Buscar este blog

miércoles, 12 de septiembre de 2012

LA ISLA MISTERIOSA ( 10 )

Soy una joven tortuga de setenta y cinco años.
Para que os aclaréis, unas novecientas setenta y siete Lunas.
¡Así se entiende mejor!
El caso es que, como llegamos a vivir ciento veinte años, estoy echa una mozuela.

Haga lo que haga, lo hago despacio.
Nado despacio, como despacio, y sí, lo has adivinado, hago el amor despacio.
¿Para qué tanta prisa?
¿Llegar el primero? ¿Para qué? ¿Acaso es mejor?

Me lo tomo con calma.
Si hay tormenta, me sumerjo.
Si hay que poner huevos, me voy a la playa de siempre, donde mis tatarabuelas iban.

¿Cambios? No, gracias. Mejor lo que ya sabes que funciona.

....

Tras setenta horas de Tormenta ininterrumpida, el interior del bote era un caos.
Enano y enana estaban desvanecidos por el agotamiento. Lo único que indicaba que estaban vivos eran las caras que ponían cuando se daban sin querer un cabezazo, y despertaban con mal humor.

Ángel Rubio me tenía clavados sus puntiagudos codos en los costillares. Continuamente, cada minuto.
Cada vaivén del bote, cada ola que nos acometía, la lanzaba contra mí.
Y yo en mi papel. Mintiendo. Una vez cada hora.

"¡Pardillo!, ¿ te hice daño?"

" Tranquila, no pasa nada"

Nunca entenderé la facilidad que tenemos los hombres para mentir.
¡Cómo que tranquila que no pasa nada, hombre!
¡Dí la verdad, que te tiene destrozado!

"¿Tardará mucho la tormenta en remitir?"

"No creo que tarde mucho".

Esta vez no había pasado ni un minuto, y ya había vuelto a mentir.

Espero salir vivo de ésta, pues no estaría bien irse del Mundo después de mentir como un bellaco.

...
Estás ahí, agotado, sin fe y mintiendo sin parar por no se sabe bien qué razón.
Como en la vida real.

Y entonces todo empeora.
Se oye primero un golpe seco. Luego un rasquido potente, como si el bote hubiera chocado contra la Estación Espacial Internacional.
Y luego sientes que tu pequeño mundo se va al carajo, y que el bote salvavidas se deshace.
Como en tu vida real, también.

...

Ser tortuga tiene tal cantidad de ventajas, que enumerarlas me llevaría un par de años, unas veintiséis Lunas para entendernos.
Hoy me ha dado por darme un paseo por la playa, así, sin ninguna razón especial.
Como tengo el estómago lleno de ricas medusas, pues me he dicho, voy a tomar un poco el sol, así, sin prisas, como si no tuviera otra cosa que hacer.
Para salir del agua me he tomado tres horas de mi tiempo.
Toda la mañana para atravesar la lengua de arena.

Y ya que había llegado donde las palmeras se alzan, me he quedado allí día y medio. Sin más.

Al amanecer he mirado a Poniente (para los curiosos, os informo que me tomé veinte minutos para girar el cuello).
Vi algo nuevo.
Una mancha de un color extraño entre las rocas. Nunca había visto ese color en la Naturaleza.
¿Sería un extraño ballenato de las profundidades abisales?

Me alarmé, y salí corriendo a toda velocidad hacia el agua.
Eso me ocupó las siguientes doce horas, pero ya sabéis, soy una joven tortuga de setenta y cinco años.

Y no pienso morirme de un susto.

...

El bote estaba parado.
Desaflojé rápidamente el correaje de seguridad de la capota, eso me tomó un par de minutos,asomé la cabeza y la ví.

Una playa.

Una larga lengua de arena blanca al pie de un acantilado rocoso.
Vegetación y palmeras.
El oleaje, que llegaba tranquilo a la orilla, en un acompasado vaivén.

Y una gran tortuga que se dirigía, muy despacio, hacia el Océano.

...

Volví a meter la cabeza en el bote y anuncié a la exhausta tripulación:

"Hemos embarrancado en Tierra firme".

Angel Rubio sufrió un subidón de adrenalina,  quería empezar a explorar el nuevo territorio.

Me dejé caer en el interior, y por una mezcla de cansancio físico y hastío emocional provocado por haber mentido tanto en las últimas horas, dije la primera verdad:

"Necesito descansar. Estoy hecho polvo"

Ángel Rubio me miró pausadamente y simplemente asintió.

