Buscar este blog

martes, 18 de septiembre de 2012

LA ISLA MISTERIOSA ( 12 + 1 ): Patrimonio Personal.

¿Qué es lo que tengo?
¿Mis objetos son míos, o están de paso?
¿Mis herramientas, las que yo mismo me he construido, dónde las guardo?
¿Qué he construído con mis manos?
¿Cuántas ideas propias se han materializado en la realidad?
¿He rebuscado lo suficiente dentro de mí?
¿Qué es lo que poseo que merezca realmente la pena?
...
Abrimos el cofre de emergencia del bote salvavidas.

Un botiquín de primeros auxilios.
Una pistola de señales.
Dos docenas de bengalas.
Dos hachas, una grande y una pequeña.
Un mechero de gasolina.
Seis botes de cuarto de litro de gasolina para mecheros.
Una caja con piedras de mechero.
Una sierra de madera.
Un recambio de hoja metálica para sierra de madera.
Un reloj digital.
Una brújula.
Seis cajas de aspirinas.
Dos rollos largos de vendas.
Un frasco de quinina.
Un juego de cuchillos con sierra.
Una piedra de amolar.

Y una pequeña Biblia con tapas de plástico.


Todo nuestro patrimonio personal era ése.
...

Lo que alguna vez fue nuestro, lo que compramos con dinero, estaba lejos.

Así que pusimos todos los objetos sobre la loneta del bote, expuestos.
Los cuatro los memorizamos, nos los aprendimos de memoria.

Así que nos tuvimos que enfrentar a la verdad, con las herramientas justas.

Y entonces, Ángel Rubio soltó una frase que me ha perseguido durante muchos años:

"Bien, esto es lo que hay. Veamos qué somos capaces de hacer. Chico".

...

Aún hoy, cuando me enfrento a un nuevo problema, a un nuevo reto, pongo las herramientas sobre la mesa, y repito la frase del Ángel:

"Bien, esto es lo que hay. Veamos qué somos capaces de hacer. Chico."

...

Y me imaginación me traslada a aquellos días tan intensos en la isla misteriosa.

Donde de verdad descubrí quién soy.

Pasando las de Caín.

...

Y no sé por qué, me acordé de lo que me dijo mi abuelo, un contador de cuentos que leía con dificultad, pero traducía las almas con agilidad:

"Chico, piensa que tu alma es la caja donde guardas las ideas que tú mismo te has construido.
Llénala, chico, llénala"

...

Siempre que oigo lo de chico, me acuerdo de mi abuelo y sus consejos.
Primero me produce un poco de pena su recuerdo.

Luego, se me llena el pecho de aire, y siento que juego a un juego difícil y eterno.

Entonces, sólo entonces, es cuando me entran ganas de abordar los problemas.

Cuantos más mejor.
Cuanto más difíciles, más divertido.

Como si me observase el padre de mi madre, desde lejos.

"Chico..."
.

Justo la palabra con la que Ángel terminó su frase.

...

Una bala de oro, en mi cerebro.

.







8 comentarios:

  1. Esto ya va a mayores. Casi casi casi que acabas de describir una parte de mi vida (la que me da de comer), o sea, la de mi trabajo, o sea, mi versión siglo XXI de MacGiver.
    Y por otra parte, la otra mitad, la de mis anhelos, mis ansias, mis inquietudes, mis aspiraciones, y sobre todo, mi forma de divertirme, solucionar problemas sin solución.
    Chico, esto ya empieza a parecerse a una "isla misteriosa" de las de verdad.
    A ver si entre todos somos capaces de encontrarla. Aunque me parece que tienes ventaja, tú ya estás en ella.

    ResponderEliminar
  2. Tienen todo lo que necesitan. Lo demás es superfluo. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Y te sobran cosas. Con la sierra, el mechero y las dos hachas les darás una casa, calor y de comer. Luego ya estás tú para darles el resto.....
    Seguro que sabes como hacerlo, chico.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Rojo, tienes razón, yo ya estoy en la isla. De hecho como para no estarlo; estoy enmedio de un ERE, con cuatro mujeres en casa, un coche descascarillao, 300.000 pavos en dos hipotecas, un móvil que no descansa y una falta total de fe en el sistema.
    Soy el primer interesado en que Driver me descubra algo nuevo.
    ...
    Susana, ¿sabré transmitir que se puede vivir sin lo superfluo? Ahí está el quid de la cuestión.
    ...
    M.P.
    ¡Pero bueno!, ¡encima que no tenemos casi ná, me dices que me sobran cosas!
    ¡Ya te lo diré cuando Ángel rompa aguas!
    ¡O cuando los nativos salvajes nos ataquen!
    ¡O cuando venga el Tsunamí y nos vayamos todos al garete!
    ¡O cuando suframos el ataque de los tiburones!

    ¿No os sobrará por ahí un helicóptero del servicio de rescate aéreo, con comadrona y todo?
    ...

    En el fondo me pasa como a vosotros, confío en Driver.
    Más que nada porque necesito confiar en alguien.
    .

    ResponderEliminar
  5. Joe! sólo quería ayudarte a: aprender, a: prescindir de cosas..... para que no se ta haga tan duro.
    Yo lo llevo haciendo desde hace once meses..... y sí, ya sé, tengo la "ventaja" de estar sola, de acuerdo.....

    ResponderEliminar
  6. Tranquila prima, es que como todo el mundo me repite lo de "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades", pues creía que el equipo básico de emergencia, era lo mínimo.
    ¡Y resulta que no!
    Vale, tendré en cuenta tu aportación.

    ¡Hala, a la isla desierta con sólo la sierra, el mechero y dos hachas!

    Espero que Angel no me pida un adosado, con porche y piscina climatizada. ;))

    ResponderEliminar
  7. Seguro que no te lo pide, confía en ti.
    Y vaaaleeee, te dejo que tengas algo más.... Caprichoso es el chiquillo oye!

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡Bien!!!

    Me pido el mechero de gasolina.
    No veas lo útil qués para hacer fuego.
    ...
    Llevaba tres días frotando palitos, y ná.
    Humo me salía de las manos, oyes.
    Pero fuego, lo que se dice fuego, ná.

    ResponderEliminar