Buscar este blog

jueves, 7 de junio de 2012

LA INSOPORTABLE LEVEDAD DE SER GEORGE CLOONEY



“LA INSOPORTABLE LEVEDAD DE SER GEORGE CLOONEY”

Mis queridas admiradoras, os saludo desde Los Angeles, yanquilandia, donde se ubican es estos momentos mis huesitos.
El motivo de la presente es agradeceros de corazón, vuestro sincero afán por localizar mi móvil. Pero mi vida, de verdad, es un infierno, y me resulta imposible dároslo.

Me explico.

Como bien sabéis, estoy como un queso. Pero la cosa no tiene ningún misterio, 40 horas de gimnasio a la semana y un equipo de doce esteticistas, hacen milagros.
Encima me han impuesto como”marca de producto”, este peinadito con raya de primera comunión, que a mí, personalmente me fastidia bastante.

Mi oficio es fácil, una peli cada seis meses, y a vivir, que son dos días.

Manejo viruta, money, pasta gansa o como lo llaméis por allí, de forma espectacular.
Aunque llegara a los noventa, no me da tiempo a fundir los mortadelos que me endoso con cada película.

Y entonces, ¿por qué siento que mi vida es un infierno?.

Pues es muy fácil. Os pongo unos ejemplos.



Primera dificultad. Es domingo, quiero ir con una amiga a bailar, llamo, es un suponer, a Marga  le digo:”Hola, ¿te vienes a bailar?”, ella me contesta, “Y tú, ¿quién eres”, y yo le digo la verdad: “Soy George Clooney”, y ella sufre una impresión tan fuerte, que se pega un zamorrazo contra la mesa del comedor. El resto os lo podéis imaginar, denuncias, abogados, molestias…. ¡Y yo que sólo quería ir a bailar con una amiga!.

Segunda dificultad. Estoy tan tranquilo en la cocina, me apetece una tortilla,¡una simple tortilla!, como me he quedado sin huevos, me bajo, es un suponer, al Mercadona. Intento aparcar. Sale un coche con Money Penny. Me dejan hueco. Aparco. Salgo y voy a darles las gracias. En cuanto ella me ve con mi traje de Armani recién planchado, mis Reiban personalizadas y mi cuerpo Danone; ¡zás!, a la Money la da un infarto, y yo hecho polvo para el resto de mis días por haber destrozado una familia honrá, y ¡sólo porque me apetecía una simple tortilla!.

En fin, tengo guita para aburrir. Pero no puedo comprar lo que más importa.

Envidio, por ejemplo, a Marga  y Money. Ellas se pueden llamar por teléfono libremente, sus comunicaciones no están controladas por el “chou visnes”éste, que lo maneja todo aquí en California, pueden ir al Mercadona juntas y reírse un rato, tomarse una cervecita o un cafelito, hablar de libros, poesía, cine, fotografía……,pasear por su pueblo.

¡Dios mío, ellas pueden ser amigas!.

Y yo, aquí, podrío de millones, y más sólo que la una. Rodeado de gente interesada y malencará.

¡Cómo os envidio, chicas!

Hacerme un favor: disfrutar de la vida por mí, que de momento y hasta que no sea capaz de librarme de estas cadenas, me tengo que conformar con mi insoportable levedad.

La insoportable levedad  de ser George Clonney.

………………………………….

Con mi guita, no puedo comprar vuestra alegría. Ni vuestra amistad.

¡Vosotras- ustedes sí que sois ricas!. Y encima para mi desgracia, ¡debéis de estarlo también!



Atentamente. George Clooney.

.

6 comentarios:

  1. Pero tú te crees que si te tengo delante puedo permitirme el lujo de infartarme?? así? sin más?
    ¡¡Aaamos hombre!!
    Antes te empotro contra la pared......
    La del parking quiero decir.....
    Osea... con el coche me refiero... Eh.....ummm....contra el tuyo...
    Vamos, que si hace falta me tiro en litigios contigo toda la vida!!


    ....y un pisito en la Toscana si nos podrías comprar? Eso si...no? Veengaa Giorgiii...

    ResponderEliminar
  2. Dios, me hiperventilé de solo imaginarme que George me llama para ir a bailar. Pero no George, no me dio infarto, ¿tú crees que soy de pasta de azúcar? yo voy contigo a donde tú quieras papacitoooooooooooooooooo... a bailar hasta ballet si te provoca, y, en fin, que somos amigos, chico, llámame y te prometo que no me infarto tampoco.
    (Respiro... respiro)...
    Bueno, yo me puedo conformar con un pisito en Aruba, es que mira, como Money tendrá el de Toscana (que le queda más cerca que a mí) y yo el de Aruba (que me queda más cerca que a ella), cuando nos aburramos de ver siempre playas de infarto, sol, cuerpos dorados, y etc., pues intercambiamos y ya...

    Mira que somos listas...

    ResponderEliminar
  3. No sabéis chicas cómo os echo en falta.
    Estoy aquí en la pole position, acosado diariamante por chicas con cuerpo de infarto y cerebros vacíos.
    Interesadas, que buscan fama al arrimo de mi imagen, que me quieren vaciar mi espectacular cuenta corriente, salir en la prensa, dar el salto a los tabloides, en fin...

    Encima me veo obligado a salir a la calle disfrazado de feo; horas y horas de maquillaje para poder pasar deapercibido-

    ¡Yo solo quisiera poder ir a tomar café con vosotras, ir juntos a la piscina, al cine, echar unas risas, bailar, ir tranquilamnente a tomar unas tapas, una cervecita!

    ¿Es pedir mucho?

    Esta vida de millonario es terriblemente dura.

    Cualquier día de estos lo mando todo al carajo y empiezo de nuevo.
    Aparte de hacer anuncios de café, uno tiene sus aspiraciones personales.

    ¡Quiero ser normal, tener amigas desinteresadas, tomarme una tortilla y poder aparcar sin problemas de orden público!

    Maldito dinero que todo lo lía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (o sea que pisito en Aruba ¿nones?)

      Eliminar
    2. ¡Pero tú sabes los gastos que tiene el pisito ése!
      ¡Más que el Producto Interior Bruto de Inglaterra!
      ...
      De verdad, chica; me gustaría regalártelo, pero en el fondo sé que te hago un favor.

      ¡Pero si sólo de agua para la piscina gasta como un portaaviones en combustible!

      Eliminar
  4. Qué triste vida la del éxito.:) Un beso.

    ResponderEliminar