Buscar este blog

martes, 24 de julio de 2012

APRENDIENDO DE NUEVO


Si le preguntas a las gaviotas por las leyes que rigen la aeronavegabilidad, ninguna te responde.
Resulta imposible entablar con ellas una conversación sobre las leyes de Newton.

Son gaviotas.


Pero si te acercas al atardecer a cualquier puerto de la costa, puedes aprender a rezar.
Es cuestión de mirar detenidamente.
...

Cuando la Gran Bola Amarilla roza la línea del horizonte, estas aves se sitúan en las barandillas de los paseos, en los mástilles de los veleros, y esperan.

Las masa de aire recalentadas por el poniente dejan espacio a los frescos volúmenes de las capas altas de la atmósfera; corre el viento fresco del atardecer.

Son en esos momentos cuando las gaviotas rezan.


Alzan el pescuezo, sienten la brisa, y tras una jornada donde el Creador les ha regalado vida y alimentos, extienden sus alas, se dan impulso y vuelan majestuosamente.


Trazan sobre el puerto trayectorias de agradecimiento, círculos de respeto, espirales sentidas.
Son justas con su Creador.

...

Las buenas gaviotas son libres.

No dejan de rezar ni un sólo día.
...



Atentamente: Driver.

11 comentarios:

  1. Qué bonito. Ojalá nosotros también supiéramos agradecer así la vida cada día. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Mira... me he criado al lado del mar, en ciudad costera, y pasando cada vacación en pueblo pesquero despertando por las gaviotas... a las q tenía muuuucha manía
    creo q no las voy a mirar nunca igual

    ResponderEliminar
  3. Visto así, cualquiera podría pensar que son seres extraordinarios.

    Yo también he vivido mucho tiempo al lado del mar.

    Tu relato de ciencia-ficción es realmente muy bueno.

    Por cierto, tu no vives al lado del mar, verdad?

    ResponderEliminar
  4. Actualmente vivo en Madrid, pero viví quince años en Murcia, una ciudad a cuarenta minutos del mar.
    Allí aprendí algunas de las cosas que más me han servido; contar cuentos, los ritmos de la naturaleza, el lenguaje nítido y rotundo de la Creación, la naturaleza divina del don de la vida y la mezcla de culturas que se da en los espacios abiertos cerca de los puertos de mar.
    Con ese bagaje me vine a la capital del Reino con 18 años, y aquí también encontré buenas referencias; la pintura de Velázquez y Goya, el Círculos de Bellas Artes, los viejos libros de la cuesta de Moyano e historia, mucha historia, que te ayuda a comprender de dónde venimos y hacia dónde vamos.
    Actualmente, dada la grave situación del pais, navego por las turbulentas aguas de una posible emigración a Alemania.

    Supongo, que al igual que las gaviotas, lo único que realmente poseemos es el aire y la libertad.

    Y la capacidad de inventarnos los cuentos que nos queramos creer.

    ResponderEliminar
  5. Por cierto Rojo, el problema de la hormiga y el helicóptero creo que es un problema de combinación de movimientos (el del helicóptero, el giratorio de la aspas y el lineal de la hormiga)cuyo resultado ha de ser una cicloide que se va haciendo cada vez más abierta, conforme la hormiga avanza por el aspa.
    Habría que sacar la ecuación de la cicloide en función de los tres movimientos, y seguramemte en coordenadas polares es más fácil de desarrollar. Luego, para obtener el espacio recorrido por la hormiga habría que integrar a lo largo de la ecuación de la trayectoria, para obtener el desarrollo de la cicloide.
    Cuando lo obtenga de una manera sencilla y nítida, te lo remito.
    ...
    Ahora que lo pienso, una gaviota, dando giros circulares cada vez más abiertos, y dejándose llevar por el viento en una determinada dirección, cumple también las condiciones del problema.

    ResponderEliminar
  6. Aquí están las ecuaciones del movimiento circular uniforme.
    http://www.educatina.com/video/fisica/movimiento-circular-uniforme?gclid=CJKwuJKvtLECFbMJtAodlhgALg

    Ahora pon R en función de la velocidad lineal de la hormiga (conforme pasa el tiempo el R es mayor, pues la hormiga se va alejando del centro de las aspas).

    Y luego le añades el movimiento del helicóptero, que en el caso de ser lineal y uniforme, es añadir simplemente el sumando de velocidad lineal por tiempo.

    La gracia está en poner la suma de los tres movimientos en función del tiempo, y al final te debe de salir una especie de espiral, cuyo radio va aumentando, y el conjunto se desplaza en la dirección del helicóptero.

    Para hallar el desplazamiento, integrar a la largo de la ecuación del movimiento, en función de t, tiempo.

    Y todo, gracias a las gaviotas. Curioso.

    ResponderEliminar
  7. Realmente curioso. Las cosas como son.

    Por un momento me imaginé a la gaviota comiéndose a la hormiga.

    Si te vas a Alemania, no olvides plantearles a los alemanes el problema de la hormiga que va subida en el ala de la gaviota, que a su vez es perseguida por un helicóptero.

    Para hallar la solución lo primero es adivinar quien es el piloto.

    Y por cierto, muchísimas gracias por la información matemática, ya falta menos para encontrar la solución y enviarla al próximo carnaval de matemáticas.

    ResponderEliminar
  8. Se me olvidaba, te debo una invitación a unas cañas, por allí cerca del Museo del Prado.

    ResponderEliminar
  9. ¡Pero avisa, hombre!(619 21 44 39)
    Nada mejor que visitar el Museo del Jamón, después de visitar el Museo del Prado.
    El sábado vi la exposición de Rafael, y como fui temprano (abren a las 10 de la mañana), no fui aplastado por los cien mil japoneses que están allí a las once.
    Luego fui a comprar libros a la Espasa Calpe (los aparejadores tenemos allí un descuento del 10%).
    Y luego me entretuve observando los disparos del ejército de Napoleón en la Puerta de Alcalá.
    ...
    También me gusta ir al Museo de Sorolla, y eneseñar el Templo de Debod (un auténtico templo egipcio en el Parque del Oeste)
    Y este sábado que viene mi hija mayor quiere que la lleve al Museo del Traje.
    ...
    En fin, por aquí estamos siempre con ganas de hacer de cicerones por la capital.
    Y también conozco a un tipo que ha construido una catedral él solito, con restos de obras, en Mejorada del Campo; digno de ver.

    ResponderEliminar
  10. A ver, el tío de la catedral, si no me enteré mal, es en Fuenlabrada. La hizo él solo, con ayuda de un sobrino, que en su tiempo libre se iba con él por si necesitaba mover materiales pesados.
    El encofrado de los pilares lo hacía uniendo botes de colón, y las cadenas con hierros que le regalaban los chatarreros.

    Lo de los japoneses, es un debate aparte. No se si lo sabrás, pero yo soy granaino. Y no es que me esté poniendo una flor, precisamente, a estas alturas, todavía no he entrado en la Alhambra. Quizá algún día, consiga llegar antes que ellos, los tropecientos autobuses de japoneses que la visitan cada día.

    De momento, me voy a tener que conformar con hacer de cicerone en Málaga, que es donde vivo. También hay algunos museos, de jamón, de picasso y de más cosas. Los hay hasta de boquerones, por poner un ejemplo.

    ResponderEliminar
  11. Conmigo también has logrado que mire a las gaviotas de otra manera diferente.
    Una historia preciosa!

    ResponderEliminar