Cerré los ojos, y me sumergí en un sueño abisal, a unos doscientos pies de profundidad.

La profundidad de caza de las tortugas.

El límite donde llegan los rayos de la Luna Llena de noche.

Para entendernos mejor.

.

Cuando cerré los ojos, a la tortuga le faltaban todavía varias horas para llegar a la orilla.

¿Para qué tanta prisa?

...

¿Llegar el primero? ¿Para qué? ¿Acaso es mejor?

.

15 comentarios:

  1. Que irónico, con lo poco que me gustan las prisas (como a la tortuga), y voy y llego el primero.
    Ahora que lo planteas, pues a veces puede ser mejor, depende de la situación.
    Por poner un ejemplo, después de 4 siglos de aprendizaje y evolución musical a ritmo superacelerado, Paul Macartney fue el primero en componer Yesterday.
    Y así mismo, después de muchos siglos de invención y desarrollo tecnológico, Isaac Asimov descubrió internet 50 años antes (él lo llamaba Multivac).
    Bueno, a lo que iba, como te decía en otro capítulo anterior, no hay prisa.

    Si te acuerdas, dale recuerdos a la nevera, si no, no pasa nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me has dado una idea con lo del Yesterday.
      La usaré en "la noche de los enanísimos", yo me entiendo.
      ...
      Para que no se me olvide, esta misma mañana le di recuerdos de tu parte a la nevera.
      Al principio no caía, pero luego me soltó:
      "¡Ah, sí, Rojo el Mago!"

      Veo que te conoce, ;)

      Eliminar
  2. Y esto no ha acabado aquí ¿verdad? no puede ser tan "fácil"......
    ¿Sabes que en la isla, si quieres, hay más "animales" esperando para ayudaros?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquila, esto acaba de empezar.
      Ahora viene el nudo del cuento.
      "NO MÁS MENTIRAS"
      "PATRIMONIO PERSONAL"
      "PREJUICIOS Y DINAMITA"
      "EL DIA QUE ME ENCARÉ CON MI PADRE"
      "¡PAZ, PAZ!, AHORA RESULTA QUE NO SE BIEN QUÉ ES LA PAZ"
      "VOY Y VENGO, POR EL CAMINO ME ENTRETENGO"
      "PARA CRECER HAY QUE MOVERSE"
      "NO TENGO NI ZORRA IDEA DE REZAR"
      "¿QUIÉN NECESITA UN FINAL FELIZ?"
      "SUPONGO QUE TIENES MUCHAS PREGUNTAS, YO TAMBIÉN"

      "¿QUE ES UN FINAL, SINO UN PRINCIPIO?"
      ...

      Me parece que lo más práctico va a ser quedar a cenar con Rojo, y entre los tres acabar el cuento.
      Es tan vuestro como mío.
      Creo.

      Eliminar
  3. Me parece una idea fantástica! Yo pongo la cerveza, que no sé cocinar.
    Bueno....tampoco sé hacer cerveza pero se compra hecha ¿no?

    ResponderEliminar
  4. Pues si el Rojo anda por el sur (Málaga), yo por el centro(Madrid), y tú creo que por el norte, pues quedamos a cenar en el oeste (Mérida, quenoestamal), y todos contentos.
    Yo sólo se cocinar un plato, patatas al horno, con su tomatitos, su aceite, su sal, sus verduritas de acompañamiento y su salsa alo-oli.
    Barato, rápido y fácil de hacer.
    ...
    Por cierto..., ¿qué final os gustaría para el cuento?
    Hay varias opciones:
    1 Final trágico, en plan "La Peste" de Camus. Mueren lentamente en la playa, retorciéndos de dolor y convulsiones horribles. La vida es una patata.

    2 Final americano, en plan propaganda encubierta. Aparece un Marine nadando, y con un simple tenedor les construye un adosado, una fueraborda y al final hay un the end, con música de barras y estrellas. La chispa de la vida.

    3 Final sudamericano. Aparecen los indígenas y los capturan, ofreciendo sus cuerpos al Dios Sol, y los fríen en una parrilla en lo alto de una pirámide. La vida es así.

    4 Final argentino. Se empiezan a hacerse preguntas y a psicoanlizarse mutuamente, y encima el sonido es malo y no se entiende casi ná de lo que dicen. La vida es cansina.

