Buscar este blog

jueves, 26 de julio de 2012

RESPETO



 RESPETO



Con el paso de los años, algunos conceptos intemporales se materializan por derecho propio.

Es el caso de las personas expertas (no utilizo el término anciano, ni viejo, tampoco mayores; esos términos no dan la talla).

Han vivido mucho más que tú, luchado en cruentas batalla, despellejado a más infieles, coronado más cumbres y amado en condiciones de presión y temperatura más complejas que las tuyas.

...

Guardo el recuerdo entre los más gratos.

Ibamos de visita familiar (costumbre en vías de extinción), todos juntos.

Nos sacaban unas pastas y unos refrescos.

Los expertos solían sentarse en enormes mecedoras, donde balanceaban sus pensamientos.

Tu padre te miraba con gravedad y sentenciaba: "Escúchale, muchacho, escúchale bien".



Tenías que entrarle con mucho respeto al experto.

Acercarte, saludar y esperar a que tomara la iniciativa.

Era el primer paso imprescindible y no negociable.

Mostrar respeto.

...

Si pasabas ese primer trámite, lo demás era coser y cantar.

El experto abría la Biblioteca de Babilonia de sus recuerdos, y te contaba.



Qué hace un padre de familia frente a una guerra civil.

Como sobrevivir a los cambios gubernamentales.

La mejor forma de navegar entre el cabo de San Antonio y la isla de Mallorca.

Cómo se trata a un extraño que intenta entrar en la familia como elefante en cacharrería.

La forma de apoyar a una pareja que se quiere casar.

Cómo hablar a un médico cuando tiene tu destino soldado a la punta de su bisturí.

Qué hacer en caso de naufragio, incendio o terremoto.

Cómo se demuestra el amor.

Dónde están los resortes que mueven la vida.

La forma de dirigirse a un asesino.

Los mecanismos de réplica, protesta e innovación.

...

Tú, pardillo quinceañero, te olvidabas de la partida de billar de las cinco.

Escuchando al experto; aprendías que el mundo era un esferoide de revolución, donde las generaciones se enfrentaban a parecidas dificultades.

...

Luego te daba una moneda de 25 pesetas y un beso.

Te ibas a los billares.

Entrabas tarde y con seguridad.

Arrebatabas el taco a uno de tus amigos y le decías: "¿A que no sabes cuantas millas naúticas hay entre el cabo de San Antonio y Mallorca?".

Tu amigo te miraba con extrañeza.

Aquel pardillo parecía que venía de otro mundo.



Un mundo donde la transmisión oral del conocimiento tenía un sentido.



El sentido de la líneas isobaras que, atravesando un mapa meteorológico, te situaban frente a las olas de un mar inmenso.



Donde navegabas con arrojo.



Sabedor de que el experto ya había circunnavegado el globo.



Dejando una estela azul a su paso.

.



7 comentarios:

  1. ¿Te explicaría también como conseguir mantener la bola negra hasta el final no...?
    Así podrías apostar y sacar rendimiento a esas 25 pesetas. Ya sabes....el color del dinero...

    ResponderEliminar
  2. Me has pillado.
    Soy un apostador nato.
    Con un taco de billlar en la mano soy capaz de dilapidar el tesoro de Tutankamon.
    Suelo apostar con mi Hermano Tomae, es mas, me he llegado a apostar a mi hermano Tomae.

    Una vez lo perdi en una partida muy fuerte. A el, a su dinero, a su coche, su casa.

    Por eso va por ahi dandome puñetazos.

    ResponderEliminar
  3. La cantidad no serian 500 loris del ala por una casual....???
    Aaisss, que al final te lo vas a gastar en dentistas!

    ResponderEliminar
  4. No es bueno apostar demasiado... durante 25 años aposté mi bigote jugando al billar, hasta que lo perdí. Lástima!!!

    ResponderEliminar
  5. Lo de apostar es un vicio nefasto, origen de disputas y enfrentamientos que siempre acaban mal.
    Asi que a partir de hoy lo dejo.

    ¿Que os apostais que lo consigo?

    Van 50 pavos.

    ResponderEliminar
  6. Hecho!!
    (Rojo....ya tenemos la cena de navidad resuelta.....).

    ResponderEliminar
  7. Es verdad, la cena de navidad está resuelta, no había caído en esa sutilidad. Con 50 pavos se puede dar de cenar a mucha gente, eso sí, cada pavo debería ser cocinado con una receta distinta, para darle color y variedad al menú.

    ResponderEliminar