Buscar este blog

lunes, 3 de septiembre de 2012

LA ISLA MISTERIOSA ( 6 )

Nadie nos dice cómo hemos de luchar.
Nadie nos indica el camino de salida.
Estamos más solos que carracuca.
Y no sabemos quién demonios era el tal carracuca.
Así que más vale que movamos el culete, amiguete.
...
La visión de los delfines nos recordó la existencia de vida inteligente.
Las dos criaturas de ángel rubio sonrieron; lo cual fue lo mejor de los cuatro días que andábamos a la deriva.
Cuando un ser humano sonríe, parece como si venciera el miedo y la angustia que suele impedir que pensemos con brillantez.
Así que os diré la verdad: fue al niño al que se le ocurrió la idea.
Miró mis botas, sacó su navaja suiza de mil usos, me quito el calzado y empezó a destrozarlo con una hoja de sierra metálica que llevaba el artilugio.
...
A partir de ese momento pasaron dos cosas que marcaron los siguientes días:
Pasé frío en los pies.
Los pies se me enfriaron.
...
Me abstuve de estrangular al infante, tal y como mi primer pensamiento me indicaba.
La mirada vigilante de ángel rubio me lo impidió.
...
El chaval tendría unos trece o catorce años, y tenía la sana costumbre de no dar explicaciones.
Así, que tras estrujarme en cerebro durante un par de horas y no llegar a ninguna conclusión, se lo pregunté:

-"¿Qué haces, chico?"

- "Una caña de pescar con los cordones y las hebillas metálicas".

- "¿Para qué?

- "Vamos a pescar. El pescado atraerá a las gaviotas. Y las gaviotas nos indicarán la dirección de la Tierra"

- "Pero..., ¿dónde has leído tú eso?"

-" No lo he leído, se me ha ocurrido viendo jugar a los delfines"
...

Y resulta, que cuando sientes que ya está todo perdido, cuando las fuerzas flaquean, cuando hasta el mismísimo Dios se aleja silbando sin haber respondido ni una de tus preguntas..., vamos, que cuando estás a punto de irte al infierno directamente, aparece una idea limpia. Nítida.

Entonces, no la dejes escapar.

Tal vez sea la única oportunidad de reconciliarte con el Mundo.

La última esperanza de tu corta vida.

Aprovéchala, chico.

Una simple idea puede salvarte. O al menos, morirás con dignidad persiguiéndola.

Que no es poco.

...

11 comentarios:

  1. Más que sugerente, efervescente.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. El enano debe ser un joven, sin mucha experiencia en la vida, con la mente virginal y con una capacidad de razonamiento potente.
      Es taciturno, callado, observador, fuerte en sus reacciones y débil en sus emociones.
      Un adolescente.

      Eliminar
  3. No me digas que las gaviotas son las que nos van a salvar la vida!!!!
    Lo veía venir, tus amigas las gaviotas.
    Por cierto, mi amiga Gaviota (esto es en serio, en algunas entradas mías con Mecano y Miguel Bosé están sus comentarios) también me salvó en su momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me salvó una gaviota (ave), que volaba en un puerto.
      Estaba muy cansado, practicamente agotado.
      Me tiré más de una hora observando el ave, en ese momento del día en que el sol se pone y se producen corrientes de aire entre el cielo y la tierra.
      Me sentí muy reconfortado por su vuelo, sus acrobacias, y sobre todo por la sensación de que estaba dando las gracias a quien le había dado la vida, directamente, sin intermediarios.
      Y me dije: si una gaviota puede hacerlo, ¿podré hacerlo yo?
      En eso estoy.
      Una acrobacia difícil para un humano.

      Eliminar
  4. De todas y cada una de las experiencias que tenemos en la vida se aprende ¿verdad?
    Es verdad.....tus queridas gaviotas.....
    Besos al ángel, a las criaturas y por supuesto a
    pies-descalzos.

    PD: me ha encantado lo de "una simple idea puede salvarte". Lo intentaré aplicar.

    ResponderEliminar
  5. Estoy escribiendo esta historia para una persona de mi entorno, que con dos hijos tiene que enfrentarse a una situación compleja.
    Me gustaría llegar a la isla y desarrollar una metáfora sobre la vida; pero lo que más me importa es encontrar esa idea que realmente pueda ayudar a esta persona.
    Me he metido en un gran fregado.
    Cad día observo a mi alrededor.
    Sé que la idea va a saltar.
    De momento, todos estos capítulos han sido para crear el ambiente; sé que quiero llegar a la idea salvadora.
    Espero encontrarla y reflejarla en el cuento.

    ResponderEliminar
  6. La idea salvadora está en cada uno de nosotros. En ti y en esas tres personas cercanas a ti.
    Ahora bien, en todo lo que podamos ayudar.....

    ResponderEliminar
  7. Conduzco, conduzco con rabia.
    Busco ideas, al límite.
    Acabo cansado, duermo.
    Y a la mañana siguiente vuelvo a buscar con rabia, al límite.
    Descargo la búsqueda en palabras.
    Y vuelvo a conducir.
    ...
    Es mi ciclo vital.

    ResponderEliminar