    5 Final español. No saben dialogar y acaban dándose tortas entre ellos, no por nada, sino porque es la costumbre.
    Final cañí.

    Son todo dudas, todo dudas... ;)

    ResponderEliminar
  5. Yo se hacer las dos cosas, cocinar y cerveza, pero como últimamente me he vuelto muy vago (tanto, que me levanto dos horas antes para estar más tiempo sin hacer nada), me gusta que me lo pongan ya hecho.
    Así que no me parece mala idea lo de la cena, incluso sabiendo que lo tenemos un pelín difícil. Pero como nunca se sabe, pues yo me apunto como es lógico, aunque eso na haría falta ni decirlo.
    En cuanto al final, pues qué quereis que os diga, me encanta los finales inesperados, así que lo lamento, pero no me vale ninguno de los propuestos.
    El mejor final sería... que no acaba nunca, y si tiene que acabar, pues que sea más o menos cuando nos jubilemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tomo nota de tus preferencias sobre el final. Inesperado. No acaba nunca. Buena idea.
      ...
      Tomo cerveza. Muy esperada. Veo el final del botellín. Abro de nuevo la nevera.
      También buena idea.

      Eliminar
  6. Ya lo tengo!!!!

    Mira, a la tortuga la vamos a sacar de su casa (llámese caparazón, llámese coraza..). Ella va a andar muuucho más ligera por la vida y será la que haciendo surcos por la arena escriba S O S hasta que una avioneta de la cruz roja, casualmente, lo vea y aterrice para salvaros por fin.

    Con el caparazón que se ha quitado tortu, haremos una cuna para enanísimo. Por supuesto la habremos tuneado antes con un poco de arena blanca y suave, que no hay en otra parte del mundo más que en esa isla a la que habéis ido a parar (que suerte!) y unas cuantas hojas de la palmera en la que estáis alojados.

    Y de remate, para los pequeños de Angel rubio, una preciosa nana. Eso les hará descansar y soñar y les hará más llevadera la espera del inminente rescate.
    Y por qué no...para vosotros también. Os dará mucha paz escucharla mientras acunáis, cada uno con un pie y al ritmo de la música, el caparazón-cuna de enanísimo.... pensando al mismo tiempo que, por favor, el "conductor" de la avioneta aparte de conducir sepa leer.... cosasmásrarassehanvisto!!!
    Que la disfrutéis....

    http://www.youtube.com/watch?v=MMUspkOFTDI

    ResponderEliminar
  7. Bien.
    A la tortuga hay que darle un papelito. Concedido.
    Enanísimo nace en la isla. Concedido también.
    Hay una nana y acunamientos. ¡Sea, pues!
    Lo del rescate y la avioneta, va a ser que no.

    ¡ Tónopuéserprima !

    ¿No véis?, al final el cuento es vuestro.
    Seguro que si cenáramos, nos apretáramos unas cervezas, y pudiéramos pasar un par de horas alrededor de unos folios en blanco, lo escribiamos entre los tres.

    ¡ Cachetóloquesemenea lejostamosleñe !

    ResponderEliminar
  8. No sé si lo que no te gusta es la idea de la avioneta o la del rescate.
    Si es por la avioneta, ¿habría posibilidad de cambiarlo por otro transporte aéreo, marítimo o animal?

    Y si es por el rescate, ¿no queréis ser rescatados?

    ¿Y si me callo y te dejamos continuar...?

    ResponderEliminar
  9. Si te digo la verdad, no tengo ni idea de cómo acabará.
    Simplemente escribo una frase que me sirva de título, luego durante el día, mientras conduzco, me vienen imágenes al coco, luego por la noche se me olvidan; luego vuelvo a conducir y se me aparecen las que más me han gustado del día anterior;
    luego no hago nada (esta parte es muy importante);
    luego se acumula una especie de tensión;
    y por fín, lo suelto todo de una tacada, sin corregir ni ná de ná.

    En una palabra: improviso.

    ¿Guión?, ¿qué extraña palabra es ésa?

    ResponderEliminar
  10. Improvisas de improviso...... ummmmm, interesante..

    ResponderEliminar
  11. A ver, antes de que esto se vaya de las manos, señorita Moneypenny, no sería mejor?... o sea, no sería lo lógico?...
    que el rescate lo ejecute el mismísimo agente 007.

    ResponderEliminar
  12. ............ demasiao comercial, no crees?

    ResponderEliminar