Buscar este blog

lunes, 27 de agosto de 2012

LA ISLA MISTERIOSA ( 3 )




No te lo crees hasta que te ocurre a tí.
...
Me despertó el traquetazo del motor izquierdo, un ruido seco y violento que sin ningún conocimiento mecánico previo te indica que se fue al mismísimo carajo.
Al principio humo negro, denso, que dejaba una estela desesperada y oscura a sotavento.
Luego el pitido de la alarma.
La siguiente sensación fue la del recorrido de tu corazón, desde la zona izquierda de tu tórax a tu boca seca.
Luego vinieron las primeras llamas, la espuma de los extintores automáticos y la hélice que se paraba.
...
Presos de un pánico intenso, empezamos a hablar a gritos.
Me quité el cinturón y fui directamente a la cabina del piloto.
Allí, un señor agarrado a una palanca y delante de un montón de relojes, me miró como cuando miras a un conejo a punto de degollar.

¡VAMOS A REALIZAR UNA AMERRIZAJE DE EMERGENCIA!
¡ATENSE BIEN Y QUE DIOS NOS ASISTA!


Lo que pasó a continuación lo recuerdo de forma confusa, pues el subidón de adrenalina es lo que tiene.
Te mueves como un animal asustado, piensas como un animal asustado y te entran temblores y sudores fríos.
Como a un animal asustado.
...
La línea del horizonte se inclinó a babor, acrecentando la sensación de vértigo sobre una superficie azul y dura.
Aquel mar extenso, lleno de vida y de reflejos luminosos, se había convertido en un pis pas en el muro de piedra contra el que nos la íbamos a pegar.
...
Descendíamos sin remedio, sin dudas, lentamente.
Como cuando algo sale mal y luego, al rato, sale peor todavía.
...
Instintivamente me puse con la espalda apoyada en el asiento delantero, los pies apretados contra mi propio siento, asido a la mochila como si de la llave de la salvación se tratara, viendo a través de la ventanilla como las olas cada vez se acercaban más.
...
Cuando estás a punto de irte al infierno, se te presenta tu vida en un rápido video de medio minuto.
En él, el sonido no funciona, sólo ves imágenes.

Los labios de un recién nacido abriendo la boca por primera vez, y tragándose todo el aire del mundo en una primera y rotunda bocanada.

Un pecho femenino y tranquilizador, que te alimenta y llena de energía.

La cara de un niño, incorporándose en su carrito para ver la lluvia por primera vez.

Unos chicos paseando en bicicleta una tarde de verano.

Los largos rizos dorados de aquella chica alta, y tu mano enredada en las lianas de la vida.

Tu abuelo, el día que apareció por casa con una perdiz viva en una caja de cartón.

Un grupo de gente alrededor de una tarta de cumpleaños, y tú soplando las velas del tiempo merengado

...

Y luego, una vez que has visto pasar estas imágenes a la velocidad de la luz, cuando los penachos de las olas están a tiro de piedra, cuando ya estás sintiendo anticipadamente el dolor del impacto sobre tu cuerpo,
oyes que tus labios pronuncian la que podría ser tu última frase:

"TENÍA QUE HABER HECHO ALGO MÁS. LO TENÍA QUE HABER HECHO".

...

El impacto del fuselaje con el mar fue violento.

Y nos dispusimos a mal morir.

...

No te lo crees hasta que te ocurre a tí.



.





10 comentarios:

  1. Creo que sin duda llegado el momento, siempre te parece que has vivido poco. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida es como una tarta de chocolate.
      Cuando queda poco, siempre parece pequeña.

      Eliminar
  2. Vaya hermano debemos tener la misma sangre, pero somos diametralmente opuestos tú hablas de aviones e islas y yo recuerdo a Madre con sus deseos de "escapismo" ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten en cuenta que no somos hermanos gemelos.
      A pesar de ello, se cómo estás, qué piensas, cómo sientes y dónde duele.
      Curioso.

      Eliminar
  3. Ahora ya no se qué es más interesante, tu intrépida aventura, o tus diálogos con tu hermano.
    De momento, sigo a la expectativa de tu intrépida aventura... y de lo otro también (hay que reconocerlo de una vez por todas, todos somos unos cotillas).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu curiosidad se verá recompensada con uno o varios cuentos, de momento sólo tengo los títulos.
      "Hermanos de sangre", todo un clásico de las relaciones fraternales.
      "Batallas fraternales", un canto a la zancadillas, el mamporrazo y las guantás, como medio de comunicación básico entre hermanos.
      Toda una revolución social pendiente.
      "La gran carrera de relevos fraternales", una investigación sobre los grandes logros que se desprenden del trabajo en equipo, vista desde un punto de vista latino, donde la desorganización, la improvisación y el instinto animal, se aúpan al más alto nivel.
      ...
      Como verás, la fraternidad da juego.

      Eliminar
    2. Ansioso estoy por leerlos, porque verás, estoy seguro de que podrían ser un resumen de mis vivencias con mis hermanos, mis eternos rivales, y a su vez, mis eternos ángeles guardianes.
      La desorganización superorganizada, y la improvisación totalmente estudiada es lo mejor de todo.
      Lo del instinto animal, llámese también, animalada, es tema para otra serie de capítulos, ya te contaré.

      Eliminar
  4. No puede ser punto y final.....tiene que haber algo más!!

    Y tu hermano no es tu gemelo pero si está, piensa, siente y se duele como tú.... no seréis siameses??

    ResponderEliminar
  5. Claro que hay algo más. Ahora aparecerá la rubia (aportación Moneypeynante).
    ...
    Ni gemelos, ni siameses.
    Creo que vinimos al mundo cabalgando en la misma célula.
    "Hermanos monocigóticos de naturaleza monocelular, la mar de monos", pone en las Enciclopedias Médicas.
    Un caso cada cien millones.
    70 casos en la población actual.
    Otros casos en la Historia:
    Rómulo y Remo.
    El Gordo y el Flaco.
    Los hermanos Karamazov.
    Starky y Jach.
    Dos hombres y un destino.
    ...

    ResponderEliminar