después de leer ordenadamente el uno, el dos y el tres y de, como no, llorar un ratito decir que a mi me pasó "casi exactamente" lo mismo. Lo malo es que aún siendo yo la que tenía los cuatro ases perdí la partida: no va el tío y me saca una escalera......
    Dentro de 15 dias hará 3 años y todavía sigues pensando qué es lo que hiciste mal en esa partida. Como comprenderas no he vuelto a jugar con él, ni quiero de momento......

    Que sepas que no me he olvidado del encargo. El que no juege con él no significa que no haga bien mi trabajo.....
    Es que los rayos me está costando mucho encontrarlos, pero las centellas......ni te lo imaginas!!

    ResponderEliminar
  4. Nunca hacemos nada mal; simplemente jugamos cuando no tenemos más remedio.
    Unas veces creemos que ganamos, otras creemos que perdemos, otras creemos que ganamos y realmente estamos perdiendo, y otras, creemos que perdemos y realmente ganamos.
    ¡Vamos, que es un lío de narices!
    Pero ese lío es consustancial al hecho de estar por aquí.
    El día que no sintamos ese lío, malo, malo.
    ...
    Tal vez organizar el fin del mundo te sirva para hacer las paces con él.
    Tienes la oportunidad de quedar como una profesional.
    Y dejarle impresionado.

    Sé de buena tinta, que la última mano es la buena.

    Y ésa, está en nuestras manos.

    ResponderEliminar
  5. No lo he puesto antes pero es obvio: me alegro mucho por tí y por tus dos amigos!! Seguro que van a ser muy felices( ya lo serán, seguro) y que van a tener mucha suerte en esta vida. Un trocito de esa suerte ya se la has dado tú.

    ResponderEliminar
  6. De todas formas te diré algo, joven amiga.
    En el caso de que necesites algún tipo de ayuda y que la tarea sea ilegal, peligrosa, francamente suicida, imposible o simplemente una locura, no lo dudes.
    Me lo dices y mandaré a mi hermano Tomae para ejecutarla.
    ¡Es tan fácil y divertido liarle!
    Además, con su poblada barba asusta hasta al destino.
    ¡Lo que quiero yo a mi hermano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa poblada barba no será en forma de perilla e irá con unos cuernos rojos incorporaos ¿no?
      Ya lo tengo casi organizado pero se admitirán todo tipo de cambios y sugerencias. Es más, será condición indispensable para participar en el sarao!

      Eliminar
    2. ¡De acuerdo!
      ¡Hala, el que quiera FIN DEL MUNDO, que se moje!
      ¡A darle al intelecto hasta para descojonciar la Tierra!
      ...
      Y sí.
      Mi hermano es Satanás, con perilla, mirada turbia, andares desacompasados, tridente, fuego en los ojos, garras y rabo.
      Es lógico, ¡trabaja en un banco!

      Eliminar
    3. ...por alusiones,

      Acabo de decidir que le voy a romper el tabique nasal a mi hermano...

      con cariño, y por supuesto con amor.

      Eliminar
  7. me gusta el final feliz de la historia, me gusta mucho... y saber que a veces la partida no es como tú la imaginas, pero no sé cómo (no me pregunten) la terminas ganando, creo que El nos hace trampa, pero una trampa "al revés"... en fin... hermosa historia, lloré un poco (y con lo de Money el corazón se me hizo pasa, recordé cosas y lloré otro poco también)...

    ResponderEliminar