Buscar este blog

miércoles, 26 de septiembre de 2012

LA ISLA MISTERIOSA ( 16 ): LA LUNA

Algunas noches nos reunimos antes de dormir y contamos historias.

Nos sirven para recordar que somos seres vivos, perdidos pero con alma.

Hoy me tocó a mí, y como había una Luna grande colgada del cielo oscuro, me inventé una historia sobre ella.

Los enanos y Angel Rubio escuchaban. Y creo que enanísimo también.

LA LUNA

Una señora de ciento tres años me contó una historia increíble.

Si la escribo, me va a parecer más increíble si cabe.

Me contó un cuento de algo que le pasó de mozuela.

Un cuento de meteoritos, ondas gaseosas, perturbaciones atmosféricas y viajes.

Me aseguró que había viajado a la Luna.

Y digo yo, ¿con ciento tres años, qué razón tendría para mentir?

Creo que ninguna.

...

Recuerdo su narración más o menos así:

Veamos, la anciana me contó que cuenta era mozuela (30 años o así), vivía en la fría Siberia.

Era campesina y le gustaba mirar la Luna en las noches que estaba llena.

Un gran estampido se oyó a media noche.

Salió corriendo y se encontró con un enorme cráter enmedio de la estepa rusa.

Un torbellino ventoso remolineaba alrededor.

Y se vio atrapada por él.

Una fuerza misteriosa que resultó ser un estampido de oxígeno rodeado de selenio traslúcido.

Esta especie de globo revoltoso la atrapó, lanzándola hacia el zénit en una loca carrera hacia la estratosfera.

Se elevó a unos tres mil metros, viendo la costa norte de Siberia y los hielos árticos, como si de un mapa se tratase.

Luego el selenio traslúcido entró en contacto con las capas altas de la atmósfera. Se engendró una enorme fuerza de escape, dirigiendo el globo de gas, con la jovenzula dentro, hacia el espacio infinito.

La trayectoria era lineal, la velocidad enorme.

Vio a Marte alineado con Júpiter.

Pasó a menos de quinientos kilómetros de un cometa incandescente.

Y al rato, se vio atrapada por la fuerza gravitacional de la Luna.

Como dentro de la masa de selenio traslúcido habían unos cincuenta metros cúbicos de aire, la jovenzuela respiró.

...

Lo mejor del viaje fueron las dos vueltas completas que dio a la Luna.

Pudo observar con detenimiento su superficie.



Un cráter por aquí, un montículo por allá, llanuras, depresiones y montañas, bañadas por la luz tangencial del Sol lejano.

Un espectáculo.

Placentero.

...

Una vez dio dos vueltas, alcanzó la velocidad de escape y salió disparada de retorno a la Tierra.

...

El Planeta azul, visto desde ciento cincuenta mil kilómetros, es como una Luna Azul, llena de vida.


La anciana me contó que aterrizó en una isla griega, donde aprendió a bailar alrededor del fuego, en las noches de Luna llena.

...

Tal vez mañana te encuentres con una anciana que te cogerá de la mano y te contará una historia increíble.

Escúchala.

Igual, a media noche, oyes un estampido enorme, cae un meteorito cerca de casa y te ves envuelta por una fuerza misteriosa que te empuja hacia el zénit.
Y vuelas alrededor de la Luna lunera, cascabelera.



Si es un sueño, no te preocupes por comprobar su veracidad.

La verdad suele ser aburrida.

Pero la atracción por la Luna es...



Eterna.

...



... ...

6 comentarios:

  1. Esto de la luna, no se por qué siempre me recuerda a Cat Stevens, con esta enorme canción y a Mike Olfield, con su otra enorme canción.
    Pero también me recuerda más cosas.
    El hombre lobo en París.
    La luna llena y los invisibles hilos que maneja.
    El hijo de la luna.
    The dark side of the moon.
    Y como no, la inolvidable: Luna, lunera, cascabelera.

    ResponderEliminar
  2. Estaré atenta a los estampidos.:) Un beso.

    ResponderEliminar
  3. No estaría mal un viajecito de esos.

    http://www.youtube.com/watch?v=pWxnn5XmjT8

    ResponderEliminar
  4. La anciana que te contó o que te cantó.....

    http://www.youtube.com/watch?v=lzb68PkTeDw

    ResponderEliminar
  5. Y para terminar (porque si no a este paso te lleno la casa de lunas y de canciones) esta maravilla.

    http://www.youtube.com/watch?v=H2UXWYNurDU

    ResponderEliminar
  6. Luna lunera,
    tú que nos miras,
    en la noche lechosa,
    haz que mi luz,
    refleje hermosa.

    Busca un hombre lobo,
    encuentra un misterio,
    se que a tu modo,
    nos hablas en serio.

    Estás pegajosa,
    de luces y sombras,
    alumbras la noche,
    con luz y lactosa.

    Te miro redonda,
    con cara ufana,
    ya eres el rostro,
    de mi propia hermana.

    ResponderEliminar